Schwartzman se bajó de Hamburgo, con la mira en París

Como suele pasar en casos así, Diego Schwartzman anunció su baja de Hamburgo. Finalista del Masters 1000 de Roma, con exigentes partidos a cuestas, el líder del tenis argentino optó por renunciar a jugar el ATP 500 alemán para cuidar su físico y llegar en buena forma al inminente Roland Garros.

La pandemia del coronavirus provocó un parate del circuito por cinco meses y ahora va rápido. Se pasó de Cincinnati al US Open sin pausa, de Estados Unidos y de jugar sobre cemento ya se transitó a la arcilla de Europa y los cuerpos lo sienten. Por eso mismo, Schwartzman prefirió no disputar Hamburgo y llegar entero a París, ya que el Grand Slam francés arranca el próximo domingo.

Schwartzman se dio el gusto de ganarle por primera vez a un rival del 'Big 3', con su resonante éxito sobre el español Rafael Nadal en cuartos de final del Abierto de Italia, y se mide con el serbio Novak Djokovic, N°1 del mundo, en la gran final.

Con criterio, tras conversarlo con su entrenador, Juan Ignacio Chela, el jugador argentino optó por darse de baja en Hamburgo, torneo que abrió juego con la victoria del uruguayo Pablo Cuevas.

Así, Schwartzman tomó una medida previsible, lógica, ya que debía estar jugando el martes en Alemania, a 24 horas de la finalísima de Roma, la primera de su vida en un certamen de categoría Masters 1000, la siguiente a los Grand Slam.

En Hamburgo, el gran favorito es el ruso Daniil Medvedev, reciente semifinalista en el US Open, seguido por otro Top 10 mundial, el griego Stefanos Tsitsipas.