'Donde estoy ahora, es por mi padre': Prospectos que siguen los pasos de sus progenitores en MLB

Vladimir Guerrero Jr. junto a su padre Vladimir Guerrero. @VladGuerrero27

Hay una ola creciente de talento en Grandes Ligas, una formada por peloteros jóvenes que tienen algo en común: sus padres fueron jugadores. En honor al Día de los Padres, hablamos con algunos de ellos sobre el impacto que tuvo en ellos haber tenido un papá pelotero y cómo eso los ayudó a llegar adonde están hoy en día.

Algunos nombres les serán conocidos, los pueden ver en alineaciones de Grandes Ligas, así como en los listados de análisis de prospectos. Los Toronto Blue Jays se enorgullecen de contar con su propio trío de "Juniors", con Vladimir Guerrero Jr. y Cavan Biggio, hijos de los miembros del Salón de la Fama Vladimir Guerrrero y Craig Biggio, quienes hicieron su debut esta primavera, así como Bo Bichette, hijo del bateador Dante Bichette, quien va en buen camino en ligas menores.

Los Padres de San Diego sorprendieron a muchos al agregar al prospecto número uno de Grandes Ligas en la lista de Keith Law, Fernando Tatis Jr., a su plantel activo el Día Inaugural. Su padre, el versátil pelotero dominicano Fernando Tatis, tuvo una carrera de 11 años dividida entre cinco equipos diferentes. Y no muy lejos de tomarse su tacita de café, los Piratas de Pittsburgh cuentan con Ke'Bryan Hayes, hijo del veterano tercera base Charlie Hayes, y los Tigres de Detroit tienen a Daz Cameron, hijo de Mike Cameron, el jardinero central que tuvo una extensa carrera de 17 años en Grandes Ligas.

¿Cómo te ha beneficiado tener a un padre que jugó en Grandes Ligas a ser el pelotero que eres hoy en día?

Cameron: Definitivamente ha sido una ventaja, porque entiendes cómo funcionan las cosas dentro del clubhouse. Sabes lo que se necesita hacer todos los días para ser un gran pelotero. Sabes cómo desempeñarte durante el día, la rutina, porque creciste viéndolo todo. Ves a los peloteros cómo hacen su trabajo; haciendo cosas diferentes, ya sea trabajando en su swing, o lo que sea. Sólo estando alrededor de ellos dentro del clubhouse ves cómo se comportan y la vibra que hay.

Guerrero: Fue ventaja para mí, porque me enseñó desde el principio cómo ser profesional y cómo uno se debe comportar dentro de un clubhouse de Grandes Ligas. Aprendí mirando, estando con ellos. Cuando llegué, ya sabía qué hacer. También me enseñó el trabajo que uno tiene que hacer en el offseason. Uno se prepara bien para cuando la temporada llegue.

Hayes: Definitivamente me benefició. El conocimiento que mi padre pudo darme desde el momento en que comencé a viajar con mi primer equipo de pelota juvenil, estaba muy adelantado por todas las cosas que mi papá me enseñó cuando empecé a jugar.

Tatis: Siempre he dicho que donde estoy ahora es por donde mi padre me trajo. Fíjate que mira donde estamos ahora a la temprana edad, y es por mi papá. Ha sido una ventaja para mí crecer en el juego del béisbol desde que era bien joven, desde que era un niño. Crecí en la pelota y pude ver cómo funcionan las cosas. Siempre ha sido una ventaja para mí crecer en la pelota y por eso estoy donde estoy.

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado tu padre?

Biggio: Creo que en general ha sido respetar el juego. Eso puede expandirse a tantas cosas diferentes, como ser humilde, correr duro después de dar una línea, salir corriendo a fildear un elevado, aunque sea fácil y lento. Me enseñó eso a muy temprana edad y creo que siempre he hecho las cosas así, excepto al fildear una bola en la escuela secundaria, por lo que me gritó. Y de seguro me lo merecía.

