Medvedev apunta a la cima del mundo y escribir historia

play
Medvedev: polémica, triunfo y en búsqueda del N°1 (8:40)

Insultó al árbitro, venció a Tsitsipas por 7-6 (5), 4-6, 6-4 y 6-1 e irá por su segundo Grand Slam ante Nadal. (8:40)

Demasiado en juego. De uno y otro lado, la final del domingo del Abierto de Australia tiene muchísimo para definir. De hecho, Daniil Medvedev, actual N°2 del mundo, pretende ganarle a Rafael Nadal para quitarle el N°1 a Novak Djokovic y así ser recién el quinto líder de la clasificación de la ATP en 18 años.

Será la cuarta final de un Major para Medvedev: perdió en el US Open 2019 ante Nadal y en Australia 2021 ante Djokovic, mientras que finalmente superó al serbio en la del US Open 2021. En esa última definición, el ruso privó a su rival de completar el Grand Slam completo, es decir, ganar los cuatro principales torneos del circuito en la misma temporada.

El domingo, Medvedev irá por un récord que nadie en la historia logró, ni siquiera el Big 3: ganar sus primeros dos Majors de forma consecutiva y de esa manera le sacaría al español la posibilidad de conquistar su 21° título de Grand Slam, lo que ya consiguió a su vez frente a Djokovic en la mencionada final en Nueva York.

Sin dudas, el plus para el ruso será la posibilidad de escalar al N°1 del mundo, el privilegiado puesto que así cedería Djokovic a mediados de febrero, cuando pierda los 2.000 puntos del título obtenido en Australia el año pasado, cuando justo superó en la final a Medvedev.

Por eso, Medvedev está a tres sets de hacer historia grande. Si sale campeón en Melbourne, el diestro ruso se convertirá en el quinto varón en ser N°1 del mundo en singles en 18 años, desde el 2 de febrero de 2004, cuando el suizo Roger Federer comenzó su reinado y así nació una era histórica e inolvidable para el tenis.

Después, sólo Nadal, Djokovic y el escocés Andy Murray pudieron llegar al primer lugar del ranking ATP. Por eso, el ruso va por una hazaña doble, ya que de vencer al español en el duelo decisivo, podrá saltar a la cima mundial, siendo así el primero de la nueva generación en concretar semejante proeza.

Por lo tanto, la final del Abierto de Australia tendrá muchos condimentos especiales y la chance para el actual N°2 del mundo de escribir una página grande en la historia del deporte y de su país.