Tedesco da la fórmula para que México sea campeón del mundo

ESPN.com.mx

MÉXICO -- Genaro Tedesco, ex futbolista argentino de los años 50 y 60, asegura tener la fórmula para que en un tiempo no muy lejano México sea campeón del mundo y que en Rusia 2018 finalice por lo menos entre las mejores cinco Selecciones Nacionales del planeta. "México no tiene gol y sin goles no se puede ganar. El gol se logra con la práctica, con repetir y repetir, con trabajo y trabajo.

México tiene todo para triunfar, menos gol", es categórico el otrora delantero, quien en 1956 pisó por vez primera nuestro país al ser contratado por el Zacatepec, equipo con el que fue campeón bajo el mando de don Ignacio Trelles. A decir de Tedesco, la fórmula para que el futbol mexicano dé ese paso que todos quieren y trascienda es que cada club cuente por lo menos con dos frontones cerrados, uno para las fuerzas básicas y otro para la Primera División, para que los jugadores practiquen los disparos a gol.

"Entrenar los disparos a gol en un frontón cerrado es la mejor manera de mejorar la técnica individual, que es lo que le falla al jugador mexicano, y patear el balón y anotar", dice sin lugar a dudas, ya que en 60 años de vivir en México ha visto pasar muchas generaciones de futbolistas que sufren el mismo mal.

JUSTINO COMPEÁN NO LLO HA RECIBIDO

"Muchas veces he ido a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) a buscar a Justino Compeán, pero no me recibe. A él quiero decirle sobre esta manera de mejorar la técnica del jugador y así no fallar tanto frente a la portería. Creo que la federación es la indicada para llevar a la práctica esta fórmula que no es nueva, pero que da estupendos resultados. La Selección Nacional puede ser campeona del mundo mejorando este aspecto. Si se empieza a trabajar desde ahora, podría terminar entre los mejores cinco del mundo en Rusia", declara Tedesco, de 80 años, a ESPN.com.mx.

"En el frontón aprendió a patear Hugo Sánchez, quien era un tronco"

-- Genaro Tedesco, ex futbolista argentino de los años 50 y 60

CESARINI, EL INNOVADOR

Fue el técnico italiano-argentino Renato Cesari quien trajo la idea del frontón cerrado a México, cuando dirigió a Pumas de 1962 al 64. Ya sumaba más de 20 años dirigiendo en Argentina. "Cesarini en River Plate tenía un frontón cerrado para los jugadores. Yo de jovencito practicaba en un frontón del Vélez Sarsfield, pero no era cerrado. Acá en Universidad, la directiva no quería ponerlo porque le parecía caro; por ello Cesarini pensaba irse. Al final sí le hicieron caso porque yo también se lo pedí al club. Cesarini decía que aquí había un material humano extraordinario que había que trabajar, pulir".

ASÍ ES EL FRONTÓN

Explica Tedesco que el frontón es un rectángulo de 15 metros de largo por 12 de ancho y 3 de alto, aproximadamente. Las porterías deben estar pintadas en la pared y medir 7 metros 32 centímetros. Cada una de ellas puede estar dividida en 10 o 12 cuadros pintados de colores distintos y numerados para, de tal forma que cuando el jugador patee lo haga en el sitio que le indique el entrenador o él mismo, si practica los disparos en solitario o frente al guardameta. Las partes alrededor de las porterías tienen que ser oscuras.

Calcula que un frontón tiene un costo de medio millón de pesos. "En el frontón aprendió a patear Hugo Sánchez, quien era un tronco.

Terminando el entrenamiento se iba a rematar y mejoró mucho su técnica". Para Tedesco un jugador es capaz de patear a la pared 1000 o 1200 veces en 40 minutos, que a su juicio es lo ideal. "Este ejercicio sirve para que el jugador se vaya a acostumbrando a la portería, a medir las distancias, a saber en dónde debe mandar la pelota; aprende a utilizar las dos piernas, el pecho para bajar el balón y disparar; aprende a tener recursos para tratar el esférico, pero que le pegue con la parte interna del pie. Yo demuestro a Pelé, a Maradona, a quien sea que practicando se agarra técnica individual y luego vas a tirar a donde tú quisiste. Todo se adquiere con la repetición. La práctica hace al maestro".

SE PROPONE COMO INSTRUCTOR

Afirma Tedesco que si la FMF le da la oportunidad, de aquí al Rusia 2018 "le saco jugadores de 30, 40 millones de dólares por cada uno". Asegura que en dos años, un club vería resultados si incluye un frontón cerrado en el trabajo de los jóvenes. "Los jugadores más grandes, con experiencia, podrían hacer esto también, pero no siempre quieren porque creen que ya saben todo.

Tanto el entrenador como el jugador deben sacrificar tiempo para progresar; ¡deben sentir el futbol!", agrega quien también jugara en Pumas, Irapuato y Monterrey.

ÉL ES TEDESCO

Tedesco pensó jugar en México atraído por el glamour de los artistas de la época como María Félix, Arturo de Córdoba, Marga López y Cantinflas. Llegó a los 20 años y aquí se casó con una mexicana de la colonia Condesa: Sarita, quien ya falleció. Procrearon dos hijos: Leonardo David y Genaro Antonio, quienes le han dado tres nietos.

"Tengo un hermano que vive en Buenos Aires y poco lo veo", recalca. Se dice un buen cocinero y a ello se ha dedicado una buena parte de su vida. Hasta hace unos meses tenía un restaurante (Che Genaro's) en la colonia Roma, pero lo traspasó. Hoy se entretiene en casa preparando chimichurri que vende a distintos restaurantes. Así pasa el tiempo y es feliz, aunque lo sería más si pudiera charlar con Justino Compeán -dice- para plantearle su proyecto "que debe surgir de la propia federación. Él y yo trabajamos juntos en relaciones públicas de Pepsi Cola hace mucho tiempo".