Angels portan el 45 en memoria de Tyler Skaggs

ANAHEIM, California -- Debbie Skaggs estaba notablemente ansiosa cuando abordó el ascensor que la llevaría al campo para la conmovedora ceremonia en honor a su hijo perdido. Debía realizar el primer lanzamiento ceremonial, frente a una fila de jugadores de Los Angeles Angels portando el No. 45 de Tyler Skaggs y un estadio lleno de fanáticos que aún se recuperan de su repentina muerte. Debía lanzárselo a Andrew Heaney, el mejor amigo de su hijo en el equipo. "Espero que lo haga sentir orgulloso", dijo Debbie, quien de muchas maneras inspiró el amor por el juego de Tyler, dijo desde el nivel de la suite del Estadio Angel el viernes por la tarde.

Lanzó un strike perfecto, sin dudarlo, luego dio cuatro pasos hasta el borde del montículo, juntó las manos y miró hacia el cielo. Minutos más tarde, vio a Mike Trout, otro de los amigos más cercanos de Tyler, conectar un jonrón en la primera entrada, su séptimo en los siete juegos que ha jugado desde el fallecimiento de Skaggs.

En este momento, el gerente general de los Angels, Billy Eppler, ha visto a Trout emerger como un líder.

"Sus hombros son anchos porque carga con mucho", dijo Eppler antes del juego. "Este niño --o este joven-continuó haciéndolo para todos".

Skaggs, de 27 años, murió en su habitación de hotel en Texas la tarde del lunes 1 de julio. Un comunicado del Departamento de Policía de Southlake declaró que "en este momento, no se sospecha de un asesinato", y un portavoz de la policía descartó el suicidio. Pero la causa de la muerte no se conocerá hasta que se complete la autopsia a principios de octubre.

"En este momento, realmente me tiene sin cuidado", dijo el manager de los Angels, Brad Ausmus. "Su pérdida es su pérdida, y hay un vacío independientemente de la causa. No tengo prisa por averiguarlo. Lo único que sé es que Tyler Skaggs ya no está aquí. Tenía muchos amigos y familiares que se preocupaban por él mucho. La razón por la que murió no es lo que duele; el hecho de que murió es lo que duele".

Skaggs fue un producto local que fue reclutado por los Angels en la ronda 40 del draft al salir de la secundaria en 2009, luego encontró su camino de regreso aquí en 2014 después de tres años con los Arizona Diamondbacks. La cirugía Tommy John siguió poco después y las ocasionales luchas surgieron de vez en cuando. Pero Skaggs estaba en su mejor momento hasta el momento de su fallecimiento, con una efectividad de 1.62 en sus últimas tres aperturas. Estaba emergiendo como el mejor lanzador en la rotación de los Angels.

"Se convirtió en el as de nuestro staff", dijo el analista de los Angels, Mark Gubicza, el ex lanzador del Juego de las Estrellas que forjó un estrecho vínculo con Skaggs. "Realmente había descubierto cómo lanzar".

Los Angels pospusieron su juego el lunes tras la muerte de Skaggs, luego continuaron con sus últimos seis juegos de la primera mitad, dividiéndolos contra los Texas Rangers y los Houston Astros, dos equipos por delante en la división.

Cuando los jugadores regresaron de la pausa del Juego de Estrellas el viernes, vieron el santuario que fue construido por los fanáticos en frente de la puerta principal del Estadio Angel, ahora lleno de gorras y velas y cartas escritas a mano. Vieron imágenes de Skaggs en todas partes, incluso en la pared del jardín central. Vieron su casillero conservado en su lugar habitual. Vieron su No. 45 pintado detrás del montículo del lanzador. Y encontraron su propia camiseta No. 45 colgada en su propio armario.

"Esta noche es sobre él", dijo el jugador de cuadro de los Angels, Zack Cozart. "Vamos a hacer lo que podamos para honrarlo y mantener su legado".

Debbie caminó hacia la caseta de los Angels abrazando a la esposa de Skaggs, Carli, y su hijastro, Garret Hetman, que llevaba a su lado la camiseta de Skaggs en la escuela secundaria de Santa Mónica. Debbie hizo rondas en el dugout, abrazando a Heaney y Trout y Kole Calhoun, entre otros, mientras Carli se sentaba en el banco junto a la camiseta de Skaggs enmarcada que se llevaría al campo. Se mostró un video, seguido de un momento de silencio de 45 segundos.

Al cruzar el plato --después de un jonrón que viajó 455 pies-- Trout se detuvo para hacer contacto visual con la familia de Skaggs en la tribuna superior. Impulsó las primeras dos de lo que se convirtió en una primera entrada de siete carreras contra el abridor de los Seattle Mariners, Mike Leake. Las dos últimas carreras salieron con un doblete de Trout con las bases llenas.

Eppler todavía estaba visiblemente conmovido durante una conferencia de prensa antes del juego.

"Acabo de reflexionar sobre todo lo que ha contribuido a esta organización", dijo Eppler sobre Skaggs. "Realmente he llegado a apreciar el alcance de Tyler y la cantidad de personas aquí, fuera de ese vestuario, o solo fuera de las operaciones de béisbol, en las que tuvo cierto nivel de impacto".