El puertorriqueño Willie Hernández, ganador del MVP y Cy Young en 1984 con los Tigers, fallece a los 69 años

play
Con la llegada de Joe Espada, son latinos el 20% de los managers de Grandes Ligas (1:30)

Enrique Rojas habla del significado de un nuevo manager hispano tenga la labor de manejador. (1:30)

Guillermo "Willie" Hernández, quien ganó los premios de Jugador Más Valioso y Cy Young de la Liga Americana después de llevar a Detroit al campeonato de la Serie Mundial de 1984, falleció a los 69 años.


El antiguo lanzador Guillermo “Willie” Hernández falleció el lunes a los 69 años de edad debido a varios problemas de salud, informaron los Detroit Tigers, equipo con el cual el puertorriqueño brilló en las Grandes Ligas.

“Los Tigres están profundamente entristecidos al enterarse del fallecimiento de Guillermo Hernández”, dijo el club en un comunicado el martes.

Willie fue un gran compañero de equipo y lamento muchísimo saber la noticia de su fallecimiento. Nunca olvidaré la celebración de nuestro equipo en el montículo después de que lograra el out final de la Serie Mundial de 1984”, dijo el ex torpedero y manager de los Tigers, Alan Trammell.

“Siempre será recordado como un campeón de la Serie Mundial. Mis pensamientos y oraciones están con su familia", agregó el miembro del Salón de la Fama.

En 13 temporadas en las ligas mayores, entre 1977 y 1989, Hernández tuvo marca de 70-63 con efectividad de 3.38 y 147 salvamentos en 1,044 entradas con los Chicago Cubs, Philadelphia Phillies y Tigers.

Su temporada de 1984 está en los libros de récords del béisbol. El derecho tuvo foja de 9-3, efectividad de 1.92, encabezó su liga en apariciones (80) y juegos finalizados (68) y laboró 140.1 innings. Su actuación le sirvió para ganar los premios Cy Young y Jugador Más Valioso de la Liga Americana, el único lanzador latino que lo ha logrado, y ayudó a Detroit a ganar la Serie Mundial.

Hernández se convirtió en apenas el tercer jugador en ganar los honores de MVP, el premio Cy Young y la Serie Mundial en la misma temporada, uniéndose a Sandy Koufax (1963) y Denny McLain (1968).

En esa y las siguientes dos temporadas, el nativo de Aguada fue convocado al Juego de Estrellas de Grandes Ligas.

“Nuestros pensamientos están con la familia Hernández, sus amigos y compañeros de equipo”, dijo Detroit en su comunicado.

Guillermo fue un hermano para mí, fue con quien más me compenetré en mis días con los Tigers, tanto así que mi familia siempre fue muy cercana a la suya después de haber jugado juntos”, dijo el ex pelotero cubano, y actual comentarista del club, Bárbaro Garbey.

“Es una gran pérdida para la familia beisbolera, él fue el compañero que todo el mundo siempre quiso tener. Me siento afortunado de haber podido contar con sus consejos y su apoyo. Le envío mi más sincero pésame a sus familiares, los tengo presentes en mis pensamientos y le pido a Dios que lo tenga en la gloria”, agregó Garbey.