Tokio 2020: Nuevos nombres, misma inspiración

Nombres propios que suman, que atraen a un nuevo público deseoso de ver cómo se arman historias de super heroínas delante de nuestros ojos, en la piscina o en una pista de skate

El sábado 20 de julio de 2019 una joven de 18 años irrumpía en la historia de Katie Ledecky. La escoltaba en la piscina por el carril número 5, en la prueba de los 400 metros estilo libre. El pronóstico, devastador: para la prodigio de los Estados Unidos se esperaba la cuarta medalla de oro en campeonatos mundiales. Una superdotada que, con 15 años, había llegado a los olímpicos de Londres para instalarse como invitada asidua del podio de la natación. No. En los 400 nunca había perdido. No Ledecky. Hasta que perdió. Ariarne Litmus, nacida en Tasmania, coló su nombre por uno de los pequeños huecos que, a veces, permite la gloria de figuras mundiales como Ledecky. La australiana era la nueva campeona de los 400.

Y repitió en sus primeros Juegos Olímpicos. La costa de Tatsumi-no-Mori vio emerger a una nueva figura de la piscina del Centro Acuático de Tokio. A una Litmus que, con 20 años, tiene brazadas suficientes para hacerse de un nombre en el mundo del olimpismo. Porque no es poca cosa vencer a Ledecky, dueña y creadora del récord mundial en los 400 metros.

Litmus asoma su nombre con el mismo surrealismo con el que describe el momento en que tocó de primera la pared. Ganó además los 200 metros estilo libre, desplazando el anterior récord olímpico, impuesto por Allison Schmitt en Londres 2012. Y el viernes consiguió la plata en los 800 metros al quedar por detrás de la estadounidense por 1.26. Eso, sumado al bronce en la prueba de relevo femenino en los 4x100 estilo libre.

Litmus es oxígeno dentro de la burbuja olímpica. Un nombre que se une a las skaters Momiji Nishiya y Rayssa Leal, ambas de 13 años y a Funa Nakayama de 16 como nombres propios que suman. Que atraen a un nuevo público deseoso de ver cómo se arman historias de super heroínas delante de nuestros ojos. En la piscina o en una pista de skate. Nuevos nombres, nueva era. Misma inspiración.