Crusaders, el equipo que sólo perdió nueve partidos en los últimos cinco años

Crusaders otra vez campeón, consiguió quedarse con el partido frente a Chiefs por 24-13 en la final del Super Rugby Aotearoa y sumó su quinto título consecutivo y el décimo segundo en su historia. Lo más llamativo de este pentacampeonato es que el equipo rojo solamente perdió nueve partidos en cinco años, de los cuales solamente dos de ellos fueron de local.

La racha en fila comenzó en 2017 y en aquella oportunidad cayó únicamente frente a Hurricanes por 31-22. Al año siguiente el vergudo fue el mismo pero por 29-19, sin embargo la fecha siguiente contra Highlanders volvió a perder por 25-17, la única vez que perdió dos encuentros en forma consecutiva.

En 2019, los rivales que tuvieron el privilegio de ganarle fueron Waratahs, siendo el único equipo no neozelandés en hacerlo, por 20-12 y Chiefs por 40-27. Al año siguiente, también cayó frente al conjunto de Hamilton por 25-15. En esa temporada, se decidió cancelar el torneo producto de la pandemia del COVID-19 y se disputaron los torneos únicamente entre equipos del mismo país.

En la primera edición del Aotearoa, cayó frente a Hurricanes por 34-32, el primero en cuatro años de local. El otro conjunto que se llevó la victoria de la casa de Crusaders fue Highlanders este mismo año que le ganó por 33-12. El último partido que perdió fue frente a Chiefs, equipo al que le ganó la final, por 26-25. En total disputó 79 partidos donde obtuvo 66 victorias, 4 empates y 9 derrotas. Números que marcan la supremacía del futuro equipo de Pablo Matera.