Caterine Ibargüen es perjudicada por el aplazamiento de los Juegos Olímpicos para 2021

play
Por el COVID-19, se posterga Tokio 2020: ¿Qué harán las grandes figuras? (0:55)

Mechi Margalot analizó la situación de muchas estrellas del deporte que, en el epílogo de sus carreras, ven a la postergación como un gran problema. (0:55)

El Comité Olímpico Internacional confirmó este martes que los JJOO de Tokio se disputarán en 2021 por la emergencia sanitaria que vive el mundo por el coronavirus.

Una de las atletas colombianas que estaría afectada por esta determinación es Caterine Ibargüen, actual medallista de oro en salto triple.

Hace un mes y medio que cambió de entrenador. Cortó su vínculo con el cubano Ubaldo Duany y eligió seguir con el brasileño Nelio Alfano Moura. Para esta nueva etapa ya tenía un plan específico de cuatro meses para llegar en su mejor rendimiento a Japón.

Una vez superada la pandemia, deberá replantearse ese proyecto.

En mayo de 2019, Caterine dejó en el aire la posibilidad de su retiro después de las justas de esta temporada.

"Cuando me retire pienso seguir en el atletismo durante mi vida. Mi sueño es llegar hasta Tokio, tener la posibilidad de tener un buen desarrollo en esta competencia y retirarme por la puerta grande", expresó.

Para 2021 ya tendrá 37 años con un calendario exigente con cargas de trabajo, otras competencias, además del nivel en ascenso de su máxima rival, la venezolana Yulimar Rojas.

Con 23 años, es campeona del mundo en salto triple y a finales de febrero estableció un nuevo récord mundial bajo techo con 15,43 metros.

Rojas fue medalla de plata en Río 2019, los Juegos que consagraron a Caterine con el oro.