Nunes apunta al peso pluma tras pelea vs Germaine de Randamie

Amanda Nunes, campeona en dos divisiones de UFC, defenderá su título peso gallo contra Germaine de Randamie este fin de semana, pero ya planifica defender su título peso pluma en su próxima pelea.

Nunes (18-4) es solo una de cuatro personas en reinar en dos divisiones de UFC a la vez.

Conor McGregor no defendió en peso pluma o ligero y fue despojado de ambos títulos por inactividad. Daniel Cormier defendió en peso pesado y semipesado, pero dejó vacante el título de las 205 libras cuando puso en juego la faja de peso pesado el año pasado. El reinado de Henry Cejudo en peso gallo y pluma incluye solo una defensa por el momento, en peso gallo en enero.

Nunes, quien realizó cuatro defensas del título de 135 libras que le ganó a Miesha Tate en el 2016, sumó la correa de las 145 libras en diciembre del 2018 cuando noqueó a Cris Cyborg.

"Quiero seguir haciendo cosas que nadie nunca ha visto”, dijo Nunes durante su aparición en el MMA Show de Ariel Helwani. "Quiero ser la primera en defender las dos correas”.

Nunes añadió que inicialmente quería que la pelea titular del sábado fuera en peso pluma, la división que Randamie dominó brevemente en el 2017. Pero la holandesa, quien peleó las últimas dos veces en peso gallo, quería retar en las 135 libras.

Nunes también dijo que UFC le preguntó en el verano si estaba lista para una revancha contra Cyborg, cuya derrota en el 2018 fue su primera en más de 13 años, terminando una racha de 21 peleas invicta. Sin embargo, la revancha nunca se concretó.

“Ella prefirió pelear contra [Felicia] Spencer," comentó Nunes, “porque creo que era la última pelea en su contrato y quería renegociar después para pelear contra mí … creo que quería un poco más de dinero”.

Luego de que Cyborg venció a Spencer en julio, UFC decline ofrecerle un nuevo contrato. Cyborg terminó firmando con Bellator en septiembre. Nunes quería tener la oportunidad de vencer a Cyborg por segunda vez con miras a promocionar el desarrollo y crecimiento de las mujeres en MMA.

“La revancha hubiera captado más ojos y una mayor audiencia”, opinó. “Habría sido bueno para ambas, no solo yo”.

La brasileña de 31 años dijo sentirse orgullosa de ser considerada la mejor peleadora de MMA en la historia.

“Este es el momento que llevo esperando toda mi carrera, toda mi vida”, señaló. “Trabajé muy fuerte para lograrlo. Para escribir mi nombre en el tope de la montaña”.