Racing 92 se sacó la espina con Saracens

La historia de Racing 92 con la Champions Cup tiene sus idas y vueltas y para los parisinos el trofeo más importante de Europa por ahora se mira y no se toca. Ya participó de dos finales y habrá que recurrir a los dichos para ver si la tercera es la vencida. Sin embargo, Saracens siempre fue una piedra en el zapato para los albicelestes. Con el triunfo 19-15 por las semifinales se cortó la racha y es otro motivo para el festejo.

El torneo se comienza a jugar en 1995 pero recién en 2010 Racing Metro (su nombre por aquellos años) hizo su primera aparición en la contienda internacional europea y desde hace diez años dice presente en cada temporada. Su primer traspié con Saracens fue en 2012: los franceses quedaron eliminados en primera ronda y en el grupo tenían a los ingleses que le ganaron 30-13 en su fortaleza y también se llevaron la victoria en París 37-28.

En la temporada 2014-15 por fin pudo superar la etapa de grupos pero en cuartos de final su verdugo lo esperaba. Sí, le tocó jugar frente a Saracens. Los ingleses le sacaron la victoria del bolsillo a los parisinos con un penal de Marcelo Bosch en el último minuto. Victoria 12-11 y el boleto a semifinales. Fue el último año del por aquel entonces Racing Metro. En el torneo siguiente se volvieron a encontrar, esta vez nada menos que en la final y nuevamente los de las islas se quedaron con el triunfo. Fue 21-9 con siete certeros tiros de Owen Farrell y otra vez la alegría, esta vez con título incluido, quedaba para el mismo equipo.

Después de cinco partidos, Racing 92 pudo encontrar el triunfo tan ansiado en la tarde que quedará grabada en la imagen de todos los que concurrieron a La Defense. Será su tercera final, la última fue en la temporada 2017/8 ante Leinster que quedó para los irlandeses por un exiguo 15-12 con el penal de Isakeli Nacewa a dos minutos del final. Esta vez, le tocará enfrentarse a Exeter el próximo 17 de octubre.