Fernández, la tapada del US Open que tiene raíces sudamericanas

play
¡Sigue el sueño! Fernández sacó a Kerber y está en cuartos del US Open (1:13)

La perla canadiense se quedó con el partido por 4-6, 7-6(5), 6-2 en más de dos horas y se enfrentará a Svitolina por un lugar en las semifinales. (1:13)

Parece ser el US Open de los jóvenes. Tres jugadores menores de 20 años avanzaron a la segunda semana en Nueva York y una de ellas es la ascendente Leylah Fernández, de padre ecuatoriano, que ya está en cuartos luego de sus destacados triunfos ante Naomi Osaka y Angelique Kerber. Su progreso está con tendencia altísima como su hambre de gloria y sus características de juego, que conforman una figura perfecta para el circuito WTA.

A tan solo un día de cumplir 19 años, la canadiense ya tiene asegurado un lugar en el Top 50 del ranking mundial y en esta edición del US Open se dio a conocer al mundo y a la globalización. Tanto contra Osaka como contra Kerber, que entre las dos suman siete títulos de Grand Slam, Fernández se repuso de set y quiebre abajo para demostrar su capacidad de resiliencia. Ahora se le viene Elina Svitolina, en busca de seguir dando golpes en la mesa.

Sus partidos son sinónimo de electricidad, porque es lo que le aporta al juego tanto con sus golpes como con su actitud. Cambios de dirección o de ritmo, ángulos, subidas a la red y cierres de punto extraordinarios son algunas de sus cualidades, pero en Nueva York deslumbró por su coraje y complicidad con el espectador; algo que suele suceder con los jugadores latinos, lo que no es casualidad por su descendencia ecuatoriana. A su vez su madre es canadiense, pero con raíces filipinas.

Jorge, que se desempeñó en equipos semiprofesionales de fútbol en Montreal, le infundió a su hija fortaleza mental, paciencia y confianza, los mismos atributos que aprendió en el verde césped. Ahora cambió de deporte y es quien le diseña la estrategia para cada partido, según dijo la propia jugadora frente a la prensa.

Ambos le inculcaron, tanto a Leylah como a su hermana Bianca (1040 WTA, 17 años), la pasión por el tenis.

Algo que sorprende de la canadiense es su capacidad de afrontar los momentos difíciles; con claridad táctica, como si estuviera armando un cubo Rúbik o resolviendo acertijos en su residencia de Boynton Beach, en Florida. Esos pasatiempos, sus preferidos junto a bailar salsa con su hermana, son los que la ayudan a distenderse y encarar sus desafíos sin presiones.

La campeona de Roland Garros junior 2019 y del WTA de Monterrey 2021 no sólo se destaca y deslumbra fuera de la cancha: habla a la perfección inglés, español y francés, con la misma fluidez que muestra en la pista. Seguidora de Kim Cljisters y siguiendo los pasos de Bianca Andreescu, Leylah Fernández está lista para contar su propia historia.