Volandri: "Sinner parece frío como el hielo, pero tiene fuego por dentro"

Hay una gran comunión de equipo. Y finalmente llegó otra alegría grande. Después de 47 años, Italia conquistó la Copa Davis, la segunda de su rica historia. Jannik Sinner, N°4 del mundo, fue la gran figura del campeón y recibió miles de elogios. Uno que habló muy bien de él fue Filippo Volandri, exjugador y actual campeón de la Azzurra, después del triunfo 2-0 a Australia en la final jugada en Málaga.

Sinner, la gran figura de la fase final, invicto, logró un triunfo clave sobre Novak Djokovic en semifinales. Lorenzo Musetti (27º), Matteo Arnaldi (44º) y Lorenzo Sonego (47º), más el experimentado doblista Simone Bolelli fueron los otros integrantes del conjunto campeón, que se adjudicó así la primera Copa Davis para Italia tras la hazaña de 1976, con Adriano Panatta como estrella.

En semifinal, Sinner hizo el click clave al estar sacando 4-5 y 0-40 contra Djokovic en el tercer set. Levantó esos tres match points, ya que con Italia habiendo cedido el primer partido contra Serbia, y después se unió a Sonego para derrotar a Djokovic y Miomir Kecmanovic en dobles. Y en la definición aplastó al australiano Alex De Miñaur.

"Jannik nos da mucha energía, nop da mucha confianza en nosotros. Es un gran jugador, pero no solo eso, es una gran persona. Eso es lo que me gusta", admitió Volandri.

En La Gazzetta dello Sport, el capitán fue claro: "Sinner parece frío como el hielo, pero tiene fuego por dentro". Sin dudas, el N°4 ATP, clave en la conquista en suelo español, es el as de espadas de Italia, que venía de caer en algunas finales y pudo recuperar la famosa ensaladera de plata.

"Sabemos en nuestra piel cómo funciona, que en la Copa Davis nunca se sabe lo que va a pasar. Ya lo vivimos y tenemos esa experiencia. Sabemos que debemos estar atentos en cada partido, estar preparados y dar el ciento por ciento. Eso es lo más importante, el resto se verá", contó.

Volandri, ex-N°25 del mundo, de 42 años, agregó que su equipo "es muy joven, y tener esa presión significa mucho. Es un enorme privilegio". Y dijo sentirse "muy feliz" por el título logrado con sus jugadores, para poner otra vez a su país en la cima de la Copa Davis.