Federer pasó a semis y Nadal es el N°1 de fin de año

El suizo Roger Federer venció al serbio Novak Djokovic, por 6-4 y 6-3 en 72 minutos, y se clasificó para la semifinales de las Finales ATP que se disputan en Londres. Así, el español Rafael Nadal, acabará la temporada como número uno del mundo por quinta vez.

Djokovic necesitaba ganar el torneo por sexta vez para arrebatar a Nadal esa posibilidad. Al perder tampoco podrá igualar los seis títulos de Federer, hombre récord en este evento.

De esta forma, gane o pierda Nadal este viernes contra el griego Stefanos Tsitsipas, se clasifique o no para las semifinales, acabará la temporada en ese puesto por quinta vez (2008, 2010, 2013 y 2017) igualando a Jimmy Connors, al propio Federer, a 'Nole' y detrás de Sampras.

Nadal necesita ganar al jugador griego y que luego el alemán Alexander Zverev derrote al ruso Daniil Medvedev para lograr las semifinales. De darse las dos circunstancias, Nadal pasaría como primero del grupo Andre Agassi y se enfrentaría contra Federer por un puesto en la final del domingo.

El suizo se vengó así de su derrota ante Djokovic en la final de Wimbledon este 14 de julio. Allí perdió un título que tenía ganado cuando dispuso de dos oportunidades en la que se convirtió en la final más larga en la historia del torneo con cuatro horas y 57 minutos y que supuso el quinto Wimbledon de Djokovic y su 16º Grand Slam.

Federer liquidó el encuentro con 12 saques directos, y una escalofriante cifra de 5 errores no forzados en todo el encuentro, en el que conectó 23 golpes ganadores, y en el que no cedió su saque ni una sola vez, rompiendo el de su rival en dos ocasiones. Esta vez, a diferencia de Wimbledon, sentenció con aplomo y sin dudas. Y disputará por 16º vez las semifinales, en 17 participaciones.

Antes, Dominic Thiem fue sensato y prefirió no esforzarse al máximo para guardar energías para las semifinales. Sin su entrenador, el chileno Nicolás Massú, que ya se encuentra en Madrid para dirigir al equipo en las Finales de la Copa Davis en la Caja Mágica, Thiem jugó sin demasiados estímulos, porque antes de este encuentro ya tenía asegurado su puesto como primero del grupo Bjorn Borg.