Con lágrimas, Bertens se despidió de Tokio y le dijo adiós al tenis

Posiblemente si algo buscaba Kiki Bertens es que su estadía en los Juegos Olímpicos transcurriera con la mayor lentitud del mundo. Es que una vez que finalizara su participación, llegaría el fin de su camino. Y llegó. Con la derrota en su debut ante Marketa Vondrousova, la neerlandesa se retiró del tenis a sus 29 años, producto de las recurrentes lesiones.

Con lágrimas en sus ojos, Bertens se retiró de un estadio vacío tras un 6-4, 3-6 y 6-4 que quedó en favor de la checa. La imagen que se vio fue impactante, fundamentalmente por la manera y a la edad en que se dio su despedida, ya que de no haber sido por las lesiones seguramente hubiese estirado su carrera varios años más.

Su recorrido le dejó 10 títulos en la vitrina y el honor que significa haber llegado a ser la N°4 del mundo tan solo dos años atrás. En Grand Slam, su mejor actuación se dio en 2016, en Roland Garros, momento en el que alcanzó las semifinales.

De esta manera, una tenista que habitualmente partía como una de las grandes protagonistas de cada torneo, le pone el punto final a su historia en el tenis.