Mexicanos consagrados en MLB viven un año de transición

ESPN Digital

Los peloteros mexicanos consolidados viven una clara transición en el béisbol de Grandes Ligas, tal y como lo demuestran el cambio de franquicias que tuvieron algunos de ellos para la temporada 2017 de la MLB.

En el último año se presentaron los debuts de peloteros como Julio Urías, Luis Cessa y César Vargas y, de acuerdo a los especialistas, es probable que al menos un par vivan su debut en la Gran Carpa en la campaña que está por iniciar, como es el caso de Alex Verdugo con los Dodgers de Los Angeles.

Uno de los principales temas a destacar durante la temporada baja surgió desde el campamento de los Azulejos de Toronto cuando John Gibbons designó al sonorense Marco Estrada para el juego inaugural de la novena canadiense, dejando en claro que sus grandes actuaciones y paciencia, tras el paso por los Cerveceros de Milwaukee, tuvieron su recompensa.

Estrada ha sido alabado por el control de sus lanzamientos e inclusive algunos especialistas han considerado que tiene el mejor cambio entre su repertorio en las Grandes Ligas, situación por la que recibió una invitación para el Juego de Estrellas en 2016.

En la misma novena figura Roberto Osuna, quien apenas con dos años en el circuito se ha consolidado como uno de los cerradores más respetados gracias a sus 56 rescates, lo que ya lo ubica en la tercera posición de todos los tiempos en este departamento, mismo que lidera Joakim Soria, quien busca 'resucitar' con los Reales de Kansas City.

Pero uno de los puntos principales en la presente campaña es la cantidad de pitchers mexicanos que cambiaron de franquicia como el regiomontano Jorge de la Rosa, quien pasó de ser pieza fundamental en la rotación de los Rockies de Colorado a luchar por mantener el puesto con los Diamondbacks de Arizona, donde logró hacer el roster de 40 jugadores, pero todo indica que iniciará en el bullpen detrás de Zack Greinke, Patrick Corbin, Taijuan Walker, Robbie Ray y Shelby Miller.

El tamaulipeco Jaime García también cambió de franela. Después de ocho años con los Cardenales de St. Louis, mismos en los que lidió con varias lesiones, ahora estrenará casa y parque con los Bravos de Atlanta, novena que se encuentra en franca reconstrucción bajo el mando de Brian Snitker, pero que cuenta con brazos veteranos como el de Bartolo Colón y R.A. Dickey.

El último de los peloteros mexicanos que tuvo que cambiar de residencia es Yovani Gallardo, quien ahora defenderá a los Marineros de Seattle, marcando su tercera franquicia diferente en el mismo numero de años tras militar con los Rangers de Texas y los Orioles de Baltimore después de ocho temporadas con los Cerveceros de Milwaukee.

El michoacano es considerado como el quinto abridor en la rotación y una serie de salidas desafortunadas podrían relegarlo a labores de bullpen.