Joao Maleck, la joya que dejó ir Chivas

GUADALAJARA -- Joao Maleck, tapatío refuerzo del Porto de Portugal, aseguró no tener resentimiento hacia Chivas, club en el que militó en sus fuerzas básicas hasta el 2013.

"Si salí fueron por razones que no sabría explicar, pero si algún día me toca volver a jugar ahí, no tendría problema. No tengo nada en contra del club", expresó en entrevista con ESPN Digital.

El atacante mexicano, aunque con raíces africanas, explicó lo que sirvió a su carrera la salida del Club Deportivo Guadalajara.

"Muchos cuando salen de Chivas -obviamente es una gran institución y nadie quiere salir- lo toman a mal; yo lo tomé como un reto de mostrar que podía jugar con quien quisiera y me sirvió mucho eso", añadió

Maleck destacó el aporte en su carrera futbolística de Santos Laguna, club que lo recibió en 2015.

"Desde que llegué hasta el día que me fui me trataron muy bien, quedé sorprendido con sus instalaciones, no le piden nada a otro club. Estoy muy contento, me ayudaron a crecer como persona. Estoy muy agradecido con ellos porque dieron todas las facilidades de que se hiciera el préstamo, estoy muy contento con Santos porque me formaron como jugador y como persona. Fueron muy importantes para que mi sueño se realizara y se llevara a cabo", dijo.

Resaltó la importancia en el plano personal de Albert Espigares, quien trabajó con los Guerreros hasta el final del Clausura 2017.

"Albert Espigares ha sido fundamental, es un poco regañón, quiero que sepa que es muy regañón. Él no nos dejaba jugar con parte externa nunca, es un gran maestro, estoy muy agradecido. Fue mi primer entrenador en Santos, me enseñó cosas básicas que no se enseñan en México", mencionó.