Lupita González, de pensar en el retiro a ilusionarse con Tokio 2021

Guadalupe González, marchista mexicana, meditaba el “adiós” de las pistas en enero, ante las pocas posibilidades de que el TAS rebajara su suspensión de cuatro años por un doping positivo y lo lejos que se veía el sueño de los Juegos Olímpicos. Todo cambió. El Comité Olímpico Internacional pospuso Tokio 2020, por la pandemia del coronavirus, y la medallista de plata en Río 2016 recuperó la ilusión.

“Es una buena señal. Soy optimista en el fallo, porque que no hayan dado el veredicto es una buena indicación, pensamos que podrían disminuir o anular la sanción, y con los Juegos Olímpicos en 2021, aumentan las posibilidades. No se puede decir nada más”, dice el abogado colombiano Andrés Charria a ESPN Digital, quien defiende a la mexicana Lupita González.

Lupita González fue señalada por ingerir trembolona, una sustancia prohibida, en noviembre del 2018 y se le adjudicó una suspensión de cuatro años. La atleta acudió al Tribunal de Arbitraje Deportivo para pedir que se anulara su sanción o se redujera, en enero se esperaba el fallo definitivo, pero el TAS pidió una prórroga para marzo.

“Yo creería que seguiría igual el plazo, no estoy muy comunicativo, pero nadie sabe nada”, comentó Charria, que se encuentra en Colombia, en constante comunicación con la atleta mexicana.

Con los Juegos Olímpicos pospuestos hasta el 2021 y aún sin fecha fija para llevarse a cabo, Lupita González podría tener una sanción de hasta un poco más de dos años y aún tener posibilidades de clasificar a la edición Tokio, debido a que la suspensión es retroactiva y está vigente.

“Estaba hablando con Lupita, se lastimó un talón, pero está muy bien. Entrenando. Hay ilusión”, reconoce Charria, que está atento al fallo del TAS.

Lupita González pasó de pensar en el retiro a aumentar sus posibilidades a Tokio, ahora 2021, el fin de la pandemia del coronavirus podría ser la luz para la marchista mexicana.