Ambicioso proyecto

Espinoza quiere aportar su experiencia a los jóvenes Mexsport

MÉXICO -- Ex jugador excepcional que le dio mucho a Chivas, al Monterrey y a la Selección Mexicana, Misael Espinoza ha hecho un interesante proyecto de fuerzas básicas, cuyo objetivo es perfeccionar a los jugadores ofensivos y que metan goles.

"Jugué 21 años en la posición de ofensivo y creo que hay muchas carencia en los medios ofensivos, en los extremos y obviamente en los centros delanteros. Me he enfocado en hacer un trabajo para perfeccionar la técnica y la definición. Es una pena que veamos tan pocos delanteros en nuestro futbol, habiendo tantos equipo y tantos futbolistas", comentó Misael en la visita que hizo a los campos del América.

Mundialista en Estados Unidos 1994, considera que para jugar ofensivamente se tiene que especializar en ello, tal como se hace en otros deportes.

"Lamentablemente en el futbol no se estila mucho. Únicamente el portero tiene su entrenador, y yo quiero...no sé si ponerlo de moda o implementarlo para los clubes", señaló Espinoza, quien vio el primer entrenamiento de su hijo Misael, de 16 años, con el equipo Sub-17 de las Águilas que dirige Guillermo Huerta.

Al margen que su plan es ofrecer su proyecto a algunos equipos, no descarta presentárselo a la Federación Mexicana de Futbol (FMF). "Ojalá que no me lo vayan a piratear, que no les dé ideas a otros. Pero estoy abierto a todo, a fuerzas básicas o Selecciones Menores", dijo en son de broma.

Confesó que le gustaría acercarse a Javier Aguirre, técnico nacional de México, y a Néstor de la Torre, director general de las Selecciones Nacionales.

"Hemos padecido mucho para encontrar delanteros y ofensivos. Mi proyecto es bueno. El futbol son repeticiones y más repeticiones, y si el jugador no trabajan y no se acostumbra a hacer las cosas bien les va a costar mucho mejorar".

Todo lo que sabe, lo que en sus mejores momentos le elogiaron, se los quiere transmitir a los jóvenes. "No quiero ser egoísta", afirmó Misael.

-¿En qué consiste el programa de trabajo, cómo se llevaría al cabo?
"Sería trabajar en horarios específicos con los delanteros, por ejemplo antes de los entrenamientos trabajar con ellos una hora, con los tres o cuatro delanteros de una categoría y por las tardes con otras".

NO ES PROBLEMA DE ESTATURA O CORPULENCIA
Tiene muchos deseos de ayudar. "Por más que la federación implemente torneos, como los de Sub-17 y Sub-20 (que se pondrán en marcha en el Apertura 2009). Si no hay trabajo, si no hay quién enseñe a los jóvenes, difícilmente surgirán figuras".

Considera que la estatura o corpulencia de los jugadores no importa mucho, si no se tiene trabajo especializado en la posición que se desempeña.

"Se trata más de trabajo, en instalar en los jóvenes las buenas costumbres que debe tener un delantero, un mediocampista. A veces los jóvenes de 17, 18 años llegan a la Primera División y no saben parar una pelota, no saben regresar una pared, no saben manejar los perfiles; llegan frente al portero y la tiran a cualquier parte. Hay que trabajar todo eso para que el jugador sea más frío en el área, tenga una mejor definición y más calma".

SE RECUERDA MAL CABECEADOR
Aunque fue uno de los grandes jugadores de México, señala que admiró mucho al paraguayo José Cardozo, ex delantero del Toluca. "Era un crack. Sabía amagar al portero; aguantaba hasta el final el movimiento. Me pesa mucho y me duele más hablar bien de los extranjeros cuando en México podemos tener jugadores muy buenos, pero trabajando. Todo es cuestión de abrirnos a implementar trabajos con los jóvenes".

Al margen de los chavos que empiezan en el futbol, afirma que también los jugadores ya hechos, con cartel, pueden mejorar repitiendo y repitiendo movimientos.

"Nunca se deja de aprender. Yo me retiré a los 40 años y siempre fui malo para cabecear. No hubo alguien que me dijera como cabecear, como anticipar al defensa, qué parte de la cabeza meter cuando viene una pelota bombeada, fuerte o a media altura. Y me retiré con esa carencia tremenda que me hubiera ayudado mucho a hacer más goles".

Cuenta que ha visto futbolistas de 32 años, de 30 que no saben cabecear, "que no saben pegarle de zurda, que les llega una pelota y no saben si rematarla de primera; a media altura no saben cómo definirla, si de primera o pararla, darle tres toques. Y en el área el jugador tiene que ser rapidísimo, más que el defensa, anticipar".

CAMBIO GENERACIONAL EN EL TRI
En cuanto al momento que vive la Selección Nacional que dirige el Vasco Aguirre, afirmó que es difícil.

"Está pasando por un cambio generacional, algo que no se menciona mucho. Le cargamos todo al jugador, al entrenador, y la realidad es que México nunca se preparó para cuando se retirara un Benjamín Galindo, un García Aspe, un Zague, un Luis Hernández, y ahora estamos sufriendo. Le pasó a Colombia, a Holanda y muchas otras Selecciones que fueron fuertes y ahora hay que pagar el precio de no tener esa preparación desde las fuerzas básicas".

Por eso afirma sin temor a equivocarse que los seleccionados de 17, 18 años de México deben ser bien preparados para que lleguen bien a la Primera División.

CON HIJO DELANTERO
El año que entra, Misael terminará su curso de entrenador, profesión que espera desempeñar en el futuro. Mientras tanto acompaña a su hijo Misael, delantero que espera quedarse en el América y escalar categorías hasta llegar al primer equipo.

"Empecé a jugar en la Cuarta División del Tigres. El año pasado estuve en el Santos, club en el que jugué un año en la Tercera División. Así es la carrera: cambiar de camiseta cuando uno quiere jugar. Tendré dos semanas de prueba en el América; a ver qué pasa", dijo Misael Jr.