Cuando Sabatini estuvo a centímetros del N°1

Se dice que Wimbledon es la Catedral, la cuna y la Meca del tenis mundial. Allí ganaron las grandes figuras de la historia y allí Gabriela Sabatini estuvo a tan solo dos puntos de quedar en la eternidad del césped londinense.

El 6 de julio de 1991 Sabatini no solo estuvo cerca de obtener su segundo Grand Slam (en 1990 había obtenido el US Open) sino también se hubiera asegurado llegar al número uno del ranking mundial. Único. Irrepetible. Como ese tren que llega al andén una vez en la vida de los deportistas.

Aquella volea de revés que impactó sin la firmeza y justeza habitual, en el 15-30, le dio la oportunidad a Steffi Graf de recuperarse y ganar un partido que se encaminaba a perder. Tuvo otra ventaja en 6-5 y el servicio hasta ceder tres games al hilo y así perder ese cruce decisivo.

La alemana terminó llevándose la final por 6-4, 3-6 y 8-6 para una tristeza que penetró más en sus seres queridos y colegas que en ella misma: "Yo hinchaba por Gaby", dijo en su momento Martina Navratilova. "A lo mejor tendría que haber ganado Gaby", confesó Conchita Martínez, otra campeona en el All England.

Según sus propias palabras, le faltó "coraje" y, entonces, la historia hubiera sido otra.