El deporte no tiene género

ESPN

Es innegable el empuje de las mujeres en el deporte, los espacios conquistados no son una oportunidad brindada, han sido el resultado del reclamo masivo año tras año.

Por difícil que hoy resulte de creer, hubo una época donde practicar deporte era visto como lo opuesto a la feminidad, se argumentaban supuestas deficiencias biológicas en comparación con los hombres, las “atrevidas” eran señaladas como insurrectas de la sociedad, y si se podía, hasta se les sembraba el sentimiento de culpa por hipotéticos daños a sus capacidades reproductivas.

Ser musculosa quedaba fuera de los cánones establecidos de belleza en la época, por ello, cuando se amplió el espectro para incluir a las mujeres en ciertos deportes (y solo en ciertos países), había actividades como danza, gimnasia, patinaje, etc., que resultaron mejor vistas que el solo hecho de imaginar a una fémina boxeando o piloteando un auto de carreras.

Afortunadamente, hoy estamos lejos de esos tiempos, gracias a grandes mujeres que heróicamente se revelaron y abrieron camino, y al mismo tiempo, seguimos en la lucha de inclusión e igualdad de condiciones.

Como en otras instancias de la vida, aún hay distancia con el deporte masculino en cuanto a transmisiones, condiciones, salarios y relevancia. Por eso es bueno seguir poniendo el tema sobre la mesa e invitar a cada individuo a reevaluar lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y lo que estamos enseñando a nuevas generaciones.

En varias ocasiones he compartido que, en lo personal, nunca imaginé trabajar en deportes porque dentro de mi inconsciente no lo veía como algo viable, compartía frecuentemente las tardes de televisión con mi papá viendo los resúmenes deportivos y no recuerdo en toda mi infancia y adolescencia haber visto en México jamás a una mujer conduciendo, reportando o narrando. Hoy por suerte, no solo la TV, todos los medios deportivos, radio, prensa escrita y plataformas digitales, cuentan con mujeres, aunque seguimos siendo una marcada minoría. Pero se trata de la importancia de una imagen a seguir para creerlo posible, este país tuvo la fortuna de haber celebrado los éxitos de destacadas deportistas como Lorena Ochoa, Ana Gabriela Guevara, Soraya Jiménez, entre otras, y no dudo que de alguna manera gracias a ese ejemplo hoy tengamos una María del Rosario Espinoza, Paola Longoria, Paola Espinoza, Charlyn Corral, Kenti Robles, Alexa Moreno, Lupita González, Gaby López y muchas más.

Basta ver torneo tras torneo a la Liga MX Femenil con todo su crecimiento, han reportado 33.5 millones de aficionados reflejándose en récords de asistencias y exportando jugadoras al viejo continente.

O en la pasada fecha 9 de Liga MX Varonil, se hizo historia con seis mujeres de la Comisión de Árbitros desempeñando la función de segundo asistente, dos más de cuarto oficial y una como auxiliar del Video Assistant Referee (VAR).

Es innegable el empuje de las mujeres en el deporte, los espacios conquistados no son una oportunidad brindada, han sido el resultado del reclamo masivo año tras año. Cada una en su puesto, con su trabajo, con su talento, y algunas con la oportunidad de un micrófono, tenemos la responsabilidad de seguir exponiendo la desigualdad e inseguridad con la que aún vivimos.

El talento como el deporte NO TIENE GÉNERO.