El alma del campeón

Estudiantes, el último argentino en ganar la Libertadores (año 2009) EFE

BELO HORIZONTE -- Juan Sebastián Verón demostró, una vez más, que es el alma de Estudiantes de La Plata, el líder, la figura, el hincha que juega y un perfecto heredero de Juan Ramón Verón, su padre, tres veces campeón de la Libertadores entre 1968 y 1970 y una vez de la Intercontinental con el conjunto argentino.

Juan Sebastián, el hombre que llevó con batuta de maestro al Pincharrata al cuarto título de la Copa Santander Libertadores, después de 39 años, fue proclamado como la figura del partido decisivo, que terminó con soberbia remontada del club bonaerense por 2-1 sobre el Cruzeiro.

Verón, el capitán de Estudiantes, recibió en Belo Horizonte la Libertadores que por tres veces conquistó su padre.

La Brujita se inició en Estudiantes, jugó en Boca Juniors y después, durante una década, en Europa, en los italianos Sampdoria, Parma, Lazio e Inter y en los ingleses Mancheter United y Chelsea.

"Él regresó a Estudiantes en el 2006 con un objetivo, ayudar a que el equipo volviera a ganar un torneo internacional. Tuvo varias ofertas, pero prefirió jugar en su club, del que nunca se apartó. A estas alturas no le interesa el dinero", comentó su padre, símbolo de los triunfos más importantes del equipo albirrojo en su historia.

En 1995 se destacó en Estudiantes, que ganó el ascenso a la Primera División, y a pocos meses de su reincorporación fue la gran figura del equipo campeón del Apertura 2006, con Diego Simeone como entrenador.

A los 34 años, es considerado uno de los mejores futbolistas de la Liga de su país y forma parte de la selección argentina, dirigida por Diego Maradona, que participa en las Eliminatorias del Mundial de Sudáfrica 2010.

"Verón es un jugador muy importante, tiene un plus que impulsa a todo el equipo", afirmó el entrenador, Alejandro Sabella, quien reconoce como "fundamental" su influencia sobre el resto del plantel.

"Estoy tranquilo porque siento que no le fallé a los hinchas de Estudiantes. A veces por querer ganar más dinero uno se olvida de valorar las cosas más sencillas de la vida. Y para mi lo importante es jugar la Libertadores con mi equipo, que no llegaba a una final desde 1971", dice el jugador-hincha.

"Sé que estamos haciendo historia y pocos se imaginan lo que esto significa para mí", añadió el que ahora es mejor futbolista de la actualidad en América antes de entrar en el último partido que les consagró con el título.

Del empate a cero en el partido de ida ante el Cruzeiro dice que "eso ya pasó" y que "la verdad estará en el 'Mineirao', donde Estudiantes irá a buscar lo que quiere, lo que ha soñado", había anunciado Juan Sebastián.

Y él no mintió. Estudiantes encontró en Belo Horizonte lo que quería.

El emblemático Juan Sebastián Verón le dedicó la obtención de la Libertadores a su familia y a "toda la gente" de Estudiantes de La Plata, aunque inmediatamente se puso una camiseta con el número 2 para recordar a su ex compañero Edgardo Pratola, quien falleció hace siete años como consecuencia de cáncer.

"Esperá hasta mañana", pidió Verón en medio de los festejos albirrojos, en el corazón del campo del imponente Mineirao, donde acababan de imponerse en la final por 2-1 al Cruzeiro, con goles de Gastón Fernández y Mauro Boselli.

Pero La Brujita interrumpió por un instante el abrazo tan apretado con sus compañeros para dedidarle semejante acontecimiento deportivo a sus familiares, a toda la gente en general y a los de Estudiantes, en forma tan particular.

Lo demás se podía leer en esa camiseta número 2, ese "Ruso" que lleva en su corazón por el amigo de tantos años caído por una enfermedad de las más crueles.