Una decisión unánime

Antonio Margarito y Javier Capetillo fueron castigados AP

La Comisión de Atletismo del Estado de California revocó este martes las licencias del ex campeón de peso welter Antonio Margarito y de su entrenador Javier Capetillo, prohibiéndoles actuar en el mundo del boxeo durante al menos un año por manipular los vendajes en las manos de Margarito antes de su pelea con Shane Mosley en el Staples Center de Los Angeles el pasado 24 de enero.

Votando 7-0 en ambas mociones de revocación, el panel concluyó que se utilizó una substancia similar al yeso en unas almohadillas ilegales dentro de los vendajes de Margarito.

Antes de que Mosley noqueara a Margarito en el novena asalto, el entrenador de Mosley, Naazim Richardson, se quejó por el modo en que las manos de Margarito estaban siendo vendadas. Cuando se cortaron las vendas para ser aplicadas nuevamente, los oficiales encontraron unos vendajes sospechosos dentro de las almohadillas que se usaron sobre los nudillos de Margarito.

Richardson insistió entonces en que las envolturas de la otra mano de Margarito sean verificadas, y otra almohadilla idéntica fue descubierta ahí. Las manos de Margarito fueron vendadas correctamente luego de eso, y el boxeador mexicano terminaría perdiendo el combate.

El panel rechazó el argumento de Margarito de su ignorancia sobre este caso y la insistencia de Capetillo de que simplemente había cometido un error, durante una audiencia que duró al menos cinco horas en la localidad californiana de Van Nuys.

Che Guevara, el inspector responsable de supervisar los vendajes de Margarito, testificó que nunca había sido ese tipo de almohadillas anteriormente, y que aparentemente no las había visto cuando se deslizaron debajo de la envoltura inicial antes de las objeciones de Richardson.

Otro inspector, Mike Bray, dijo durante el interrogatorio que había visto las almohadillas y que eran "húmedas y con aspecto sucio, con una substancia blanca aplicada sobre las almohadillas como si fuese yeso".

La comisión no ha identificado todavía la substancia en las almohadillas, y dijo que no sabrá de que se trata hasta que los exámenes se completen el mes próximo.

Capetillo dijo haber puesto esas almohadillas accidentalmente en los vendajes de su boxeador, sacando las almohadillas equivocadas por error de su bolsa de equipos.

"Cometí un gran error", le dijo Capetillo al panel y a la sala atestada de gente, todos de pie. "no quiero que este joven (Margarito) tenga problemas. Estoy aquí para cubrir cualquier responsabilidad. Yo asumo toda la responsabilidad. Yo cometí este error inocente".

Las revocaciones implican que ni Margarito ni Capetillo pueden participar en actividades de boxeo dentro de los Estados Unidos durante al menos un año. Después de ese año ambos deberán volver a solicitar sus licencias en California, donde tendrán que prestarse a otra audiencia. No hay ninguna garantía de que ninguno de ellos vuelva a recibir su licencia.

"La conducta de los Sres. Margarito y Capetillo fue inaceptable, y amenazó la salud y la seguridad de otro boxeador licenciado", dijo Carrie López, directora del Departamento de Asuntos del Consumidor del estado, que le otorga las licencias a los boxeadores. "Las acciones de hoy demuestran que el Departamento de Asuntos del Consumidor y la Comisión de Atletismo del Estado de California toman muy en serio la seguridad de los boxeadores, y que nos moveremos con rapidez cuando las acciones de un boxeador amenacen la seguridad de otros", concluyó la funcionaria en declaraciones a la agencia noticiosa Associated Press.

El castigo se extiende a través de todo el país debido a que las comisiones respetan las suspensiones y revocaciones en otras jurisdicciones.

El promotor Bob Arum de la empresa Top Rank, que está a cargo de Margarito, se mostró furioso por la sentencia y dijo que la apelarían a través de la corte estatal del estado de California.

"Es lo más extraño que me ha tocado experimentar", le dijo Arum a ESPN.com. "No se va a poder sostener. La comisión determinó que Antonio no sabía nada y que no hizo nada mal, pero al ser la cabeza del equipo es responsable por lo que haga su entrenador, y por lo tanto es apropiado revocarle la licencia".

"¿Cómo pueden revocarle la licencia a alguien cuando no hicieron nada malo ni intentaron hacer nada malo? Capetillo admitió que cometió un error no intencional y dijo que Tony no sabía nada de eso. Margarito es un buen tipo y se merece algo mejor que esto".

Durante la audiencia, el abogado de Margarito Daniel Petrocelli, quien ha representado a clientes como Fred Goldman durante el juicio civil de O.J. Simpson y al ex directivo de Enron Jeffrey Skilling, logró que un inspector admita que Margarito parecía no saber lo que estaba sucediendo.

Arum dijo que peleará en la corte y que apelará ante la Asociación de Comisiones de Boxeo, que representa a las comisiones estatales y tribales en todo el país.

Mientras intenta revertir el fallo, Arum dijo que buscará armar una pelea para Margarito en México. A pesar de que otros estados respetarán el fallo de California, otros países no se adherirán necesariamente a ese fallo. Los peleadores suspendidos en los Estados Unidos a menudo encuentran refugio laboral en México.

La sentencia implica que la revancha de Margarito con Miguel Cotto, planeada para el mes de junio, estará cancelada a menos que se revierta la sentencia. Margarito había noqueado a Cotto en el verano pasado para alzarse con su título.
"Esperamos poder hacerlo pelear en México", dijo Arum. "Será en una de nuestras carteleras de pay-per-view en el verano. Creo que podremos lograr entre 200.000 y 300.000 ventas hogareñas".

Mosley opinó que el castigo a Margarito fue un poco duro, aunque concordó con el castigo dado a Capetillo.

"Pienso que Capetillo era el que hacía el trabajo de vendaje y por eso sabía lo que estaba pasando", le dijo Mosley a ESPN.com. "Debería ser penalizado. Margarito probablemente no debería ser castigado. Capetillo fue quien lo hizo. Margarito es el boxeador y probablemente él solo pone las manos ahí para que se las venden y luego salir a pelear. Capetillo es el que va siempre a la lectura de las reglas. Él es quien debería saber cómo se vendan las manos. Fue él quien decidió vendarlas de manera diferente. Debería ser Capetillo quien reciba el mayor castigo.

Arum dijo que aparentemente la comisión ya había decidido el castigo aún antes de la audiencia.

"Todos en esa sala pensaron que Margarito era inocente, pero esto ya estaba planeado. Fue 7 a 0. Eso es imposible", dijo el promotor. "Si hubiese sido decidido en el momento de votar quizás hubiese sido 5-2, 6-1, pero no 7-0".

Margarito recibió el apoyo de Jorge Ramos, alcalde de su Tijuana natal, quien le extendió una invitación para pelear en esa ciudad "cuando quiera".

"Recibiremos a Antonio Margarito con los brazos abiertos, y queremos que sepa que cuando esté listo para pelear queremos que lo haga en su ciudad natal", dijo Ramos en un comunicado lanzado por Top Rank. "Ha sido siempre un atleta ejemplar, y durante muchos años ha representado a la ciudad de Tijuana con gran orgullo y honor, por eso es natural que nosotros continuemos apoyando su carrera. Su prestigio no debería ser manchado por una comisión que no presentó evidencias de ningún comportamiento erróneo por parte de nuestro coterráneo".