'Él merece cada segundo' de este recibimiento: Adentrándonos en el emotivo regreso de Freddie Freeman a Atlanta

play
Las lágrimas de Freddie Freeman al volver a Atlanta (0:53)

El primera base de los Dodgers regresó a la que había sido su única casa en Grandes Ligas. (0:53)

ATLANTA -- Freddie Freeman las contó.

"Catorce camisetas con el número 5 de Freeman", dijo, luego enterró su rostro en su toalla nuevamente, sus mejillas enrojeciendo y sus ojos llorosos. Freeman vio las camisetas mientras conducía hacia Truist Park en Atlanta el viernes por la tarde. Verlas marcó la segunda vez, de muchas, muchas otras, que sus emociones lo abrumarían.

La primera había ocurrido aproximadamente una hora antes, alrededor del mediodía, cuando Freeman llevó a su hijo de 5 años, Charlie, a Cupanion's, el café que visitó religiosamente para su "Freddie Omelet" antes del juego, que le alegró saber que todavía estaba disponible.

"Había alrededor de nueve personas allí, y todos se pusieron de pie y comenzaron a aplaudir", dijo Freeman, y luego casi se pierde de nuevo, presionando la toalla contra su nariz para reprimir otro llanto.

El resto del día fue un torbellino lleno de emociones para el ex ícono de los Atlanta Braves y actual primera base de Los Angeles Dodgers. Freeman luchó por contener las lágrimas durante una conferencia de prensa previa al juego que comenzó con él alejándose para recuperarse y apenas pudo contenerse para la ceremonia que se realizó en su honor momentos antes del primer lanzamiento del viernes. Un video tributo de tres minutos se reprodujo en la pantalla grande en el jardín central, lo que provocó una estridente ovación que culminó con un cálido abrazo del mánager de los Braves, Brian Snitker, quien esperaba cerca del montículo del lanzador con el anillo de la Serie Mundial que Freeman solo quería recibir en Atlanta.

Snitker palmeó repetidamente a Freeman en la espalda y le imploró que se relajara, lo que en ese momento parecía imposible.

"Snit siendo Snit", dijo Freeman más tarde. "Es un hombre del que estoy muy agradecido. Hemos tenido muchas conversaciones en los últimos meses".

Hace 102 días que Snitker se sentó en su condominio de entrenamiento de primavera en North Port, Florida, mientras circulaba la noticia de que los Braves habían adquirido un nuevo primera base en Matt Olson. La mente de Snitker inmediatamente se dirigió a Freeman, quien no quería nada más que regresar a la organización que lo seleccionó 15 años antes. Sabía que estaría devastado.

"Le dije a mi esposa: 'Voy a esperar y llamar'", recordó Snitker. "Y luego es como, 'No, al diablo con eso, voy a llamar ahora mismo'".

Freeman ha pasado estos más de tres meses navegando por el impacto de los eventos que lo dejaron luchando para unirse a un nuevo equipo cuatro meses después de que finalmente ganó una Serie Mundial con la organización en la que creció. Las emociones aún estaban crudas cuando los Braves visitaron Los Angeles a mediados de abril, pero incluso entonces Freeman pensaba en el futuro para este fin de semana: cómo se vería el anillo, cómo responderían los fanáticos y cómo lo procesaría todo.

Y, sin embargo, nada podía realmente prepararlo.

Los ojos de Freeman estaban hinchados y llorosos cuando regresó, anillo en mano, al lado de la tercera base para dirigirse a una multitud que llenó al tope el estadio. Cuando llegó a batear en la parte alta de la primera entrada momentos después, sus piernas, dijo, se entumecieron. El organista de Truist Park le dio la bienvenida con "We Are The Champions", y los fanáticos se levantaron en agradecimiento una vez más. En un momento, Freeman se paró justo afuera de la caja de bateo con el casco en las manos y miró a lo lejos, tomándose un momento para absorberlo todo.

La ovación duró más de un minuto.

"Él mereció cada segundo de este homenaje", dijo el lanzador abridor de los Braves, Ian Anderson.

La historia de los Braves se remonta a la década de 1870 y, sin embargo, solo cinco jugadores han acumulado más jonrones, carreras impulsadas y extrabases que Freeman. Su línea ofensiva de .294/.380/.505, acumuló 226 jonrones y promedió 147 juegos en sus primeras 10 temporadas completas de 2011 a 2019, un período que abarcó dos ventanas donde fueron contendientes y una reconstrucción prolongada. Pero sus mayores triunfos ocurrieron en los últimos dos años, cuando ganó un MVP después de la temporada acortada por COVID en 2020 y cuando llevó a los Braves a una carrera improbable al final de la temporada hacia el campeonato en 2021. El año pasado, Freeman bateó .332 /.407/.520 durante la segunda mitad de la temporada regular, luego .304/.420/.625 durante los playoffs.

