Bernal: "Espero que haya más victorias en el Tour"

"Es mi primera victoria en el Tour de Francia, espero que haya otras", aseguró el colombiano Egan Bernal desde lo más alto del podium de París de la ronda francesa, vestido de amarillo, instantes después de escuchar, emocionado, el himno de su país, que sonó por vez primera en los Campos Elíseos para saludar al ganador de la carrera por etapas más prestigiosa del mundo.

Rodeado de su compañero Geraint Thomas, a quien agradeció en inglés su "deportividad", y por el holandés Steven Kruijswijk, segundo y tercero, respectivamente, Thomas aguantó el llanto al ver a cientos de compatriotas que aplaudían su gesta.

Muestra de su serenidad y su temple, el ciclista de 22 años habló en inglés, español, italiano y acabó en francés.

"Quiero dar las gracias a todo el equipo. A Geraint por tu deportividad, a todo el equipo por creer en mi. Soy el hombre más feliz del mundo", dijo en inglés.

Posteriormente pasó al italiano, para agradecer a ese país haberle acogido cuando pasó a ser profesional.

En español dio las gracias a todos los aficionados que coreaban su nombre y les aseguró que tras haber logrado esa primera victoria en el Tour buscará más en el futuro.

Finalmente, se atrevió con el francés para decirles a los organizadores que tienen "la carrera más hermosa del mundo" y por haberle permitido lograr "la victoria más importante" de su carrera.

"¡Viva Francia y viva Colombia!", acabó en francés el campeón colombiano.

Fue el momento culminante de una ceremonia que se produjo al caer de la noche en la ciudad de la luz, resplandeciente para saludar el primer triunfo colombiano, tras los podios logrados por Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Fabio Parra.

Bernal estuvo en todo momento acompañado por su familia. Por su padre, Germán, y de su novia, Xiomara, que han estado con él en los últimos días. Pero también de su madre, Flor, y de su hermano pequeño, Ronald, su vivo retrato, que viajaron para acompañarle en la ceremonia final del triunfo.

Junto a ellos vivió los momentos más emotivos, justo antes de subir al podium, instantes cargados de emoción de una madre que dejaba ver el orgullo del hijo triunfante, del hermano menor que veía un espejo, al borde del llanto.

El padre y la novia parecían más serenos, porque han vivido los últimos días junto al campeón y demostraban estar más cómodos en medio del jaleo mediático y los fastos ceremoniales.

Bernal posó para las fotos, recibió también el maillot blanco que le acredita como el mejor joven y completó el podium de las diferentes clasificaciones: el francés Romain Bardet como rey de la montaña y el eslovaco Peter Sagan con el jersey verde de la regularidad, que ganó por séptima vez, más que nunca nadie antes.

El colombiano aseguró reiteró que todavía no ha asimilado lo que le ha sucedido.

"Solo tengo ganas de celebrarlo con mi familia", dijo ante las constantes preguntas.

"Es una felicidad que no se puede describir. Es nuestro primer Tour de Francia. Se han disputado muchas ediciones, muchos colombianos lo han intentado, han ganado muchas cosas, muchas carreras, pero el Tour no llegaba. Creo que Colombia lo merecía", señaló el ciclista del Ineos de 22 años poco antes de subir al podium de los Campos Elíseos.

"Estoy orgulloso de ser el primer colombiano en ganar el Tour", agregó.

"Ahora solo quiero llegar a mi casa y asimilarlo. Todavía no he asimilado que he ganado el Tour. Luego, veré el siguiente objetivo. Pero ahora quiero disfrutarlo con mi familia", indicó.