Gareth Bale está listo para convertirse en líder del Real Madrid

Bale ha sido fundamental para el Madrid en el verano y su producción podría dispararse sin CR7. Getty Images

EAST RUTHERFORD -- Siempre es difícil adivinar mucho en la pretemporada, especialmente, una que se ve truncada por jugadores ausentes por vacaciones post Copa del Mundo, muchas horas de viajes en avión y la necesidad de ser consciente de volver a la acción después de pasar muchas semanas fuera. A menudo, el talento joven obtiene la mayor parte del tiempo de juego para mostrar si pertenecen al primer equipo o si van en un préstamo durante la temporada.

Pero un jugador que ha sido fundamental para el verano de Real Madrid es Gareth Bale. Con Cristiano Ronaldo fuera del mapa, buscando nuevos reconocimientos con la Juventus, el galáctico galés permanece con los gigantes españoles, y después de una temporada de especulaciones sobre su futuro, todo parece claro: está aquí para quedarse y está listo para hacer del Real Madrid su equipo.

También es vital que se lo permitan.

Mientras la habilidad incandescente de Marco Asensio, Isco, Luka Modric y Toni Kroos continuará impulsando a Los Blancos hacia adelante en 2018-19, Bale está emergiendo debajo de una nube de lesiones y misterio para mostrar que él debe ser quien esté detrás del volante. El lugar de centro delantero, que actualmente mantiene caliente Karim Benzema, podría ser suyo. Cualquiera de los lugares como extremos están también disponibles. Al parecer, depende de él lo que quiere hacer.

Verlo en la primera mitad de la victoria por 2-1, del martes por la noche, sobre la AS Roma en la International Champions Cup, en la que anotó el primer gol de manera brillante y marcó el segundo con calma, dio la sensación de que las posibilidades para esta temporada recargaron de energía a un jugador que necesitaba urgentemente inspiración.

El primero, después de sólo dos minutos y luego de un retraso de media hora debido al clima inclemente, mostró su habilidad como proveedor de juego. Encontró a Asensio en el lugar correcto con un pase perfectamente ponderado, fue notoria la visión y la habilidad técnica que lo convirtieron en ese jugador que aporta comodidad.

Después vino su turno de anotar: Dani Carvajal envió un balón largo flotado que el internacional galés cazó y una vez que estuvo bajo su control, Bale tuvo confianza de retrasar su zurda para anotar el segundo gol del Real Madrid.

A pesar de que salió al minuto 56, sin hacer gran diferencia en el segundo tiempo, Bale hizo una vez más lo suficiente para darle a su equipo otra victoria y una fluidez en el ataque sumamente necesaria.

Bale jugó un total de 149 minutos en los tres partidos del Real Madrid en la ICC, pero dos goles y una asistencia representan un pulcro resumen de la forma física del jugador que hizo historia en la final de la Champions League, en mayo, contra el Liverpool. Cualquier idea sobre su idoneidad como jugador del Real Madrid debería detenerse más allá de ese punto, pero una fuerte pretemporada después de un verano de descanso, ha demostrado que continúa en esa forma de cambio de juego.

Remarca el potencial infinito de Bale, incluso a los 29 años, el que 21 goles y seis asistencias en 44 apariciones para el Real (todas las competencias) de alguna manera se percibieron como números no suficientemente buenos para las demandas del público del Bernabéu. Tal vez palidezca en comparación con la producción de Ronaldo, pero con el cinco veces ganador del Balón de Oro fuera de la película, uno esperaría que los números de Bale se disparasen.

El historial de lesiones de Bale (se perdió un total 301 días y 63 juegos con el Real Madrid desde 2013, según Transfermarkt) podría amenazar su trayectoria ascendente. Pero después de cinco temporadas sirviendo como un suplente productivo, el escenario está listo para que sea él quien se haga cargo.

Si bien todavía hay una sensación de incertidumbre sobre si el presidente del club, Florentino Pérez, hará algún movimiento a raíz de la abrupta salida de Ronaldo, no debería haber dudas sobre Bale.