Al final, se unió a Hank Aaron, Chipper Jones y Johnny Evers, quienes jugaron a principios del siglo XX, como los únicos jugadores en la historia de la franquicia que ganaron un MVP y un campeonato.

"Él consolidó un legado aquí, hombre, y es muy raro que ese tipo de cosas sucedan", dijo Dansby Swanson, buen amigo de Freeman y compañero de equipo desde hace mucho tiempo. "A veces no aprecias a los jugadores y lo que pueden lograr hasta que ya no están allí".


La posesión más preciada dentro del sótano de Matt Klug en el norte de Georgia es un bate Marucci negro que una vez perteneció a Freddie Freeman. Fue entregado en mano por el propio Freeman hace cuatro veranos con un mensaje que, en palabras de Klug, "cambió la trayectoria de toda mi vida".

Recuerda siempre los buenos momentos y mantente fuerte.

"Eso es algo de lo que literalmente nunca me desharé", dijo Klug, que ahora tiene 21 años. "Si es el fin del mundo, lo llevaré conmigo pase lo que pase".

En noviembre de 2016, Klug había perdido a su madre por una enfermedad pulmonar. Perdió a su padre por cáncer 12 meses después, a la mitad de su último año de secundaria. Pero Klug, un fanático acérrimo de los Braves, encontró fuerza en la forma en que su jugador favorito perseveró después de perder a su madre por un melanoma a la edad de 10 años, utilizando el viaje de Freeman como motivación para jugar su última temporada de béisbol en la escuela secundaria. Su historia comenzó a ganar terreno, lo suficiente como para que los Chicago White Sox lo seleccionaran en la ronda 38 del draft de 2018 como un gesto de buena voluntad. Los Braves se enteraron de la historia de Krug y, el 22 de junio, organizaron el encuentro que lo colocó en un nuevo camino.

Más tarde ese otoño, Klug inició una organización benéfica llamada November Smiles para ayudar a los niños a sobrellevar la pérdida de sus padres llevándolos a los juegos de los Braves, llevándolos de compras para el regreso a la escuela, ayudándolos a comprar comestibles y brindándoles una voz. Y si no fuera por su breve reunión con Freeman, Klug cree que la organización, que ha ayudado a unos 50 niños en algún lugar de algún vecindario, no existiría.

"No importa dónde juegue", dijo Klug, "ese es mi jugador favorito".

Para muchos otros fanáticos de los Braves, no es tan simple.

Grant McAuley, quien ha cubierto a los Braves durante aproximadamente una década y actualmente trabaja para una de las estaciones de radio locales de deportes, 92.9 The Game, escuchó la reacción de los fanáticos que cubre todo el espectro en los últimos meses. Hay quienes no pueden perdonar a Freeman por unirse a su rival más feroz y quienes están felices de que ahora juegue sus partidos en casa más cerca de donde creció. Aquellos que culpan a la oficina principal por no ofrecer lo suficiente, culpan al jugador por ser demasiado codicioso y culpan al agente por manejarlo mal. Aquellos que piensan que los Braves estarán mejor con Matt Olson, y aquellos que temen que nunca volverán a ser los mismos.

Sin embargo, cuando los Dodgers llegaron a la ciudad, la tensión se había enfriado notablemente. La reciente racha ganadora de 14 juegos de los Braves, que los llevó de nuevo a una carrera por la división con los New York Mets, ayudó. También lo hizo el tiempo.

"Simplemente creo que hay un nervio en carne viva que está amortiguado", dijo Chris Dimino, locutor de radio en 680 The Fan, que ha trabajado en el mercado de Atlanta durante casi 30 años. "Estuvo expuesto por un tiempo, y fue un tema realmente candente y deslumbrante en esta ciudad, donde la gente estaba molesta. Y estaba en ambos lados. La gente simplemente estaba molesta. Creo que eso se calmó".

Aproximadamente una hora antes del comienzo del juego del viernes, Freeman estuvo en territorio de foul en el lado de la primera base durante 10 minutos, firmando para los jóvenes fanáticos que se habían alineado a lo largo del territorio de foul. Luego corrió al otro lado e hizo lo mismo con los del lado de la tercera base. "Estoy tratando de hacer todo lo que puedo porque ellos hicieron mucho por mí", dijo.

Eso fue justo cuando llegó Klug. Encontró su asiento en la Sección 426, detrás del plato en el nivel superior del estadio, y estaba encantado de ver tantas camisetas de Freeman rodeándolo. Klug pasó las últimas semanas preocupado de que una mezcla de abucheos se infiltrara en la recepción de Freeman, pero su sección, y la mayoría de una multitud de 42,105, comenzó con ese familiar canto de "¡Fre-ddie!" tan pronto como Freeman salió del banquillo el viernes por la tarde.

Recordaron cómo pasó de ser un niño regordete con un buen swing a una estrella en ascenso que eclipsó a Jason Heyward, el prospecto más brillante de la organización. Cómo fue el único que sobrevivió a la venta forzosa que tuvo lugar después de la temporada 2014 y evolucionó como líder a partir de entonces. Cómo marcó la pauta para una serie de cuatro títulos divisionales consecutivos. Cómo bateó cada pelota donde fuera lanzada, cómo capturó cada roletazo y cómo apenas se tomó días libres. Cómo abrazó, cómo sonrió y cómo lloró.