Cameron: Tratar de mantener las cosas simples en este juego. Todo se reduce a eso, es todo mental. Este juego es difícil. Es una bolita redonda y un bate sólido. Es un deporte muy duro. Hay que simplemente salir y enfocarse, y tratar de ejecutar en el momento. Es difícil. Es duro. Todo es mental. Y también, que no debes dar nada por sentado en el terreno. Aprecia todo y haz lo mejor que puedas. Disfrútate el camino. Mi papá siempre me dice que me lo disfrute todo, bueno o malo. Disfrútate el camino.

Guerrero: Ser humilde y respetar a los demás; hay que ser humilde y trabajar duro. Respeta el juego. El respeto a todo el mundo. A los compañeros. Porque mi papá, siendo Vladimir Guerrero, yo lo veía que era la misma persona. Y de ahí aprendí yo a ser humilde. (La humildad) viene de mi familia porque no es sólo de mi papá, sino de mi familia completa.

Tatis: Mi papá siempre me ha ayudado en el día vivir en el juego, con los pequeños ajustes, con las pequeñas cosas. Pero algo que él me dijo - cuando me subieron con 20 años - es que si te trajeron aquí es por cómo tú te has manejado, por cómo tú has jugado, y me dijo que siempre me mantenga siendo la misma persona y que no cambie. Que brille con mi propia luz.

¿Sientes el peso de las expectativas, o que tienes un blanco en la espalda por seguir los pasos de tu padre?

Bichette: No, en lo absoluto. Todo lo que mi padre ha traído a mi vida, como tener su nombre, ha sido positivo para mí. No tendría las oportunidades que tengo, no hubiera tenido el comienzo que tuve en mi carrera, como saber las cosas que las personas no aprenden sino hasta su tercer año de pelota profesional. La forma en que me ayudó también, no sería el pelotero que soy ahora. Obviamente, tenía un blanco en la espalda cuando estaba creciendo, pero creo que lo positivo ha sido mucho más que lo negativo.

Biggio: Cuando estaba creciendo, todos los chicos querían irle en contra al hijo de Craig Biggio o ganarle al equipo en el que estaba. Pero ya no lo veo así. Cuando estaba creciendo en Houston, cuando mi padre estaba jugando y yo estaba viajando jugando pelota juvenil, creo que en ese momento fue que más sentí que tenía un blanco en la espalda. Una vez llegué a la escuela secundaria, comencé a encontrar mi propio camino, y ya no sentía eso. Ahora que he llegado a Grandes Ligas, la gente me ve como a mí mismo.

Hayes: A veces se me olvida que mi papá jugó pelota de Grandes Ligas, yo sólo le digo "papá". Es algo que he aceptado. Siempre me ha gustado jugar en contra de la mejor competencia. Siempre quise jugar contra los mejores equipos y cada vez que jugábamos con alguien, ponían a su mejor lanzador y jugaban al máximo. No hay mucha gente que puede decir que su papá jugó en Grandes Ligas; lo he aceptado. Me siento muy agradecido, porque me hizo la vida mucho más fácil cuando estaba creciendo. Tuvo la suerte de tener dinero para mí para ir a exhibiciones y exponerme y cosas así. Yo soy el primero en decirte que crecí muy mimado y teniendo todo. Siempre he tenido zapatillas limpias. Siempre tuvimos comida en la mesa. Así que estoy muy agradecido por eso. Cada vez que tocan el himno nacional, pienso en ese tipo de cosas.

Cameron: Creo que cuando tu padre es un jugador importante y juega en la liga tanto tiempo como lo hizo mi papá, por supuesto que tendrás ese blanco de inmediato por su nombre. Para mí, la presión está ahí por ese nombre. Pero simplemente salir y ser yo mismo ha sido un escape para mí. Cuando llegué a la pelota profesional por primera vez, fue difícil porque estaba tratando de ser alguien que no soy, tratando de hacer demasiado, de ser un superhéroe. No vas a ser perfecto. Ahora simplemente salgo al terreno a tratar de ser el mejor del mundo, y lo hago por mí mismo.

Guerrero: No, ¿por qué? ¿Por qué debería sentir presión por lo que espera la gente? Nosotros venimos acá a trabajar. Si las cosas salen bien, salen bien. Si salen mal, salen mal. Si tú te pones presión, las cosas no te van a salir como tú quieres. Yo estoy aquí sólo para trabajar. No puedo pensar en los resultados o lo que la gente quiera. Estoy pensando en hacer mi trabajo.

