White Sox iguala récord de 20 Ks sobre Tigers

CHICAGO -- Los Chicago White Sox llegaron el domingo al partido final de la serie contra los Detroit Tigers con la peor rotación en efectividad de MLB, y la segunda peor marca general. Salieron con un nuevo récord de ponches.

El dominicano Reynaldo López y tres relevistas se combinaron para ponchar a 20 jugadores de Tigers durante la victoria de Chicago por 4-1 en el Guaranteed Rate Field. Con ello, empataron el récord de Grandes Ligas para un juego de nueve entradas.

''La salida de hoy fue una de las mejores de mi carrera, definitivamente'', dijo López a través del intérprete de los White Sox, Billy Russo. ''Todo funcionó perfectamente y me sentí bien''.

López estableció un nuevo récord en su carrera con 14 ponches, mientras que los relevistas Jace Fry, Kelvin Herrera y Álex Colomé poncharon a dos cada uno. López registró 13 de sus ponches con su recta, el total más alto para un lanzador de los White Sox en los últimos 10 años.

''Los ponches, en sí mismos y por sí mismos, para mí son solo una consecuencia, un resultado'', dijo el manager de los White Sox, Rick Rentería. ''Cuando su comando es bueno y se está ejecutando, simplemente te dice que están en el camino correcto en términos de administrar lo que son capaces de hacer''.

De acuerdo con ESPN Stats & Info, los White Sox se convirtieron en el séptimo equipo en registrar 20 ponches en un partido de nueve entradas.

Mientras que los White Sox necesitaban cuatro lanzadores para empatar el récord, el receptor Welington Castillo estaba detrás del plato para los 20 ponches. Se une a Rich Gedman (Boston Red Sox), Bill Haselman (Red Sox), Sandy Martínez (Chicago Cubs), Chris Ianetta (Los Angeles Angels), Wilson Ramos (Washington Nationals) y Christian Vázquez (Red Sox) como los únicos receptores en lograr la hazaña.

''¿Qué puedo decir?'', dijo Castillo dijo. ''No estaba pensando en eso. Estaba realmente concentrado en el juego, haciéndolos ejecutar sus lanzamientos. Creo que otras personas tienen que hablar sobre [el récord]. No me gusta hablar de eso''.

López ponchó a tres en la segunda y sexta entrada y dos en cada uno de sus otros cuatro episodios. Fry, Herrera y Colomé registraron una entrada cada uno, por lo que Chicago ponchó a al menos dos bateadores en las nueve entradas del juego.

Los ponches establecieron un nuevo récord para la franquicia de los White Sox para un juego de cualquier duración, y también empataron la marca del equipo de los Tigers para la mayor cantidad de veces que se poncharon en un partido. Para los White Sox, aunque el récord fue bueno, lo que podría significar para un cuerpo de pitcheo joven que trata de lograr consistencia es aún más importante.

''Es un gran suceso, porque es Grandes Ligas", dijo Rentería. ''Es difícil hacer eso y es difícil ganar un juego en Grandes Ligas. Los felicito por lo que hicieron. Cada uno de los hombres en ese vestuario ahora mismo está muy contento de que haya sucedido hoy, por darnos un oportunidad de ganar un juego de pelota''.