Al detalle: Las 4 ediciones de Roland Garros que no pudo ganar Nadal

play
Rafael Nadal divirtió a todos en la conferencia de Roland Garros (0:39)

El español respondió de manera divertida ante una pregunta en la sala de prensa. (Crédito: TW/@RolandGarros) (0:39)

Rafael Nadal viene escribiendo (y reescribiendo) de manera permanente su historia y la de Roland Garros. Es que, desde 2005 (año del primer trofeo del manacorí en este Grand Slam) uno ya no tiene que hablar del español y el torneo parisino por separado, sino en un conjunto. De 17 ediciones disputadas, 13 fueron a parar a las vitrinas del ex número uno. Pero ¿Qué ocurrió en las cuatro restantes?

En el año 2009, siendo número uno del mundo y habiendo ganado las últimas cuatro Copas de los Mosqueteros de manera consecutiva, el nacido en Manacor llegaba nuevamente al certamen como el gran candidato. En la previa ya había sido campeón del Abierto de Australia, Indian Wells, Monte-Carlo, Barcelona y Roma. Con un gran rodaje y buenos resultados en las últimas semanas, Rafa se presentó ante el brasilero Marcos Daniel (Ex N°56 del mundo) y lo barrió en tres sets por 7-5, 6-4 y 6-3.

El camino luego seguiría con Teymuraz Gabashvili (6-1, 6-4 y 6-2) y Lleyton Hewitt (6-1, 6-3 y 6-1) como sus víctimas para adentrarse en los octavos de final. El emparejamiento del cuadro lo ubicó en ese entonces con la gran sorpresa del torneo: Robin Soderling. El sueco, número 25 del ranking en ese entonces y con solo tres títulos ATP (dos en Lyon y uno en Milan) sacó del camino al manacorí por 6-2, 6-7 (2), 6-4 y 7-6 (2). Para sorpresa de todos, Rafael Nadal había perdido por primera vez en su carrera en Roland Garros.

Si bien siempre se especuló con alguna dolencia física del español en ese momento, en 2020 Gael Monfils y Jo-Wilfried Tsonga desvelaron en una charla que "Rafa nunca lo dirá, pero cuando perdió ante Soderling todos sabíamos que estaba enfermo. Tenía anginas y no se encontraba nada bien".

En 2010 Nadal volvió a su tierra prometida y entre ese año y el 2014 ganó todos los Roland Garros que disputó, es decir, cinco trofeos. Recién tuvo que llegar el 2015 para que nuevamente el reinado del jugador con más títulos de Grand Slam en la historia se viera interrumpido nuevamente.

Fue Novak Djokovic quien se cruzó en el camino del 13 veces ganador del Abierto de París y le puso fin a su hegemonía. Tras derrotar a Quentin Halys, Nicolas Almagro, Andrey Kuznetsov y Jack Sock, el serbio apareció para llevarse la victoria en tres sets. “Cuando juegas contra un oponente que está ganando casi todos los partidos como Novak (NdR: llevaba 26 partidos sin derrotas) y no estás jugando consistentemente durante todo el partido, entonces perder es una opción” declaró en conferencia de prensa tras la derrota el español.

Al finalizar el 2015, Nadal reconoció en un acto celebrado en el Auditorium de Palma organizado por sus patrocinadores que no pudo ganar ningún Masters 1000 ni torneo de Grand Slam ya que "Por primera vez en mi carrera profesional no he sido dueño de mis emociones en la pista, no he tenido el control de mis nervios, he pasado malos ratos".

Un año después, Rafa volvió a decir presente en París pero curiosamente rubricó su peor performance en Roland Garros. Sus victorias ante Sam Groth y Facundo Bagnis lo depositaron en la tercera ronda del torneo para medirse ante su compatriota Marcel Granollers. Pero el día anterior, hizo su aparición en conferencia de prensa y sorprendió a propios y extraños anunciando su baja: "Tengo que retirarme del torneo porque no puedo pegar a la derecha. Tengo dolor desde el partido con Sousa en Madrid. Luego fui a Barcelona a ver si tenía algo grave y finalmente jugué Roma pero con antiinflamatorios. Desde que llegué a París la muñeca cada día ha ido a peor. Ante Bagnis me la tuvieron que dormir con una inyección y el médico (Ángel) me ha dicho que no podía infiltrarme cinco partidos más". Y luego cerró: "Si sigo jugando la muñeca se rompería en cuestión de dos días".

Con la muñeca recuperada y el físico en un mejor pasar, Nadal reapareció en 2017 y no solo se llevó el torneo, sino que también lo hizo en 2018, 2019 y 2020. Para 2021, cuando buscaba su 14° trofeo en la Ciudad de la Luz nuevamente se interpuso Djokovic en su camino. Por las semis, jugaron un verdadero partidazo en el que el número uno del mundo en ese entonces (y actualmente también ocupando esa posición) batió al rey del polvo de ladrillo en cuatro sets.

Si bien el ganador de 21 títulos de Grand Slam no llega de la mejor manera físicamente a la edición 2022 (terminó su participación en Roma con dolores en su pie izquierdo), nunca hay que dar por muerto al mejor jugador de la historia sobre la susodicha superficie. ¿Podrá Nadal ganar su 22° major y su 14° Roland Garros en la 126° edición del torneo? El tiempo lo dirá.