Tatis: Sí, sí, sí, fíjate que sí pasó y la competencia siempre era buena, siempre era porque 'el hijo de Fernando Tatis, el hijo de Fernando Tatis'. Eso era grande en Dominicana, donde yo crecí jugando pelota, y siempre había una competencia buena. De verdad que la presión nunca me llegó a la mente. Siempre he estado agradecido de Dios del padre que me dio, de la familia que me dio. Siempre le he dicho a papi, yo bajo tu ala siempre estaré contento. Sigo sus pasos, tengo su misma disciplina. Nunca me basé diciendo que mi papá hizo esto, que mi papá hizo aquello. Entonces a mí hay que darme esto. Sino que siempre me manejo trabajando duro para lograr las cosas que he logrado hasta ahora.

¿Cómo eres parecido o diferente a tu papá como pelotero, y qué dice tu papá al respecto?

Bichette: A le gente se le olvida que cuando mi papá llegó a Grandes Ligas, era un jugador de cinco herramientas. Tenía muy buen brazo, podía correr, era jardinero central, tenía poder y podía batear todo. Luego, más adelante en su carrera, no era tan bueno en el terreno. Así que mucha gente me dio esa reputación, simplemente por cómo él era. Somos muy similares a cuando él era joven. Hacemos todo igual. Lo que él me dice es que la habilidad de batear con dos strikes es lo más similar que tenemos, dejar que la pelota se adentre al plato y conectar batazos al lado opuesto, cosas como esas. Eso es algo que él realmente lo hacía bien y yo lo he continuado haciendo. Siempre me dice que puedo ser el mejor jugador del mundo. Siempre me dice que soy mucho mejor que él.

Cameron: Él siempre me dice que estoy más avanzado que él, a la edad que tengo. Sólo mentalmente y conociendo mi juego un poco más. Él hizo todo en el terreno, y yo también lo hago todo en el terreno. Pero en mi mente y en mi corazón, creo que voy a ser un mejor jugador que mi padre, sólo porque sé lo que yo puedo hacer día tras día. Siempre voy a creer eso mientras esté jugando.

Guerrero: Él era un poco más delgado y yo creo que en sentido de él, él tenía mejor físico que yo. Él tenía un físico normal, natural. Por ejemplo, el físico mío, yo he tenido que trabajar fuerte para tener un buen físico. Él no. Él nació y se crío con ese físico. Yo creo que esa es la única cosa que tenemos diferente. Y en el sentido de jugar pelota, ya él tenía más experiencia que yo cuando él debutó. Ya él sabía lo que él tenía que hacer.

Hayes: Él dice que soy mucho mejor que él a su edad. Así que eso me emociona. Mi mamá dice que hago todo igual que él; todos mis gestos son como los de él. Publiqué una foto en Instagram y mi hermano mayor Junior puso 'Charlie Hayes III' y mi otro hermano puso 'Char-lie Hayes'. Le digo a mi papá todo el tiempo: 'Voy a ser mejor que tú', y él dice, 'Espero que sea así'.

¿Sentiste presión de convertirte en pelotero por quién es tu padre?

Bichette: No, él quería que yo jugara tenis. Lo que no le gusta, y se ve mucho en el béisbol, no le gusta que los equipos de Grandes Ligas no se basen sólo en quiénes son "los mejores 25 jugadores" y no es eso, se trata de otra cosa, así que no depende de ti. Cuando estaba creciendo, yo era un muy buen jugador de tenis. Jugué torneos hasta los 13 años, torneos de alto nivel. No jugaba mucho, sólo de vez en cuando; era bastante bueno. Todos los entrenadores de tenis siempre me decían: "Vamos, tienes que jugar al tenis". Mi papá me dijo: "Cuando ganas en el tenis, ganas". No hay alguien diciéndote que no estás listo. "Si ganas, ganas". Y en el béisbol no es así. Así que eso es lo que no le gusta del béisbol.

Guerrero: Mi papá nunca me presionó. Mi papá lo que hacía era que me llevaba al estadio y como en Montreal aceptaban que yo me quedara en el dugout, yo veía ya todo lo que hacía mi papá. Ahí fue que empezó mi amor por el béisbol. Siempre era yo el que quería ser pelotero.

