Culberson da otro jonrón como emergente para dejar tendido al enemigo

ATLANTA -- Hay una delgada línea entre una buena estadía en casa y una excelente.

¿Los Bravos de Atlanta terminaron en el lado correcto este fin de semana? Le dejaremos decidir la respuesta a eso sobre la base de la siguiente declaración.

Los Bravos acaban de terminar una gran estadía en casa de ocho juegos contra rivales de división, que fue coronada con un jonrón de Charlie Culberson que terminó el partido.

Ponlo en tu Martini y bebe.

Comenzó el lunes, en una doble cartelera del Memorial Day frente a los tambaleantes Mets de Nueva York con tormentas en la zona de Atlanta. Abajo 3-2 después de un jonrón del Devin Mesoraco de Nueva York en la parte alta de la novena entrada, Culberson bateó de emergente con Johan Camargo en la segunda base, con un out en la parte baja de la entrada. Los Mets tenían al derecho Seth Lugo en el montículo. En un conteo de 1-2, Culberson lanzó una bola rápida alta a la segunda fila de las gradas del jardín izquierdo. Se ganó el juego.

''Es divertido'', dijo Culberson a los periodistas después del juego, con uno de sus hijos en sus brazos. ''Lo asumo''.

El domingo, Culberson otra vez se vistió de héroe, cuando en la novena entrada entró de emergente y pegó otro jonrón para dejar tendido al enemigo, esta vez los Nacionales de Washington.

Culberson se convirtió en el primer jugador de los Bravos en tener dos cuadrangulares para terminar partido en la misma temporada. De hecho, solo Brian Hunter tuvo dos jonrones en el transcurso de su carrera con Atlanta.

''Hombre, sucedió de nuevo'', dijo Culberson, refiriéndose al pensamiento que le vino a la mente cuando la pelota dejó el bate. ''Ocho jonrones en mi de carrera y cuatro para acabar juego. Es genial. Realmente lo es. Pero estuvo bien porque a los fanáticos les gusta. Los oí corear mi nombre''.

Culberson se une al Kolten Wong, de Cardenales de San Luis, como los únicos jugadores en esta temporada con más de un jonrón para acabar juego. Por lo general, los jugadores no son fuentes confiables para sus propias estadísticas, pero Culberson lo sabía todo sobre los cuatro que tiene en dicha situación, del total de ocho que ha pegado en su carrera.

Pero Culberson no sabía de esto, de acuerdo a Elías Sports Bureau:

Hay cinco miembros del Salón de la Fama que jugaron en más de 2,500 juegos profesionales sin da uno para acabar juego (walk-off). Ellos son Eddie Collins, Tris Speaker, Luis Aparicio, Ozzie Smith y Sam Crawford.

Culberson es el único jugador por siempre --¡por siempre!-- que ha pegado tres jonrones para terminar partido, sin dar otro entre ellos.

Culberson puede no ser un jonronero, pero cuando el juego está en la línea, se transforma en una versión de béisbol del Increíble Hulk. Los últimos tres jonrones de Culberson han sido ganadores de juegos. El primero del trío fue la jugada en la que la leyenda de los Dodgers de Los Ángeles, Vin Scully, narró en su último juego oficial.