¿Real o no? Charlie Culberson, un verdadero rey del drama

Charlie Culberson celebra con Ender Inciarte luego de pegar el jonrón de la victoria de Bravos al dejar tendidos a los Mets. AP Photo/John Bazemore

La última vez que vimos a Charlie Culberson, conectó jonrón para los Dodgers de Los Ángeles en la undécima entrada del Juego 2 de la Serie Mundial, y atrajo los reflectores de algunos jugadores de los Astros de Houston por celebrar demasiado, considerando que el batazo dejó a su equipo abajo por una carrera.

Bueno, ahora Culberson puede celebrar esto:

Con otro jonrón que puso final a la victoria de 4-3 de los Bravos de Atlanta en el primer juego de una doble cartelera fue una puñalada para los Mets de Nueva York, después de que Devin Mesoraco pegara jonrón que dio la ventaja en la parte alta de la novena entrada. En el proceso, los Bravos ganaron en una apertura de Jacob deGrom, de Nueva York, uno de los mejores lanzadores en activo, para mejorar a 6-1 su marca contra los Mets en 2018 y mantener su corta ventaja en el Este de la Liga Nacional. De hecho, Atlanta ganó juegos en aperturas de Chris Sale y deGrom en días consecutivos.

Aquí hay un hecho notable sobre Culberson: tiene solo siete jonrones en su carrera en temporada regular y tres de ellos han sido para dejar en el campo al rival. Pegó el jonrón de los Dodgers en la décima entrada en el último partido de Vin Scully en 2016. Y bateó uno para los Rockies --contra los Mets-- en 2014; ese, como el del lunes, fue un batazo de dos carreras como emergente. Para poner las hazañas de Culberson en perspectiva, Norm Cash conectó 377 jonrones sin lograr uno que acabara un partido, y José Bautista es el líder activo con 333 jonrones sin un 'walk-off (vía Elías).

De hecho, los dos jonrones de Culberson para terminar un partido como emergente igualaron un récord en Grandes Ligas: Jason Giambi, Olmedo Sáenz, Kirk Gibson, Roger Freed y Marv Throneberry también lo lograron (aunque los dos de Gibson no incluyen su más famoso jonrón contra Dennis Eckersley en la Serie Mundial).

Este juego es lo que yo llamaría una victoria de ''profundidad'' para los Bravos, el tipo de juego en que los equipos de primer lugar encuentran la manera de ganar a veces durante toda la temporada. Culberson salió de la banca para dar su jonrón. Max Fried hizo su primera apertura en 2018 y mantuvo el juego cerrado con dos carreras permitidas en cinco entradas. Jesse Biddle lanzó dos entradas sin anotación en relevo.

La profundidad de los Bravos será probada al ingresar Ronald Acuña Jr a la lista de lesionados con un esguince leve de ACL en su rodilla izquierda, que se lastimó cuando se golpeó la pierna después de correr más allá de la primera base cuando pegó un roletazo el domingo en Boston. Inicialmente, la lesión parecía grave después de que las repeticiones mostraron un mal giro cuando su pie se plantó en la tierra. Con Acuña Jr fuera, Preston Tucker debería estar la mayoría del tiempo en el jardín izquierdo, Culberson ha jugado pocas entradas y Dustin Peterson fue convocado para completar el roster.

La profundidad es una supuesta debilidad de los Bravos, tanto en jugadores de posición como en el bullpen. Esta es una gran semana, ya que reciben a los Mets, luego a los Nacionales de Washington para cuatro juegos, así que veremos cuánto más entra en juego esa profundidad.

Controversial barrida de Rizzo: Esto sucedió en la victoria de 7-0 de los Cachorros de Chicago sobre los Piratas de Pittsburgh:

Jesse Rogers tiene todas las consecuencias aquí, con el manager de los Piratas, Clint Hurdle, llamándolo ''cacería abierta'' para los receptores. Joe Maddon lo llamó una ''jugada perfecta'' de Rizzo. La decisión oficial fue que es una barrida limpia. Estoy de acuerdo con muchos en Twitter que lo calificaron de juego sucio, ya que el receptor Elías Díaz está más expuesto a ese tipo de juego. (Sin mencionar, estaba 3-0 el juego en la octava entrada en ese momento).

