La sorprendente temporada de Cameron Norrie

Cameron Norrie (41°) está viviendo su momento de gracia en el 2021. El nacido en Sudáfrica pero representante de Gran Bretaña alcanzó la final de Queen's, en Londres, y sumó la cuarta de su carrera.

Desde su debut en Delray Beach, el 2021 de Norrie no pudo ser mejor. En lo que va de la temporada ya acumula un récord de 29 triunfos y 12 derrotas, entre las que se destacan cinco victorias ante Top 20 (Fabio Fognini en Acapulco, Grigor Dimitrov en el Masters 1000 de Miami, David Goffin en Barcelona, Dominic Thiem en Lyon y Denis Shapovalov en Queen's) y diez ante Top 30.

La particularidad de ese dato es que, previo a este año, el británico solo acumulaba cuatro triunfos ante Top 20 en toda su carrera. Ellos habían sido: Diego Schwartzman en el US Open 2020, Borna Coric en Shenzhen 2018, Nick Kyrgios en Atlanta 2018 y John Isner en Lyon, también en 2018.

Particularmente ese 2018 venía siendo, hasta 2021, el mejor año de la carrera de Norrie. Allí había acumulado el mejor porcentaje de victorias y derrotas (tenía 51% con 19 triunfos y 18 caídas) hasta hoy: con el récord 29-12 alcanzó el 71% de efectividad. Además esta temporada ya disputó dos finales en las que no pudo alzarse con el título. La primera de ellas fue Estoril, pero no pudo vencer a Albert Ramos-Vinolas (6-4, 3-6, 6-7 (3)) mientras que unas semanas después disputó la de Lyon, pero obtuvo el mismo resultado (derrota por 6-3 y 6-3) ante Stefanos Tsitsipas.

Gracias al fantástico momento que está atravesando, con la final de Queen's de por medio, Norrie ya consiguió el mejor ranking de su carrera: 34 del mundo. En caso de ganar el certamen sobre el césped londinense, se asegurará ser Top 30. Además, sea cual sea el resultado en Londres, el británico también ya se aseguró posicionarse en la 12° posición en la carrera a las ATP Finals.

Los próximos desafíos de Norrie, luego de que culmine su participación en Queen's, serán: ATP 250 de Eastbourne (fue cuartofinalista en 2018) y Wimbledon. El tercer torneo de Grand Slam de la temporada se presentará como el gran objetivo del británico, que nunca pudo superar la segunda ronda en sus tres participaciones anteriores.