Cody Garbrandt todavía se recupera de COVID-19, apunta a pelear por el título en marzo contra Deiveson Figueiredo

play
Las mejores peleas de Cody Garbrandt en UFC (1:49)

Cody Garbrandt solo necesitó dos años después de debutar en UFC para convertirse en campeón. Mira los mejores momentos en su travesía hasta la cima de la división de peso gallo. (1:49)

Cody Garbrandt dice que todavía se está recuperando de los síntomas de COVID-19 más de dos meses después de dar positivo por el virus, pero cree que estará listo para desafiar a Deiveson Figueiredo por el título de peso mosca de UFC en marzo.

Y sí, tiene mucha confianza en que Figueiredo seguirá siendo el campeón, a pesar de que está programado para defender su título contra el mexicano Brandon Moreno (18-5-1) en UFC 256 el 12 de diciembre.

"Siento que [Figueiredo] va a atropellar a ese chico", le dijo Garbrandt a ESPN. “Ese es otro cordero que es llevado al matadero, y está bien. Déjelo que aumente ese entusiasmo, que se diga 'wow, este peleador es verdadero'. No voy a dar marcha atrás. Estoy emocionado por esta pelea".

Un ex campeón de peso gallo, Garbrandt (12-3) se suponía que enfrentaría a Figueiredo (20-1) por el campeonato de 125 libras en UFC 255 el 21 de noviembre en Las Vegas, pero se vio obligado a retirarse de la pelea en octubre.

En ese momento, Garbrandt atribuyó su retiro a un desgarro de bíceps. Desde entonces, aclaró que no se trataba de un bíceps desgarrado, sino de una vena desgarrada en su brazo causada por un coágulo de sangre. Los médicos le dijeron a Garbrandt que el coágulo probablemente era el resultado de su diagnóstico de COVID-19, que se sabe que espesa la sangre de un paciente.

Garbrandt dijo que también sufría de vértigo, dolores corporales y fatiga. Todavía toma medicamentos para los coágulos de sangre, pero la situación ha mejorado. No ha experimentado vértigo en dos semanas y media. Tampoco ha producido una prueba COVID-19 negativa desde agosto, pero no se ha hecho la prueba con regularidad.

El peleador de 29 años espera regresar el 6 de marzo. Garbrandt nunca ha peleado en las 125 libras, pero no anticipa ningún problema para alcanzar el peso. Garbrandt dice que su peso actual es de 143 libras, que probablemente sea mucho más bajo que el de Figueiredo.

"Creo que aplasta a todos en esta división [menos a mí]", dijo Garbrandt. "Estos tipos se sientan allí frente a él, y ahí es donde lanza bombas. Me muevo demasiado. Soy demasiado rápido. Estoy dentro y fuera. Estos luchadores no saben cómo pelear hacia atrás. La presión es todo lo que saben. Mi plan de juego será cómo peleé contra Dominick Cruz [cuando ganó el título en 2017]".