Hugo Sánchez, a 30 años de firmar con el Real Madrid

MÉXICO -- Hace 30 años comenzó el idilio entre Hugo Sánchez y Real Madrid. Hace tres décadas, un 15 de julio de 1985, el ‘Pentapichichi’ firmaba en el Estadio Olímpico Universitario el contrato que le unía con los merengues, a través de una transferencia de Pumas al club español. Ahí terminaba la triangulación que se había pactado cuando Atlético de Madrid vendió al goleador mexicano a su equipo de origen, para evitar hacer negociaciones con el acérrimo rival.

Ahí terminó una historia e inició otra que fue muy boyante en goles, títulos, éxito y popularidad. Felicidad pura.

“Recuerdos son muchos, y eso lo sabrán más a fondo en mi biografía que haré a corto o mediano plazo. Fue un día memorable, pues cumplí mi sueño de jugar en Real Madrid”, comentó Hugo, comentarista de ESPN.

Hugo regresa al pasado: “Desde niño yo quería ser de los mejores jugadores del mundo; primero el mejor de México, luego del área de la Concacaf y del continente ser uno de los mejores y del mundo también y para ello debía triunfar en México para luego irme a Europa. Así pasó… Con Atlético de Madrid viví una época muy bonita; estar en ese club me sirvió para darme cuenta que es un grande de Europa, pero a donde realmente quería llegar era al mejor y ese era Real Madrid, pese a que había otros grandes como Barcelona, Bayern Munich…Estuve a punto de firmar con Barcelona, pero por Terry Venables no se hizo, pues prefirió a su paisano Archibal, y me quedé un año más en Atlético”.

SE FIRMÓ EN UN BANCO FRANCÉS

Irradia felicidad Hugo, cierta nostalgia. Cuenta que “a mí se me ocurrió que me comprara Pumas y que este me vendiera al Real; se lo propuse al ingeniero Guillermo Aguilar Álvarez –en los 80 y 90 presidente de Pumas- y aceptó”.

Y para quienes creen que en México se finiquitó el compromiso están equivocados. Hugo señala que cuando estuvo en México con dirigentes del equipo merengue y mexicano, ya se había firmado el contrato en un banco francés de Madrid, en Paseo de la Castellana. En un piso estaba gente del Real, en otro piso del Atlético y en otro e Pumas. “Acá en México se hizo el simulacro oficial de la firma. Aquí me vestí de blanco para los medios”. Vaya historia.

“Pedro Antonio Marín, a nombre de Ramón Mendoza me ofreció fichar con este equipo. Me dijo que Ramón Mendoza iba a ser el presidente y que su deseo era que yo fuera su abanderado, su carta fuerte para llegar al cargo y acepté con mucho gusto”.

UN HUGO ANTES, UN HUGO DESPUÉS

Acepta que su vida cambió a partir de ahí. No duda en decir que hubo un Hugo antes y un Hugo después del Real. Llegaba al equipo de sus sueños, la plataforma en la que podía destacar.

“Con este equipo arranqué mi etapa más gloriosa como futbolista”, recalca en entrevista para ESPN.com.mx

-¿Momentos buenos y malos con el Real o puros buenos?

“Buenos, la mayoría, porque cuando no ganábamos títulos como la Champions, la liga…Yo estuve siete temporadas en el club y en cinco seguidas ganamos cinco títulos de liga, una del Rey, una UEFA, tres Supercopas. Individuales gané cuatro Pichichis, una Bota de Oro. Aparte, fui nombrado por la Concacaf como el mejor futbolista del siglo XX. A nivel mundial se me conocía como el delantero el Real Madrid y eso me gustaba mucho”.

UN MOMENTO DIFÍCIL: LA LESIÓN

Dentro de lo malo –dice Hugo- es la lesión que sufrió en un entrenamiento y que le marginó del torneo. Fue entre la fecha 12 y 13. “Íbamos en primer lugar y yo llevaba en 12 partidos 12 goles. Fue un momento amargo. Fui operado del ligamento cruzado y menisco interno y me perdí más de la mitad de esa liga del 91. Regresé en la vuelta con un gol de chilena sobre el Bilbao y seguía anotando”.

EL CLUB UTILIZÓ A BEENHAKKER

No terminó la séptima temporada con el equipo, “porque hubo el enfrentamiento con Leo Beenhakkker”. Asegura que Real Madrid utilizó al entrenador holandés porque querían traer un delantero más joven. Yo tenía 34 años y da la casualidad que el qque venía iba a ser holandés como el técnico. Yo sabía que ahí habría una repartición de comisiones y por dignidad accedí a irme del club”.

UNA POR OTRA (EL HOMENAJE)

Hubo una rescisión de contra de mutuo acuerdo –revela-, además de que tenía garantizado un partido de homenaje. “Todos los ingresos de televisión y publicidad fueron para mí; esos sí son partidos de homenaje. Mi despedida del Real Madrid fue jugando contra el París Saint-Germain el 29 de mayo del 97”.

LA CHILENA CONTRA EL LOGROÑÉS

De los 164 goles que marcó con la platera merengue, Hugo se queda con la chilena que le endilgó al Logroñés en liga. La hizo el 10 de abril de 1988. Ocurrió hace 27 años en el Santiago Bernabéu. “Ha sido el más afamado, el más bonito, el más plástico, el más espectacular. Lo pusieron como el gol más bonito el mundo. Estoy agradecido de que lo hayan valorado. Se ha quedado como uno de los mejores de la historia”.

RÉCORD QUE SOBREVIVIÓ 23 AÑOS

Otras anotaciones tiene en mente: “Los tres que le hice al Oviedo cuando igualé a Telmo Zarra con 38 goles y me dio el ganar la Bota de Oro, conjuntamente con Hristo Stoichkov, él jugando en Bulgaria”.

Durante 23 años, Hugo mantuvo el récord de 38 goles que anotó como merengue en la temporada 1989-90. En enero de 2013, el portugués Ronaldo lo superó con 40 y al año siguiente Messi hizo lo propio con 50.

De algo está seguro: “Ni Pelé ni Cruyff ni Ronaldo ni Messi serán máximos goleadores o lo han sido metiendo todos los goles a un solo toque. Es un récord muy difícil de igualar”.

Del plantel de aquellos tiempos conserva buenas relaciones y amistades. “Me llevo bien con la mayoría, pero más estoy en contacto con Emilio Butragueño, Martín Vázquez, Buyo, Míchel, Sanchís, Chendo y con Fernando Hierro”.

Así cierra la charla Hugo: “Es un privilegio haber jugado en el Real Madrid que ganó más títulos, el mejor de todos los tiempos, el de mayor fama en el mundo. Soy feliz por haber contribuido a su grandeza por los títulos, no por generar dinero”.