Así jugó Cruzeiro

MADRID -- Línea por línea, así jugaron los titulares del equipo dirigido por Adilson Batista en el partido final de la edición 50 de la Copa Santander Libertadores.

FÁBIO: No tuvo mayor responsabilidad en los goles de Estudiantes. El seguro portero y capitán del Cruzeiro, figura en el partido de ida de la final, no tuvo grandes retos aparte de los tantos del conjunto argentino.

JONATHAN: Aunque fue por momentos un pulmón en el ataque, en defensa sufrió con los desbordes de Gastón Fernández. Se quedó sin restos físicos en el segundo tiempo y su equipo sintió su ausencia.

LEONARDO SILVA: La 'torre' de 1,92 metros se mostró seguro por arriba y dio claridad con el balón en los pies. Fue el menos flojo en una defensa que se mostró lenta y bastante insegura durante los dos partidos de la final.

THIAGO HELENO: El joven defensa hecho en la cantera del equipo estuvo muy nervioso y, para colmo, se quedó en le cabezazo de Mauro Boselli que le dio el título al conjunto argentino.

GERSON MAGRÃO: El peor de la defensa. Fue desbordado constantemente por Enzo Pérez. Estuvo lento, poco preciso en lo centros y casi nunca pudo superar la dura marca de Cellay.

HENRIQUE: Uno de los mejores de su equipo. Controló bien a Leandro Beníntez por la derecha y marcó el gol que en comienzo le da el título a su equipo.

MARQUINHOS PARANÁ: De los mejores del equipo en el primer tiempo. Ayudó en la recuperación y estuvo preciso en la entrega, pero también le faltó físico para aguantar al enorme Juan Sebastián Verón y a su socio Enzo Pérez.

RAMIRES: Se dedicó a pelear y poco aportó a su equipo. Debió ser amonestado por exceso de pierna fuerte. La gran figura del Cruzeiro, que jugaba uno de los últimos partidos de su equipo, quedó en deuda con la afición azul.

WÁGNER: Estuvo bien controlado por Braña y poco pudo desequilibrar por su sector. Un golpe en el primer tiempo lo dejó maltrecho durante el resto del partido. Fue reemplazado.

KLÉBER: El jugador de mayor calidad del equipo apenas y desbordó en un par de ocasiones a Cellay. La marca de Schiavi y Desbato fue impecable

WELLINGTON PAULISTA: Un partido para el olvido. El goleador del equipo, con cinco tantos, apenas tocó el balón. Nunca participó en la escasas ocasiones ofensivas que tuvo el conjunto brasileño y fue reemplazado a falta de 16 minutos para terminar el choque.

ATHIRSON: Entró y tuvo un remate que por poco igual el choque al final del partido.

THIAGO RIBEIRO: Entró a falta de 15 minutos y poco pudo hacer.