El largo idilio de Kobe Bryant con el Barcelona

play
Aficionados se congregan en el Staple Center en honor a Kobe Bryant (1:54)

Mauricio Pedroza narra el sentimiento que se vive en este momento en Los Angeles por el fallecimiento del ex jugador de los Lakers. (1:54)

BARCELONA -- Admirador confeso de Leo Messi, como lo fue también de Ronaldinho y del “estilo” mostrado por el equipo que dirigió Pep Guardiola, Kobe Bryant mantuvo a lo largo de los años una relación de cariño recíproco con el Barcelona, que llegó, en 2015, a ofrecerle la posibilidad de retirarse en el baloncesto europeo con la camiseta azulgrana.

“Cuando el Barcelona mucho tiempo atrás vino a Los Ángeles, Ronaldinho es amigo mío, estaba hablando con Ronaldinho y me dice ‘Mira Kobe te voy a presentar al jugador que va a ser el mejor jugador de todos los tiempos’, ‘¡Pero tú eres el mejor jugador!’ le dije, y ‘no él va a ser mejor y era Lionel Messi”. La frase es del propio Kobe durante una entrevista con ESPN Deportes, en diciembre de 2015, en la que no ahorró elogios para el crack argentino. Y se produjo poco tiempo antes de que, habiendo ya anunciado su retiro de la NBA a la conclusión de la temporada 2015-16, recibiera la propuesta del Barça.

Kobe coincidió con la expedición del Barcelona en la concentración de pretemporada que llevó a cabo en Estados Unidos en el verano de 2006, cuando Ronaldinho le descubrió a Messi, y a partir de ahí entabló no solo una sólida amistad con la estrella brasileña, sino que se sintió atrapado por el club azulgrana y por un estilo de juego que acabó prendándole durante la etapa de Guardiola, a quien conocería años después en otra pretemporada.

En 2007, durante unas vacaciones en Barcelona, asistió a un entrenamiento del equipo azulgrana en el Miniestadi, por sorpresa, y charló con Ronaldinho, trasladándole, además, a Frank Rijkaard, entonces el entrenador, que era uno de sus ídolos de adolescencia al haber jugado en el Milan en la época que su padre, Joe Bryant, había jugado en el Reggio Emilia de Italia.

Derrotado en Barcelona

Cuando en 2010 la NBA programó un partido de pretemporada de los Lakers en Barcelona, frente al Barça, Kobe no ocultó su felicidad. Fue el siete de octubre de aquel año y Bryant descubrió en primera persona la personalidad del equipo azulgrana, que derrotó a los Lakers por 92-88 en el Palau Sant Jordi.

Sus 15 puntos o los 25 de un magnífico Pau Gasol (que regresaba a la que era su casa) no fueron suficientes ante el ánimo de un Barça comandado por Navarro (25) y Pete Mickeal (26), provocando que al final del encuentro el propio Kobe insinuase especulase con un futuro azulgrana. “Quien sabe” reflejó, dejando la puerta abierta, poco ciertamente, a un posible fichaje en la recta final de su carrera por un Barça con el que mantenía ya un idilio personal indiscutible.

“Me encanta el Barcelona. Todo el mundo lo sabe, es mi equipo favorito desde hace mucho tiempo” explicó en 2011, vistiendo la camiseta azulgrana y jugando junto al propio Pep un partido benéfico tras el que proclamó su “fantástica sensación, me siento genial con esta camiseta”, aseverando que la forma de jugar del Barça “siempre me ha gustado porque juega como grupo, todos juntos, con creatividad… Y yo admiro mucho esas virtudes”.

Tal fue así que, en tono de broma, le mandó un recado a los dirigentes del club: “Estoy esperando a que suene el teléfono. Espero que lo haga porque ahora no estoy jugando en ningún equipo y, además, estoy acostumbrado a vivir en el extranjero”. La llamada, claro, no se produjo. En ese momento...

Volvió a coincidir en la pretemporada de 2015, fotografiándose con la plantilla y la Champions (ausente Messi por la disputa de la Copa América) y reconoció su ilusión por asistir a un partido del Barça, aseverando que “nunca he estado en un partido en el Camp Nou y Pau me suele enviar mensajes insistiendo para que vaya. Es algo que tengo pendiente y me hace ilusión: Adoro ver jugar a Messi, Iniesta y a todo el grupo”.

La propuesta

La llamada, la propuesta, llegó finalmente. Fue después de que hubiera grabado un comercial con Leo Messi en el que, aseguró, había quedado prendado de la personalidad del futbolista argentino y durante el fin de semana que participó en su último All-Star, en febrero de 2016, cuando ya había anunciado su decisión de retirarse.

“Sí, me llamaron… Pero no puedo jugar. Si quieren ganar otra vez no puedo jugar con ellos” sentenció entre sonrisas en lo que fue una declaración que no dejó muy clara la veracidad de una oferta que apenas un mes después se confirmaría en Barcelona, en una información publicada por el diario Mundo Deportivo y que no desmintió el club azulgrana.

El Barça, que suspiraba con la remota posibilidad de repescar a Pau Gasol, le ofreció a Kobe la posibilidad de cerrar su carrera en el club durante el verano de 2015 cuando, un año después, cerrase su etapa en los Lakers. Dicha propuesta le ofrecía jugar solamente, si así lo decidía, los partidos de la Euroliga para tener la oportunidad de recibir homenajes en las canchas más importantes de Europa (Moscú, Atenas, Estambul, Kaunas, Tel Aviv… Incluso Madrid), además de los que se jugasen en Barcelona y los que quisiera de la Liga ACB en España.

El jugador rechazó la oferta argumentando que no se veía en las mejores condiciones físicas para despedirse a la altura que le demandaba la aventura y que no queriendo defraudar a nadie no podía aceptar.