Mientras que Diaz terminó quedándose en el juego, me recordó una jugada en los entrenamientos de primavera de años atrás, cuando Bill Spiers, de los Cerveceros de Milwaukee, se barrió sobre el receptor de Marineros de Seattle, Dave Valle, saliendo Valle gravemente lesionado en la jugada. Esa barrida llevó a un par de años de mala sangre entre los Marineros y los Cerveceros, lo que llevó a una pelea clásica de todos los tiempos:

El punto: hay una buena posibilidad de que los Piratas persigan a los Cachorros, dada la naturaleza del juego y la rivalidad en la División Central de la Liga Nacional. Todos sabemos que a Maddon no le gustaría que esto le sucediera a su equipo y casi seguro que tomaría represalias. Rizzo deberá esperar algo un poco adentro el martes.

Subestimado Gio González lanza una joya: Hablando de los Nacionales, donde estarían sin Gio González, quien lanzó 7 entradas en blanco en un triunfo 7-0 sobre los Orioles de Baltimore. Mejoró a 6-2 con una efectividad de 2.10, ocupando el tercer lugar en la Liga Nacional en ERA. González silenciosamente tuvo un excelente 2017, marcando 15-9 con efectividad de 2.96, aunque la temporada fue ignorada porque (A) Max Scherzer ganó el Premio Cy Young, (B) Stephen Strasburg fue el mejor lanzador de la liga en los últimos dos meses y (C) resto de estadísticas de González no eran tan impresionantes como su ERA.

González ha tenido una carrera muy subestimada. Una cosa que me gusta decir es que la mitad de ser un lanzador de Grandes Ligas exitoso es solo mantenerse saludable. González lo ha hecho, haciendo al menos 27 aperturas en cada temporada desde 2010. Su efectividad ha sido mejor que el promedio de la liga en cada una de esas temporadas, excepto 2016, y su ERA+ en su carrera es 113 -- mejor que la de Nolan Ryan (112) , Jake Peavy (110), Chris Archer (106) y Jack Morris (105), por nombrar unos pocos tipos al azar. González tiene 123 victorias y ha terminado entre los 10 mejores en su liga en efectividad cuatro veces (sin incluir 2018). Ha sido muy bueno y podría dirigirse a su tercer Juego de Estrellas.

Más magia de los Marineros: Los Marineros han comenzado 4-0 en una estadía en casa de 10 juegos después de derrotar a los Rangers de Texas por 2-1:

El bullpen tiene efectividad de 0.33 en los últimos 10 partidos, con 30 ponches y dos bases por bolas en 27 entradas. El bullpen es un poco más profundo después de que Jerry Dipoto adquirió a Álex Colomé (junto con Denard Span) de los Rays de Tampa Bay por los lanzadores de Ligas Menores, Andrew Moore y Tommy Romero. Colomé salvó la victoria del domingo para darle un respiro a Edwin Díaz, y lanzó el octavo episodio sin anotación el lunes.

Marco Gonzales ha sido grandioso, ascendiendo para convertirse en el segundo abridor detrás de James Paxton. Tiene marca de 4-1 con una efectividad de 2.08 en sus últimas siete aperturas, trabajando con un repertorio de cuatro lanzamientos (bola rápida, sinker, curva, cambio) que no sale de la pantalla del televisor, pero hace el trabajo con mucho contacto débil, al menos durante el mes pasado.

Los Marineros tienen marca de 16-8 en juegos de una carrera, y nueve de sus últimas 11 victorias han llegado por una carrera. Nelson Cruz y Kyle Seager, dos muchachos que dieron un paso adelante después de arranques lentos, impulsaron dos carreras con hits con dos outs en la sexta entrada el lunes. La ofensiva ha bajado durante esta racha ganadora, pero si Cruz y Seager pueden calentarse y Span puede llegar a la base, existe la esperanza de que puedan sobrevivir sin Robinson Canó.

El Hombre: Otro día, otra salida dominante para Justin Verlander: 6 entradas 2/3, una carrera, cinco ponches y una victoria de 5-1 sobre Nueva York. También se quitó la gorra ante los fanáticos de los Yankees que lo abuchearon cuando dejó el juego:

''Simplemente me divierto'', dijo Verlander. ''Los fanáticos de los Yankees se divierten conmigo, así que decidí también divertirme''.

Todo es divertido cuando tienes 1.11 de efectividad.