Nueva Zelanda, Gales e Inglaterra, no se adhieren a las nuevas reglas de World Rugby

El presidente de la Unión de Rugby de Gales, Gareth Davies, emitió un firme 'no' al uso de las diez nuevas leyes de World Rugby que tienen como objetivo reducir el riesgo de transmisión de coronavirus, pero quedan a elección de cada país la decisión de adoptarlas o no. Además, del rugby galés, Inglaterra y Nueva Zelanda también han descartado seguirlas.

"Personalmente tengo un problema con el cambio de las leyes. Si existe algún riesgo, entonces no deberíamos estar jugando", sostuvo el dirigente europeo.

World Rugby presentó las nuevas leyes esta semana que fueron elaboradas después de un análisis de 60 partidos por el Law Review Group del órgano rector, que comprende entrenadores, jugadores, oficiales de partidos, médicos y especialistas en derecho. El grupo mantiene que las medidas reducirían el riesgo de transmitir Covid-19 entre jugadores en un 25 a 50 por ciento, al disminuir la incidencia de contacto o proximidad.

Además, Davies agregó: "No soy un fanático. Creo que (los cambios) eliminan la integridad del juego. Por el momento, nuestra Unión no tiene planes de implementarlos”.

Inglaterra y Nueva Zelanda también han tomado el mismo camino, a pesar de que fueron recomendados por médicos. "La Rugby Football Union tiene su propia revisión en marcha, analizando las opciones para volver a entrenar y jugar en los clubes en Inglaterra", dijo un portavoz.

Por el lado neozelandés, que prácticamente ha erradicado el coronavirus, no adoptará las enmiendas a la ley en su versión doméstica de Super Rugby a partir de la próxima semana. "No hay signos de transmisión comunitaria en Nueva Zelanda, por lo que son circunstancias bastante diferentes y no tenemos la necesidad de adoptar las propuestas”, expresó Mark Robinson, CEO de la unión neozelandesa.