Keilen García, el premio-castigo de la libertad

CHICAGO -- Parece divertido, cachondo, jocoso: nuevamente un futbolista cubano aprovecha una Copa de Oro para buscar asilo en EE.UU. Keilen García abandona una competencia de cobre, para buscar un sueño de oro para muchos de sus paisanos.

Detrás de cada una de estas historias, hay un drama. Detrás de cada deserción o escapatoria, hay gente que sufre y gente en ruinas. La fortuna eventual que encuentre en EEUU el deportista oportunista no se compara con el infortunio que sufren los familiares que permanecen en la isla.

Explican que hoy ya no es tán dramático, tan cruel, tan amargo, pero siempre llegan secuelas que azotan a miembros de la familia y amigos, sin importar edades o condiciones de salud.

Los viajes de las delegaciones deportivas de Cuba a EE.UU. siempre confrontan esa posibilidad. Al anfitrión no le interesa frenar esta fuga, porque de una u otra manera se convierte en un rehén político al tratar de dejar de ser un rehén político. Claro, hay diferentes tipos de cautiverio.

El riesgo existe y aumenta, sin que todos los casos estén debidamente documentados, porque Cuba difícilmente acepta que fue una deserción, sino que a veces ha denunciado que el desaparecido "es víctima de un secuestro político obra del capitalismo".

Las estimaciones son de unos 18 cubanos que pidieron asilo en el más reciente decenio. Algunos encuentran en el beisbol, el boxeo y hasta el futbol, una opción de desarrollo, como los casos de Osvaldo Alonso y Maykel Galindo, quienes permanecieron en Seattle y con Chivas USA.

Sus familiares en tanto enfrentaron, de manera distinta, segregación y represalias diversas en Cuba.

Desde becas interrumpidas a familiares, hasta apoyo médico, pérdida de trabajo y suministro de alimentos. El repudio obligado, casi ordenado, por parte de los vecinos, los obligaba a vivir como parias.

El familiar pasa a ser automáticamente un cómplice, porque se asume, sin que sea siempre necesariamente cierto, que los parientes están detrás ayudando a la fuga del deportista en tránsito.

Las casas eran pintarrajeadas, con letreros en los que la palabra más afectuosa era un terrible traidor o vendepatria. El clan familiar es sometido a vigilancia y en la segregación pierde algunos de los derechos, no privilegios, de que dispone.

Por eso, a veces, la familia termina también acumulando rencor contra el desertor, quien consigue la meta, pero entrega a una penitencia que será largamente purgada a los seres queridos.

Con el tiempo este tipo de represalia, de resarcimiento de la comunidad y del gobierno, se ha reducido, pero aún el costo de la deserción termina siendo muy elevado para los allegados.

Y la realidad es que todas estas fugas no son del momento. Todas tienen una telaraña espesa de contactos, planeamientos e involucrados, en los que la precisión puede semejar a una cinta de ciencia ficción, pero que en la vida real, no siempre hay un final feliz para todos.

En el caso del equipo cubano de la Copa Oro, la escapada de Keilen García provocará una vigilancia más estrecha sobre sus paisanos. Pero Keilen ni ha sido el primero ni será el último.

Este mismo miércoles, Cuba no ha hecho oficial la desaparición del jugador. Lo hará hasta que terminen los esfuerzos por encontrarlo y reincorporarlo, porque hasta el personal de vigilancia, mucho de él, vestido de civil, pagará las consecuencias. Hay más personal indagando que custodiando al grupo.