Encienden antorcha de Juegos Panamericanos 2019 en Teotihuacán

play
Se encendió el Fuego Nuevo de los Juegos Panamericanos (0:32)

En las pirámides Teotihuacán, el fuego se encendió y se depositó en la antorcha que a Lima. (0:32)

MÉXICO -- Teniendo como testigo mudo la magia de Teotihuacan, este martes se llevó a cabo el encendido del Fuego Nuevo de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Ante la presencia del titular del COM, Carlos Padilla Becerra; la directora de la CONADE, Ana Gabriela Guevara; el presidente del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Lima 2019, Carlos Neuhaus, y del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, entre otras personalidades del deporte, se encendió el pebetero que de México tomará camino hacia tierras incas, dónde se extinguirá el 26 de julio para dar comienzo a los Juegos Panamericanos.

El encendido del Fuego Nuevo es una tradición azteca y en esta ocasión, en el marco de una gran ceremonia donde predominó el baile, las plumas y los colores de la cultura mexicana, dio pie para que el pebetero apareciera la flama panamericana por primera vez, previo al arranque de la justa.

En el complejo arqueológico mexicano se unieron dos culturas milenarias que siempre han estado hermanadas, como hizo énfasis Carlos Neuhaus.

Afirmó el titular de la organización de los Juegos, que "estamos uniendo por primera vez dos culturas milenarias de nuestras Américas. Son dos de las cuatro culturas milenarias que existen en el mundo y las estamos uniendo con una llama, en Teotihuacán, con más de 2 mil años de existencia, al pie de la Pirámide de la Luna y vista por la Pirámide del Sol".

Dijo que "esta llama que hoy se enciende, aparecerá en Machu Picchu por la puerta del sol de estas ruinas que fueron el último refugio inca y que no fueron descubiertas hasta recién en 1900 por un explorador americano, Hiram Bingham".

Añadió que la flama fue recibida por un chasqui. Los chasquis en la época inca eran los relevistas que existían, ellos llevaban el pescado desde la costa hasta la Ciudad de Cusco donde el inca podía comer pescado fresco y era toda una red de comunicaciones que existía en todo el imperio, que fue la cultura final, como lo fueron los aztecas".

Finalmente, Neuhaus informó que Perú recibirá 7,000 deportistas en la Villa Panamericana y distintos lugares de alojamiento. En total habrá unas 15 mil personas ligadas al deporte "y probablemente 150 mil turistas; además, seremos vistos por unos 400 millones de personas en todo el mundo".