El panorama femenino antes del Australian Open

Los tres torneos que se disputan en simultáneo en Melbourne como gran previa al Abierto de Australia entraron en el fin de semana decisivo con una sola beneficiada que, incluso, ya avanzó a la final: Ash Barty.

La australiana y número uno del mundo se vio beneficiada por la no presentación de Serena Williams en el Yarra Valley Classic. La estadounidense alegó una lesión en el hombro derecho para bajarse del torneo y su presencia en el Grand Slam es todo en interrogante aunque sería solo por precaución.

En el otro lado del cuadro, la española Garbiñe Muguruza y la checa Marketa Vondrousova (vencedora de Nadia Podoroska) lucharán por hacerse con una plaza en la gran final.

En el Gippsland Trophy, la eliminación de la primera cabeza de serie Simona Halep traslada todo el favoritismo a Naomi Osaka. La joven nipona, de 23 años, vencedora del Abierto de Australia en 2019 y del Abierto de Estados Unidos en 2018 y 2020, espera en semifinales a la belga Elise Mertens, verdugo de la ucraniana Elina Svitolina en el supertiebreak.

Ekaterina Alexandrova, la gran ganadora del día, tendrá como rival a la estonia Kaia Kanepi, quien no jugó gracias al retiro de la checa Karolina Muchova minutos antes de saltar a la cancha.

Por último, en el Grampians Trophy llega algo más retrasado sin adelantar partidos pero con jugadoras de alto nivel entre sus aspirantes al título. En instancia de cuartos de final, la rumana Sorana Cirstea irá con la estadounidense Ann Li y la rival de la vencedora de ese choque será Jennifer Brady o Barbora Krejcikova.

Por la parte alta del cuadro, la griega Maria Sakkari se enfrentará a la alemana Angelique Kerber, quinta y octava favorita, respectivamente, mientras que el otro cruce le darán vida Victoria Azarenka, tercera cabeza de serie, y Anett Kontaveit, sexta preclasificada.