El periplo de correr para el Team Colombia

--Por respeto a los trámites que aún corren en estos días para solventar los sueldos caídos de los corredores del Team Colombia, no hay nombres en primera persona. Pero este recuento simboliza las vivencias de ALGUNOS de esos ciclistas que llevaron por meses el nombre de su país en el uniforme--.

Puede ser que tenga hijos y esposa o puede ser que sea soltero pero igual hay que llevar dinero a casa. Ahora quieren que demos entrevistas, que digamos lo que pasó en el equipo, pero hasta hace unas semanas nos señalaban más a nosotros que a los directores de este proyecto que creí que me prepararía para cosas más grandes en mi carrera. Qué equivocado estaba.

Yo nunca quise contar nada en mi casa por temor a hacerles daño con mis problemas, no quería que se enfermaran de tristeza como me tocó a mí. Mejor me quedaba callado. Nosotros firmamos un contrato con desventajas porque la ilusión era más grande.

El cuerpo directivo nos trató despectivamente, en sus ojos todos éramos indios. Sí, yo creo que racismo es una palabra que acompañó sus actitudes para con nosotros. Exigir cosas normales como el tipo de alimento que nos daban en carrera era una ofensa mayor. En general contrariar de cualquier forma a los directores era ponernos la cruz encima. Uno no podía acercarse a Claudio con alguna situación porque salía regañado, con un lenguaje que terminaba por tirarnos en el piso.

¡Qué discrepancia! Primero nos endulzaron el oído para luego llegar a enfrentarnos con otra realidad. Empezando porque a mí me dijeron de una plata cuando me contactaron en Colombia y luego me salieron con que me tocaba pagar casi la mitad en impuestos en un país del que yo no conozco las reglas. Imagínate ¿a quién le cabe en la cabeza que la plata saliendo de Colombia se la lleven a Italia y se paguen impuestos allá? Una plata que sale de nuestros bolsillos.

Al llegar ellos tenían una casa en dónde vivir con una cuota fija, 300 euros por cabeza al mes -el cual sacaban directamente del cheque- en una vivienda donde estaban 4. Un compañero pensó en irse a vivir a otro lado pero cuando quiso dialogar con Claudio casi le pega y le tocó acatar las órdenes. Si uno le llevaba la contraria era convertirse casi en su enemigo. Por protestar por cosas que no le gustaban a otro compañero le tomaron mala fe. Le hicieron más difícil la vida de lo que ya la teníamos.

Ellos peleaban hasta porque pedíamos las bicis de crono para tenerlas en la casa y salir a entrenar. Esas bicis no las prestaban sino hasta el momento que nos tocaba correr. ¿Así cómo puede uno rendir en una especialidad en dónde pocos tenemos experiencia?

De nosotros no se entendían sino hasta un día antes de correr alguna prueba. Si comíamos bien o estábamos enfermos a nadie le importaba. Una vez a un compañero lo dejaron tirado en la casa 3 días con temperatura y los demás en carrera. Nadie se preocupaba por la salud de nosotros, el tesoro más grande que tiene un ciclista profesional. Algunos ante la situación delicada de la salud tuvieron que pagar sus gastos médicos y ni qué decir de que se lo rembolsaran. El médico no servía de médico sino de entrenador y cuidar de nuestra nutrición era la última de sus preocupaciones. Como estábamos solos pues había que hacer de todo y cuando regresábamos de entrenar tan cansados la verdad es que no comíamos bien. Además con los pagos retrasados nunca teníamos suficiente dinero para lo básico. Muchas veces nos tocó comer solo arroz y lentejas porque no nos alcanzaba para otra cosa.

Como algunos nos quejábamos nos mandaron a las competencias más malucas, a unas en las que nuestro perfil no encajaba para hacer algo. Yo no sé cómo escogían las nóminas, muchos pensábamos que lo hacían “a dedazo” o de acuerdo a cómo le cayéramos a los directores.

Enfermarse o tener una lesión era pecado mortal. De plano nos decían “mejor renuncie”. A uno que otro lo pusieron a correr estando en pésimas condiciones de salud y no les importó. Si uno decía que tenía una lesión nos decían que éramos unos consentidos y que necesitábamos a nuestra mamá. Pero si uno pedía tiempo para recuperarse de alguna lesión nos amenazaban con que si no corríamos nos devolvían a casa y nos cancelaban el contrato. Y lo peor era el tono. Aquí sí había sicólogos pero para hacerlo sentir a uno mal. Supimos que incluso nos llegaron a poner en mal con directores de otros equipos, diciendo que éramos unos flojos y nada profesionales, poniendo en entredicho nuestra capacidad y creándonos mala fama.

Si ellos fueron alguna vez ex-corredores no se les notó por ningún lado la experiencia. A casi todas las carreras en las que me tocó competir íbamos sin moral, sin ganas. No nos hablaban con motivación, lo normal siempre era “a hacer lo que se pudiera”. A un compañero que se subió una vez a una fuga lo regañaron porque la supuesta estrategia era solo a rueda y a esperar hasta el final. Ni cuando nos iba bien en algo nos decían que habíamos hecho un buen trabajo.

Yo algunas veces me sentí desahuciado y sin nadie cerca con quién contar. La verdad es que creo que los años que pase aquí los perdí a nivel deportivo aunque la experiencia amarga me sirvió para madurar y saber valorar lo que tengo y lo que soy. Lo que más rabia nos daba era tener que pasar miedos para ir a hablar con el señor director porque uno no sabía con qué le iba a salir.

Créeme que estando allá había días en que pensaba si yo servía para ciclista. En algún momento muchos pensamos en renunciar, pero luego nos enteramos que nuestros lugares tenían precio y estaban pagando para sacarnos del equipo y meter a otro. Por eso uno se afianzaba, querían que uno se aburriera para obligarnos a renunciar. Esta preocupación nos quitaba el sueño. Vivíamos estresados y preocupados a toda hora por eso. Yo creo que algunas enfermedades tenían el origen en esa presión sicológica.

Si alguien le podía colaborar a un compañero con mayores necesidades de dinero lo hacía, pero lo de los sueldos no es una historia nueva. Lo único que esperamos es que la plata de este año no se vaya a perder.

Yo quiero disfrutar del ciclismo como cuando no corría en este equipo. Ahora lo que busco en una oportunidad en Colombia para volver a ser el de antes, llegar a mi mejor nivel y demostrar que lo que pasó aquí fue solo un traspié. Ni nosotros mismos sabemos cómo pudimos aguantar lo que vivimos

**Este recuento está basado en conversaciones con algunos de los integrantes del equipo. Otros corredores tendrán su propia versión y la harán pública cuando crean conveniente. Nos reservamos el derecho de proteger a las fuentes**