Hayes: Jugué de todo mientras crecía: béisbol, baloncesto, fútbol americano. Siempre me dijo cuando estaba creciendo: "Si no juegas pelota, no tengo problema con eso. Sólo encuentra algo que hacer". El béisbol era lo que más me gustaba.

Tatis: Nunca sentí presión. Fue mi decisión. Si hoy en día yo soy alguien es mediante a mi papá, y por lo que mi papá me enseñó en este juego, por eso soy Junior. Estoy muy emocionado de ponerme mi uniforme con mi nombre todos los días y de poner el nombre de mi papá aún más alto de lo que ya está.

¿Fue tu papá tu primer coach? ¿Cuál ha sido su impacto en ti como pelotero joven?

Biggio: En la temporada muerta, realmente no hablábamos de béisbol, porque yo jugaba al fútbol americano y mi padre fue un muy buen jugador de fútbol en la escuela secundaria, así que hablamos bastante sobre fútbol. Después de que se retiró, fue mi coach de béisbol en la escuela secundaria por cuatro años, y ahí las cosas fueron de cero a cien. Al principio era extraño, pero era fantástico con todos en el equipo; los trataba a todos como si fueran sus hijos. Teníamos un equipo bastante bueno, ganamos dos campeonatos estatales cuando estuve allí. Quizás con un coach diferente estuviéramos haciendo simulacros y todas estas cosas, muchas prácticas, pero él era más tranquilo y realmente muy profesional. Permitía que los muchachos del equipo tuvieran sus propias personalidades y que se divirtieran. Creo que sacó lo mejor de sus jugadores. Yo diría que (me benefició) no sólo a mí, sino a un grupo jugadores que terminó yendo a la universidad o que fueron seleccionados en el draft desde la secundaria. Fue una gran influencia para muchos de nosotros.

Cameron: Él simplemente me dejó salir y hacer lo mío. Yo diría que fue un mentor y un entrenador. No era estricto conmigo, sólo por haber jugado pelota. Ya él había estado en esa situación y había hecho de todo, por lo cual no se sentía frustrado. Siempre era un proceso. Se enfocaba en ese momento, y de lograr algo en el momento, y mantener las cosas simples.

Guerrero: Yo trabajaba con papi sólo en el 'offseason' (temprada baja), cuando venía a Dominicana. Mi tío Wilton veía que a mí me gustaba la pelota, que a mí me gustaba jugar. Cuando crecí un poco comencé a practicar con mi primo y con mi tío. Íbamos juntos para todos los lados. Yo comencé a batear a los siete, ocho años. Como el primo mío trabajaba, que era como cinco años mayor que yo, yo tenía que trabajar también. Así fue que empezó todo. Ya ahí en el 'offseason', el primo mío y yo bateábamos con mi papá y con mi tío, cuando él no tenía que ir a trabajar con los Dodgers en la academia. Y todavía es así porque vamos y trabajamos. Ahora mi papá me llama después del juego o me deja un mensaje. Igual que mi tío.

Hayes: Empezó a ser mi coach probablemente cuando yo tenía como ocho años, porque abrió una instalación de béisbol, con equipos. Mientras yo le demostrara que quería hacerlo, él siempre me daba consejos y me decía lo que no estaba haciendo bien. Él me decía: "Si lo vas a hacer, lo vas a hacer bien". No era muy estricto conmigo. En realidad, lo gracioso es que mi mamá era más estricta conmigo que mi papá. Si yo estaba en los jardines, se sentaba detrás de la cerca (diciendo), 'Más te vale que no dejes caer la bola'.

Tatis: En la temporada muerta y también durante la temporada, cada día libre que papi podía, nosotros íbamos para el parque a jugar, a divertirnos, a jugar pelota. Siempre era lo básico. Siempre fue lo que me gustó. Nunca me obligó. Pero mi papá siempre ha sido bien estricto. Le gustan las cosas por la línea. Siempre le gusta la cosa correcta, pero siempre con el esfuerzo y con la disciplina, que es lo que mediante él se basa.

Sobre cómo ser una figura pública en la era de las redes sociales, lo cual es muy diferente a cuando jugaron sus padres.

