Marlins apalean a Dallas Keuchel en Miami

MIAMI – Los Miami Marlins se sacudieron de seis derrotas consecutivas y la emprendieron de mala manera contra el estelar zurdo Dallas Keuchel en el inicio de una serie de cuatro partidos contra los Atlanta Braves.

Los Marlins se impusieron con marcador de 9-2, tras desatar una furiosa ofensiva de ocho carreras y diez hits, incluidos tres jonrones, ante Keuchel, quien apenas logró mantenerse tres entradas y dos tercios sobre la lomita del Marlins Park.

“Fue simplemente una mala salida, pero no hay nada de qué preocuparse”, dijo después del juego Brian Snitker, mentor de los Bravos. “Dallas (Keuchel) vino a ayudarnos y hasta ahora estamos satisfechos con su trabajo”.

Los jonroneros de Miami fueron el dominicano Starlin Castro y Brian Anderson, quien sacó dos veces la pelota.

Castro se fue de rumba en el primer episodio con un hombre en circulación para empujar las dos primeras carreras de su equipo, y acto seguido Anderson lo imitó para redondear un racimo de tres. Luego, en el cuarto, volvió a sacarla con uno a bordo, con lo que decretó la explosión del abridor de los Braves.

Para el dominicano fue su décimo palo de vuelta completa en la campaña, mientras que Anderson llegó a 20, cifra que alcanza por primera vez en su joven carrera.

El apoyo fue más que suficiente para el venezolano Elieser Hernández, quien tuvo la mejor apertura de su carrera, al trabajar seis episodios en blanco, a ritmo de siete ponches y dos boletos, con par de sencillos como único gasto ofensivo de sus rivales.

“Me sentí muy bien. Yo siempre he sido mejor abridor que relevista. Para mí eso es lo más natural, pero bueno, mi trabajo es hacer lo que necesite el equipo”, señaló Hernández, quien consiguió su segundo triunfo como iniciador, pero ha sido utilizado también como apagafuegos.

La primera carrera de Atlanta en el juego fue un cuadrangular solitario del venezolano Ronald Acuña Jr. en el octavo episodio, sobre una recta de 100 millas por horas del relevista colombiano Tayron Guerrero, que devolvió sobre las cercas a 106 mph.

Para Acuña fue su trigésimo vuelacercas del año y el 56 de su carrera, de los cuales 12 han sido contra el equipo de Miami.

“Él es un jugador especial, de esos que salen uno por cada generación. Su límite es el cielo”, elogió Snitker.

El jardinero de los Braves tiene además 24 bases robadas y necesita cuatro más para convertirse en el segundo venezolano con 30-30, que sólo ha conseguido Bobby Abreu, quien lo hizo en dos ocasiones (2001 y 2004), cuando jugaba para los Philadelphia Phillies.

“Mi meta es el 30-30 y ya logré la parte de los jonrones. Ahora me quedan las bases robadas. En realidad, yo no me considero un jonronero, sino un bateador de líneas y me gusta correr”, explicó Acuña Jr.

“Si después se puede el 40-40, pues bienvenido, pero yo estoy enfocado en hacer mi juego y ayudar al equipo a ganar”, concluyó el jovencito de 21 años.