Doble bautismo de Djokovic en 2011: ganó Wimbledon y escaló al N°1

Inolvidable. Hay días, triunfos, hazañas, momentos que dejan una huella. El 4 de julio de 2011 quedará grabado por siempre en la memoria de Novak Djokovic, su familia, equipo de trabajo y fanáticos. El primer título en Wimbledon, nada menos, logrado el domingo previo, le permitió ese lunes ser el nuevo N°1 del ranking mundial.

Por eso, se cumplen nueve años de la doble proeza del diestro de Belgrado. Con 24 años y tras batallar ante sus dos principales rivales, Rafael Nadal y Roger Federer, el serbio consiguió el hito de ser por primera vez el líder de la clasificación de la ATP.

Djokovic llegó a Wimbledon siendo el escolta del español y precisamente lo derrotó al zurdo en la final, en cuatro sets, para conquistar el primero de sus cinco coronas en el Grand Slam de Londres. Allí, en su mítico césped, consumó la doble hazaña de ser campeón del torneo más tradicional y así pegar el soñado salto al número uno del ranking.

Ganar Wimbledon representó para Djokovic el tercero de sus 17 títulos en los Majors y fue la primera final en la que superó a Nadal en un Grand Slam. Acto seguido, el serbio se impuso al español en las definiciones de los dos siguientes, el US Open 2011 y el Abierto de Australia 2012.

Por eso ese título fue tan especial para el sólido y veloz serbio. El triunfo sobre Nadal le permitió a Djokovic pasarlo en la cima del listado de la ATP y cortó la racha detrás del español y del suizo, quien en ese momento marchaba tercero, con el escocés Andy Murray como cuarto en disputa.

Ahora, en plena pandemia por el coronavirus, Djokovic transita por su quinto período como N°1 mundial. Acumula 282 semanas en el trono de la ATP, a cuatro del estadounidense Pete Sampras (lideró durante 286), al que seguramente hubiese superado de no haberse congelado el ranking por la inactividad del circuito. Arriba de todos se ubica Federer, con 310 semanas como rey.

Hace poco, el serbio expresó que se ve con grandes chances de terminar siendo el hombre con más tiempo en lo alto del ranking. Sin dudas, habrá que ver que pasa en el regreso de la acción y cómo sigue la pelea con Nadal y otros adversarios. Ahora es tiempo, entonces, de recordar y dimensionar lo que fue su gran victoria en Wimbledon 2011, que lo condujo al ansiado N°1. Muy merecido, por cierto.