Biggio: Cuando estaba creciendo, cuando tuvieron Facebook por primera vez, mi mamá y mi papá siempre me decían, "Tú representas más que a ti, representas a toda la familia" y el nombre de mi papá. Yo sé que represento mucho más que a mí mismo, sigo representando a mi papá, a mis hermanos, a mi madre y al resto de mi familia. Así que cualquier cosa que haga, los afecta a todos ellos.

Guerrero: A mí me gustan las redes sociales porque uno está hablando con los fanáticos, uno conoce más personas y uno se siente mejor. Claro demasiada diferencia como antes, mi papá en ese tiempo no usaba nada. Me gusta tener más contacto con los fanáticos, Siempre va haber alguien que hable mal de ti. Eso no le hago caso. Pero hay que tener cuidado y representarse bien.

Hayes: Mis padres me criaron para siempre hacer lo correcto y decir lo correcto. Algo que me enseñaron es que siempre hay alguien que te está mirando, especialmente hoy en día. Siempre hay una cámara enfocada en ti.

Tatis: Uno tiene que cuidarse mucho más porque ahora hay ojos encima de uno 24/7. Uno tiene que pensar dos veces lo que va hacer, aunque no sea malo, sino también por el lado de cómo lo vería la gente y cómo lo tomaría, porque hay muchas culturas diferentes, religiones, y todo. Hay que respetar a todo el mundo. Uno lleva siendo figura pública desde que era joven. Uno lleva un apellido por el cual uno se representa, por el peso que uno tiene que representarse. Ya lo que hay seguir es llevarlo al mismo nivel que está o ponerle un poquito más alto si es posible.

Sobre ser parte de la nueva ola generacional de hijos de jugadores de Grandes Ligas que han llegado al "Show"

Guerrero: Cuando nosotros (Bichette, Biggio y Guerrero) nos juntamos en Dunedin hacen dos años, ya comenzó a salir eso de "los tres hijos de Grandes Ligas" y veníamos ahí siempre de escalón en escalón los tres, y era una emoción. Yo creo que algún día. Pero para que sepas nunca hemos hablado de eso. Yo sé que Bo te lo va a decir, Cavan te lo va a decir, nosotros no hablamos mucho sobre nuestros papás. Somos como hermanos. Hablamos sobre nosotros, lo que nosotros podemos hacer. Lo que nuestros papás hicieron ya está hecho. Ahora a nosotros nos toca hacer.

Bichette: Creo que (Guerrero y Biggio) estarán de acuerdo conmigo en que cuando estamos en el terreno de juego no es que nos miramos como si todo fuera diferente. No miro la alineación, y me veo como segundo bate, Vladdy tercero y Cavan cuarto, y no es que me pongo a pensar, mira, Bichette, Guerrero, Biggio. Es algo normal para mí. Creo que estarán de acuerdo con eso. Estamos realmente emocionados por lo que podríamos hacer, las posibilidades de lo que podríamos lograr, pero los apellidos realmente no nos preocupan demasiado. Definitivamente lo sabemos. Definitivamente sabemos lo que está pasando, lo que la gente está diciendo al respecto. Pero no creo que, en nuestros propios pensamientos, estamos muy impresionados por lo que estamos haciendo.

Hayes: Es bastante divertido. He jugado en contra o con todos esos muchachos. Jugué en contra de Biggio en la escuela secundaria, solía lanzar en contra de él. Su padre era el coach de su escuela en ese momento. He jugado en contra de Bo y Guerrero en los últimos años, y jugué contra Tatis Jr. en el Juego de Futuras Estrellas. Es muy especial que muchos de nuestros papás jugaron, y ahora podamos seguir sus pasos y jugar unos contra otros. Es bastante impresionante.

Cameron: Definitivamente es genial ver eso. Conozco a Ke'Bryan personalmente, jugamos juntos en el equipo de Estados Unidos. Jugué con él un poco y es una muy buena persona. A él le gusta divertirse, no trata de tomarse las cosas demasiado en serio. Siempre es bueno ver a los muchachos con los que jugó tu papá, y poder jugar con ellos, así nosotros podremos tener la misma oportunidad que tuvieron ellos de jugar unos contra otros.