Tsitsipas-Rublev, la final en Monte-Carlo

Luego de la victoria de Andrey Rublev (8º) ante el noruego Casper Ruud (27º) por 6-3 y 7-5 en las semifinales de Monte-Carlo, quedaron definidos los dos contendientes que buscarán coronarse en el primer Masters sobre polvo de ladrillo de la temporada.

En la segunda llave de semifinales, el andar del ruso en su encuentro ante Ruud no dejó dudas: firme con su juego de saque, contundencia para golpear en los momentos claves y un drive que castigó a su rival constantemente.

Fue una confirmación de todo lo bueno que había mostrado en su triunfo ante Rafael Nadal en la ronda anterior. En una hora y 20 minutos de partido, en nacido en Moscú liquidó las acciones por 6-3 y 7-5, y selló su pase a la final. Con este resultado, Rublev jugará su primera final en un Masters, alcanzó su 11ª final ATP y buscará su 9º título de su prominente carrera.

Anteriormente, Stefanos Tsitsipas (5º) había logrado imponerse ante el británico Daniel Evans (33º) por 6-2 y 6-1 en una hora y 10 minutos de juego. De esta manera, el griego, que no perdió ningún set en lo que va del certamen, disputará su tercera final en un torneo de categoría Masters 1000.

Ya había logrado arribar al encuentro decisivo en Canadá y Madrid, donde salió derrotado por Nadal y Djokovic respectivamente. Si bien no pudo coronarse en ningún torneo, el 2021 está siendo un buen año para el nacido en Atenas y ganador de cinco títulos ATP: alcanzó las semifinales del Australian Open y del ATP 500 de Rotterdam, cuartos de final en Marsella, llegó a la final de Acapulco (derrota ante Alexander Zverev) y cayó en los cuartos de final de Miami.

El historial de enfrentamientos entre Rublev y Tsitsipas está igualado con tres victorias para cada uno: la última vez que se vieron las caras fue este año en las semifinales de Rotterdam y fue victoria del tenista ruso por 6-3 y 7-6 (2), para avanzar a la final que terminaría ganando. Además, el ganador quedará en la cima de la carrera para ingresar al que se disputarán en Turín, Italia. La mesa está servida.