Los San Diego Padres brillan, mientras esperan por Manny Machado y Fernando Tatis

Los San Diego Padres han hecho un gran trabajo en la primera mitad de la temporada al mantenerse cerca de los súper favoritos Los Angeles Dodgers en la punta de la división oeste de la Liga Nacional, sin haber tenido ni por un día al estelar torpedero Fernando Tatis Jr.

San Diego entró a la actividad del sábado 25 de junio con marca de 45-28, la tercera mejor de la Liga Nacional, a un juego de los Dodgers (44-25) en la división y con cinco juegos de ventaja en la primera plaza Wild Card.

El conjunto que dirige Bob Melvin nunca ha estado por debajo de .500 y por la mayor parte de la temporada ha estado en primer lugar o a una distancia no mayor de un juego.

Pero es poco probable que los frailes emulen semejante desempeño en lo adelante si, además de no saber cuándo debutará Tatis, se alarga la ausencia del antesalista Manny Machado.

Tatis y Machado no solamente son los dos mejores peloteros en la nómina de San Diego, y de los principales de ambas ligas mayores, sino que además, los contratos garantizados de la pareja suman la astronómica cifra de $641 millones.

Con Tatis fuera desde los entrenamientos primaverales por una operación en la muñeca izquierda, Machado cargó el equipo sobre sus hombros desde el día inaugural, hasta que sufrió una aparatosa y fea lesión en su tobillo izquierdo el domingo 18, durante un partido contra los Colorado Rockies.

Inicialmente se temió que el jugador tuviera que visitar el quirófano, pero asombrosamente, el pelotero que está cerca de cumplir 39 años, ni siquiera fue a la lista de lesionados y, aparentemente, está muy cerca de regresar a juego.

"Sigue progresando, ya sabes, después de un poco de carga de trabajo que no había tenido en mucho tiempo, ayer se sintió bastante bien", dijo Melvin antes del partido del viernes.

"Sigue siendo un asunto de ´día a día´ con él. Así que salió bastante bien. Desde el principio, ha sido increíble verlo en realidad, ya sabes, jugando un poco a atrapar y correr y balanceando el bate. No vamos a tener prisa con él", agregó Melvin.

Machado, quien lidera a San Diego en bateo (.328), OBP (.400), Slugging (.545), OPS (.945), hits (83), jonrones (12), carreras (48), remolques (46) y robos (7), es uno de los principales candidatos de la liga al premio Jugador Más Valioso. El antesalista lidera a todos los jugadores de Grandes Ligas en WAR (4.8), de acuerdo a la versión de Fangraphs.

Ninguno de sus compañeros posee un porcentaje de OPS por encima de .764 y San Diego es número 17 del béisbol, con .705. En contraste, el pitcheo (quinto en MLB con 3.41 de efectividad) ha elevado su desempeño para disminuir las consecuencias de la falta de ofensiva.

Melvin dijo que no descarta que Machado pudiera regresar en el fin de semana, con un turno como emergente o algo parecido, pero la proyección más realista lo ubica retornando en la serie frente a los Diamondbacks de Arizona, que arranca el martes.

"Quiero decir, potencialmente, supongo que podría salir de la banca, pero todavía estamos mirando su pie, uno pensaría que sería exagerado, pero él está bateando en la jaula y está haciendo algo de actividad de béisbol", sostuvo Melvin.

Cuando Tatis fue operado el 16 de marzo, los Padres dijeron que el proceso de recuperación tardaría tres meses. Pero esa fecha pasó sin que el jugador recibiera autorización de los médicos para hacer swing de manera regular, el último paso para poder tener una idea del tiempo que le faltaría para regresar a la alineación.

El jugador de 23 años sigue participando en ejercicios físicos y defensivos y hasta comenzó a agarrar un bate, pero sin enfrentar lanzadores.

"Cada día me siento un poco mejor. Obviamente, estamos progresando día a día", expresó Tatis a mediados de semana.

En sus primeras tres temporadas en las ligas mayores, Tatis quedó tercero en la carrera por el Novato del Año en 2019 y en cuarto y tercer puestos en la votación del Jugador Más Valioso en los dos siguientes.

El año pasado perdió 32 juegos por diferentes lesiones, pero igual bateó .282 con 25 robos, 99 anotadas, 97 impulsadas y encabezó la liga con 42 jonrones.

En resumen, para San Diego tener una genuina oportunidad de conquistar su primer título divisional desde el 2006 o al menos de mantener su actual porcentaje de .616, necesita a Machado y a Tatis en el campo.

En el peor de los casos, podría apañárselas por un tiempo sin uno de los dos, pero no sin ambos.