"Creo que el No. 5 debería quedarse en Atlanta para siempre, sin importar cómo terminó su carrera con los Braves", dijo Klug. "Creo que lo que hizo mientras estuvo aquí compensa con creces que se fuera".


Jeff Francoeur pasó la mitad de su carrera de 12 años en las Grandes Ligas con los Braves. Cuando jugó junto a Freeman en 2016, los dos entablaron una rápida amistad. Y cuando Francoeur viajó a Los Angeles el 19 de abril como parte de sus deberes de transmisión para TBS, se aseguró de ver a Freeman. Vio a un hombre que aún absorbía el impacto de jugar en otro lugar, que aún procesaba cómo todo se derrumbó tan rápido, que aún buscaba un camino a seguir.

Francoeur dijo que una "tormenta perfecta" de eventos hizo que Freeman no regresara a los Braves. Si la temporada 2020 sin fanáticos y afectada por el COVID no hubiera llevado a los propietarios de los Braves a reducir el gasto, o si el cierre patronal de 99 días no hubiera impedido que los equipos y jugadores se comunicaran entre ellos durante la última temporada baja, Francoeur cree que Freeman sería un jugador de Braves hoy. Cuando vio por primera vez a Freeman en Dodger Blue, lo atribuyó al destino.

"Le dije: 'Hay una razón por la que estás aquí, hombre'", recordó Francoeur.

Freeman todavía está notablemente enojado por cómo se desarrollaron las negociaciones, aunque ha optado por no hacer públicos los detalles. El 12 de marzo, poco después de que se levantara el cierre patronal del béisbol, el agente de Freeman, Casey Close, le presentó al gerente general de los Braves, Alex Anthopoulos, dos ofertas agresivas y le dio una hora para responder, según un informe de Buster Olney de ESPN. Anthopoulos lo interpretó como un escenario de tómalo o déjalo. Dos días después, los Braves enviaron un paquete de prospectos a los Oakland Athletics a cambio de Matt Olson. Tres días después de eso, Freeman firmó un contrato de seis años y $126 millones con los Dodgers.

Personas cercanas a Freeman se han preguntado desde entonces por qué no tomó más control de las negociaciones. No quería irse, y sus demandas reales no estaban tan alejadas de la mejor oferta de los Braves, que, como informó Olney, alcanzó los $140 millones en cinco años, entonces, ¿por qué no se puso al teléfono? con Anthopoulos y resolverlo todo? ¿Por qué Anthopoulos no eliminó al intermediario y se acercó a él mismo?

Parece que hay culpa en todas partes, pero Freeman está haciendo todo lo posible para dejarlo atrás.

"Si piensas en el pasado, solo afectará tu felicidad en el presente y en el futuro", dijo Freeman después del partido del viernes. "Eso es lo que hemos decidido. No puedes cambiar nada de lo que sucedió. Todo lo que puedes hacer es aprender de tus experiencias, y definitivamente he aprendido mucho. Creo que algunos de ustedes saben exactamente de lo que estoy hablando; yo simplemente no voy a ser alguien que esté entre comillas diciendo todo lo que necesito decir en este momento. Solo estoy tratando de seguir adelante".

Ha quedado claro en los últimos tres meses que Freeman se preocupa profundamente por su legado en Atlanta y es extremadamente sensible a lo que los fanáticos del béisbol aquí piensan de él. Es por eso que muchos de sus allegados esperaban que la recepción del viernes fuera cálida.

"Si lo abuchean, eso lo lastimará", dijo un veterano entrenador de los Braves a principios de esta semana. "Eso realmente va a doler".

A medida que avanzaba el fin de semana, a menudo parecía que los fanáticos de los Braves estaban procesando esto un poco más fácilmente que Freeman. La apatía saludó a Freeman antes de cualquier otra aparición en el plato el viernes y el sábado, excepto en la séptima entrada del sábado, cuando las bases estaban llenas con dos outs y los Dodgers perdían por una carrera. En ese momento, la multitud -que también llenó el estadio a máxima capacidad- comenzó a abuchear. Y cuando Freeman se ponchó, vitorearon, tratándolo de la misma manera que lo harían con cualquier otro jugador de un rival feroz.

Hay muchos fanáticos de los Braves que parecen haber seguido adelante, quizás contentos con un nuevo primera base que tiene un talento similar y cuatro años menos. Freeman, creen algunos, todavía parece tener problemas con todo.

Tal vez solo necesita sacar esta serie del camino.

O tal vez una parte de él todavía está en otro lugar. "Cuando todo se asiente, sigo creyendo con todo mi corazón que Freddie volverá aquí y terminará su último año aquí", dijo Franceour. "Realmente lo creo".