Triples Coronas Invernales

FILADELFIA (ESPNdeportes.com) -- El béisbol y el hipismo tienen algo en común.

No, no estoy hablando de como en los dos deportes algunos de los participantes son demasiado tercos. Me refiero a lo difícil que es disfrutar de una triple corona en los dos pasatiempos.

Miremos los numeritos de las principales ligas invernales para apreciar lo duro que es ganar una triple corona en el béisbol.

En la Liga Mexicana del Pacifico, Luís García de los Naranjeros de Hermosillo, terminó la temporada regular con el total más alto de cuadrangulares (18) y carreras impulsadas (57) pero falló, por cuatro imparables, en ganar el cetro de bateo. Su compañero de equipo, Juan Carlos Canizales, fue el mejor bateador de promedio (.337).

Sólo dos hombres han ganado una triple corona de bateo en la liga invernal azteca. Ronaldo Camacho fue el primero (1958-59: 7 jonrones, 21 remolques y .317 con el club Empalme). Héctor Espino, de los Naranjeros, lo logró tres veces en su carrera (1964-65, 1970-71, y 1972-73).

Este año, el circuito invernal mexicano también por poco produce un ganador de la triple corona de pitcheo. El importado Spike Lundberg de los Cañeros de Guasave, terminó el torneo como líder en efectividad (2.23) y victorias (9), pero se quedó 17 ponches cortos del líder en abanicadas, Francisco Campos (78 K's, Mazatlán). Campos fue el último lanzador en capturar una triple corona como monteculistas en la liga de verano de México (2004, Piratas de Campeche).

En cuanto a ganadores de la triple corona de pitcheo en la liga invernal mexicana, sólo Esquier Mercedes disfruta del honor (1988-89: 13-3, 110 K's y 2.09 con Mexicali).

En Venezuela, Tom Evans, de los Cardenales de Lara, se acercó a la triple corona de bateo este invierno cuando terminó primero en bambinazos (17) y en carreras impulsadas (52). Desafortunadamente, su promedio de .314 no fue suficiente para alcanzar al campeón del bate Luís Rodríguez (.381 de los Tigres de Aragua).

Los fanáticos de la liga venezolana nunca han visto una triple corona de bateo. Sin embargo, han disfrutado de nueve triple coronas de pitcheo.

El primer pitcher en alcanzar el honor fue Roy Welmaker (12 victorias, 139 Ks, y 2.80) en el 1946 con el antiguo equipo Vargas. Seis importados más lo siguieron: Don Newcombe (1947-48, Vargas); Santiago Urlich (1949-50 con el equipo Venezuela); Clem Labine (1950-51, Magallanes); Jim Owens (1963-64, Valencia); Darold Knowles (1964-65, La Guaira); y Bart Johnson (1970-71, Zulia).

El primer chamo en lograr la trifecta monticular fue Wilson Álvarez (1991-92: 8 victorias, 64 Ks, y 1.47 con Zulia). El último pitcher venezolano con un tridente fue Edwin Hurtado (2003-04: 8 triunfos, 86 Ks, y 2.08 con los Cardenales).

Esta temporada, tres pitchers capturaron partes diferentes de la triple corona de pitcheo en Venezuela: Willie Eyre fue el líder en efectividad (1.26, Aragua); Víctor Moreno en victorias (11, Aragua ); y Harold Eckert en ponches (94, Zulia).

En Puerto Rico, Carlo Alvarado de los Leones de Ponce, concluyó la temporada regular acaparando dos de las tres porciones de la triple corona de pitcheo. Fue el que más ponches propinó (41) y compartió con cuatro lanzadores el liderato en victorias (5). Sin embargo, su efectividad de 3.70 quedó lejos del líder en dicho departamento, Kyle Middleton (1.91) de los Atenienses de Manatí.

Cuatro pitchers han completado la trilogía de la lomita de los suspiros en Borinquen. Sam Jones fue el primero (1954-55: 14 triunfos, 171 K's, y 1.88 con San Juan). Le siguió, Juan 'Terín' Pizarro (1957-58: 14 victorias, 183 K's, y 1.32 con Caguas). Wayne Simpson (1969-70) y Edwin Núñez (1981-82), ambos con los Leones, completan el grupo.

La tripleta tampoco ocurrió este año para los bateadores en la isla del encanto. Luís Figueroa de Mayagüez ganó la corona de bateo (.411). John Patchot, también de los Indios, fue el jonronero mayor (9). Javier Valentín de Manatí, fue el mejor impulsador (30).

Cuatro peloteros han demostrado su trilateridad en la liga invernal de Puerto Rico. Willard Brown no sólo rompió el hielo (1947-48: .432, 27 bambinazos, 86 remolques con San Juan) pero repitió la hazaña en el 1949-50 (.354, 16 jonrones, y 97 carreras impulsadas). Elmo Paskett (1960-61 con Ponce) y Wally Joyner (1985-86 con Mayagüez) también fueron trinitarios. El primer boricua en ganar la triple corona de bateo fue Héctor Villanueva (1990-91: .347, 12 vuelacercas, y 44 empujadas con San Juan).

En Quisqueya, la temporada regular concluyó con Raúl Valdés consiguiendo dos de las tres tajadas de la triple corona de pitcheo. El abridor de los Azucareros del Este fue el líder en ponches (53) y empató con Eric Knott (Tigres del Licey) como lider en victorias (5). La efectividad de Valdés fue buena (3.17) pero no tan dulce como la de Jared Fernández (2.95) de las Águilas del Cibao.

Tres abridores han ganado la triple corona de pitcheo en la historia del béisbol dominicano. Guayabin Olivo fue el primero (1951 con Licey: 10 victorias, 65 K's, y 1.90). Los otros dos maestros de la tricotomía fueron Peter Burnside (1956-57 con el Escogido); y James Richard (1974-75 con las Estrellas Orientales).

Esta temporada, nadie se acercó a la triple corona de bateo en la tierra de Duarte. Edward Rogers (.366, Estrellas); Nelson Cruz (9 cuadrangulares, Gigantes del Norte) y Joel Guzmán (33 remolques, Estrellas) se repartieron las provincias de la triple corona ofensiva. Sólo un toletero ha logrado ganar la triple corona de los bateadores en los 55 años de historia de liga: Domingo Michell (1988-89: 9 jonrones, 36 impulsadas, y .310 con el Licey).

Los numeritos de nuestras ligas invernales demuestran que las triple coronas son tan difíciles de ganar en el béisbol como en el hipismo.