Francis Ngannou no peleará más bajo términos de contrato actual con UFC

play
Francis Ngannou confiado rumbo a UFC 270 (2:20)

El monarca de peso pesado de UFC habla con Carlos Contreras Legaspi sobre el 2020 de África en MMA y cómo se siente al estar en cuenta regresiva para la pelea de campeonato contra el monarca interino Ciryl Gane en enero. (2:20)

LAS VEGAS - El campeón de peso pesado de Ultimate Fighting Championship (UFC), Francis Ngannou, iniciará su defensa del título contra Ciryl Gane en UFC 270 el 22 de enero con mucha incertidumbre sobre su futuro estado contractual con la promoción. Pero una cosa que él dice que sabe con certeza es que no volverá a pelear bajo los términos de su contrato actual.

"No", dijo Ngannou, cuando se le preguntó si seguiría luchando bajo el acuerdo. "No pelearé más por $500 mil [o] $600 mil. Se acabó. Acepté esta pelea por razones personales, porque quiero asegurarme de que, independientemente de que sea justo, puedo demostrar que he completado las peleas".

Para Ngannou (16-3), el pleito con Gane será su octava aparición de un contrato de ocho combates que firmó en diciembre de 2017. Si perdiera ante Gane en UFC 270 en Anaheim, se convertiría de inmediato en agente libre restringido, lo que le permitiría negociar fuera de UFC luego de un período de exclusividad de 90 días.

Si retuviera el título de peso pesado de UFC, estaría sujeto a una cláusula de campeón en su contrato. Esa cláusula lo mantendría bajo contrato por tres peleas o un año. Pero Ngannou, quien nació en Camerún y ahora pelea saliendo de Las Vegas, dijo que, en ausencia de un nuevo acuerdo, no aceptaría ninguna pelea.

La realidad de cuándo terminaría legalmente el contrato en ese escenario no está clara. La situación de Ngannou no tiene precedentes en las MMA modernas. Según él y su mánager, Marquel Martin, hay un lenguaje en el contrato que indica que no puede durar más de cinco años, sin embargo, el UFC también tiene derechos de extensión si Ngannou rechaza una pelea.

Las dos partes no lograron llegar a un nuevo acuerdo en múltiples esfuerzos durante los últimos años, y no parece probable que el problema se resuelva antes del 22 de enero.

"No siempre llegas a un acuerdo con la gente", dijo el presidente de UFC, Dana White, a ESPN el mes pasado. "Escucha, si quieres estar con nosotros, nos encantaría tenerte. Si no quieres estar con nosotros, no hay problema. Todo bien".

Además de negociar una compensación financiera y la duración de su próximo contrato, Ngannou, de 35 años, ha dejado en claro que desea competir en un combate de boxeo profesional en un futuro cercano. Por su parte, ha dicho que desea permanecer en UFC y que las negociaciones no son polémicas desde su perspectiva.

"Cien por ciento [necesito boxear]", dijo Ngannou. "Hemos tenido discusiones durante años. Parece que están de acuerdo con eso. Seamos honestos, creo que lo que sea que estés haciendo, sea cual sea el evento, si el UFC está involucrado, solo va a hacerlo más grande. No hay duda entonces, sí, si boxeo, me gustaría que el UFC esté a bordo.

"Honestamente, la única razón por la que estamos aquí es que en algún momento no hubo buena fe en esto. No entiendo por qué no podemos llegar a un acuerdo".

Ngannou ha atraído el interés, al menos en las redes sociales, de los boxeadores profesionales de peso pesado, a saber, el campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) Tyson Fury, quien le tuiteó la semana pasada.

La pelea por el título entre Ngannou y Gane es competitiva en el papel. Los apostadores actualmente tienen a Ngannou como ligero desfavorecido. Los dos están familiarizados entre sí, ya que entrenaron juntos brevemente en MMA Factory en Francia. Gane (10-0) es el campeón interino de peso pesado de la UFC. Ganó el cinturón al noquear a Derrick Lewis en agosto.

Si Ngannou y UFC no llegan a un acuerdo sobre un nuevo pacto antes del 22 de enero, el resultado de la pelea tendrá un gran impacto en el próximo movimiento de su carrera. Según Martin, las dos partes no han vuelto a entablar negociaciones recientemente, pero él sigue dispuesto a hacerlo.

"Hemos tratado de llegar a un acuerdo con el UFC, pero no hemos estado de acuerdo", dijo Martin. "Al final del día, es decisión de Dana, es decisión de UFC, si quieren volver a la mesa y tener una conversación".