Pasando el micrófono: Francisco Lindor, Bryce Harper hablan en Sunday Night Baseball

play
Francisco Lindor honra sus raíces con su calzado deportivo (3:44)

El campocorto puertorriqueño de los New York Mets es el único atleta latino en Estados Unidos con su línea de calzado deportivo, tras firmar un acuerdo con la firma de indumentaria deportiva New Balance. (3:44)

Esta temporada, un jugador diferente de la MLB, desde Enrique Hernandez hasta Ozzie Albies, Bryce Harper y muchos más, usa un micrófono durante cada juego de Sunday Night Baseball para hablar con el equipo de transmisión de ESPN. Con sus turnos en el centro de atención, las estrellas jóvenes más brillantes de la MLB han opinado sobre el juego, sus vidas y sus compañeros de equipo. Aquí, recopilaremos las mejores historias salidas de estas charlas y las reflexiones detrás de escena del personal de producción y los propios jugadores.

1° mayo: Francisco Lindor

Francisco Lindor está rodeado de algunos muchachos nuevos en el camerino de los Mets. Eduardo Escobar, el hablador y enérgico tercera base del equipo, ocupa el casillero a la izquierda de Lindor, y a su derecha, se ha acomodado Max Scherzer. "Tenemos un muy buen grupo de muchachos", dijo Lindor durante el fin de semana. "Realmente me gusta nuestro grupo de muchachos".

La dirección de los Mets quería rodear a Lindor con más apoyo, más jugadores veteranos que pudieran compartir con él la producción y la carga de los medios, y Lindor parece más cómodo en su segundo año con el equipo. A principios de la temporada se corrió la voz de que estaría feliz de usar el micrófono en Sunday Night Baseball, lo cual tiene sentido: durante los juegos, aparentemente está en conversación constante con quienes lo rodean. Lindor ofreció un informe de exploración sobre qué tan conversadores son los jugadores de Phillies. Bryce Harper, dijo, siempre saluda, pero generalmente es bastante callado mientras está en las bases. JT Realmuto habla un poco. Rhys Hoskins es un primera base, por lo que es un hablador. Jean Segura tiene mucho que decir.

Durante su tiempo con el micrófono, Lindor también lo hizo. Explicó todos los gritos y gestos que estaba haciendo a los otros fildeadores de los Mets, sobre el colorido extraño del cielo, que podría dificultar ver la pelota. Habló de cómo Buck Showalter, el nuevo mánager de los Mets, tiene unas "25 expresiones diferentes". Explicó que no puedes hablar con Scherzer cuando está lanzando. Se burló de su compañero de equipo Luis Guillorme, y luego capturó una pelota bateada a 102 mph para convertirla en una jugada de doble matanza, para alivio de los locutores y el equipo de producción por igual.

Todos podían imaginar lo que se podría decir si hubiera cometido un error, que Lindor estaba "distraído" con el micrófono, y Lindor también podía decirlo. Con un poco de risa, reconoció ante Karl Ravech, Eduardo Pérez y David Cone que estaba "temblando", sabiendo que tenía que agarrar la pelota y hacer la jugada en esas circunstancias. Y si Lindor tiene aún más que decir después de la victoria del domingo por la noche, no puedes culparlo. Ha tenido un buen comienzo, bateando .282 con un OPS+ ajustado de 154, y los Mets son el único equipo de béisbol en ganar cada una de sus primeras siete series.

24 de abril: Bryce Harper

Era la parte baja de la novena entrada en el Sunday Night Baseball, y los Phillies, perdiendo 1-0, se habían dejado cantar los últimos strikes (la interpretación de los strikes del árbitro Ángel Hernández, de todos modos). Pero desde el medio del banquillo de Philadelphia, Harper tenía asuntos pendientes fuera del campo. Pidió específicamente que le restauraran el auricular y el micrófono para despedirse genialmente de su extensa conversación con los locutores de ESPN.

El turno de Harper con el micrófono había comenzado en la tercera entrada, hasta que tuvo que prepararse para un posible turno al bate. Luego continuó en la cuarta entrada, la quinta, durante gran parte del resto del juego, hablando sobre su décimo aniversario como jugador de Grandes Ligas, los desafíos de servir como bateador designado, ser padre y cómo prefirió hacer frente a la evolución de la zona de strike que Hernández cantaba en el juego Brewers-Phillies el domingo. Durante dos horas, compartió la alegría de su oficio con los fanáticos del béisbol.

Que Harper fuera generoso con su tiempo en el micrófono en vivo no fue una sorpresa para nadie en ESPN, debido a su historial con la tecnología relativamente nueva. En medio de la sombría temporada de COVID-19 de 60 juegos de 2020, Harper acordó hablar con los locutores de Sunday Night durante un juego contra los Braves, en la media entrada después de que Atlanta anotara 10 carreras a sus Phillies.

A pesar de la paliza unilateral, y las reglas no escritas de la vieja escuela sobre cómo los jugadores deben manejar ese tipo de situaciones, Harper se unió a la transmisión y habló alegremente sobre cómo los Phillies solo necesitaban anotar una carrera en una entrada para volver el juego, el comienzo de una discusión que se prolongó durante la mayor parte de esa noche. En un momento, el auricular de Harper se desprendió cuando se golpeó contra la pared del jardín en Citizens Bank Park mientras hacía una jugada, pero después de una entrada de mirar alrededor en la zona de advertencia, Harper encontró el dispositivo auditivo y continuó conversando. Estuvo muy por encima y más allá de las expectativas de cualquiera.

"Pensé que era una buena oportunidad para hacerlo", recordó Harper durante el fin de semana. "Fue en un año de COVID, cuando el mundo estaba un poco al revés. Estaba tratando de sacar lo mejor de eso, divertirme un poco".

17 de abril: Ozzie Albies

10 de abril: Kike Hernández