Braves no celebró, por pelotazo en cara a Culberson

WASHINGTON -- Los Atlanta Braves no tuvieron celebración en el clubhouse después del juego que les dio el pase a playoffs el sábado, ya que seguían preocupados por el utility Charlie Culberson, quien fue golpeado directamente en el pómulo derecho por una bola rápida de 91 mph en el séptimo inning en el primer lanzamiento del relevista de Fernando Rodney, de los Washington Nationals.

"Estaba bien cuando se lo llevaron al hospital. Quiero decir, estaba alerta y todas esas cosas", dijo el manager de Atlanta, Brian Snitker sobre Culberson, quien estaba bateando por el lanzador Mike Foltynewicz con dos en base y sin out en la séptima entrada con el juego 1-1.

"Simplemente no [sabemos] nada del alcance de lo que está sucediendo todavía. Solo estamos orando por él y su familia. Eso da miedo".

Culberson fue ayudado a ponerse de pie con una toalla presionada en la cara y sacado del campo en la parte trasera de un carrito camino a un hospital.

Snitker luego lanzó una diatriba contra el jefe de umpires, Tim Timmons, que hizo que el manager fuera expulsado del juego por decimotercera vez, incluidos cuatro esta temporada.

Timmons le cantó a Culberson un strike cuando intentó hacer un toque de bola. La pelota nunca hizo contacto con el bate.

"No puedes tocar cuando la pelota te llega a la cara", dijo Snitker. "Eso suena como… Dios mío. Ni siquiera voy a entrar en eso. Estoy sentado allí mirando esto… acumulando sangre en el suelo. Y yo digo: 'Vamos'''.

Snitker estaba mucho más tranquilo después del juego, en un momento se ahogó y casi derramó una lágrima mientras hablaba de Culberson.

Sus jugadores compartieron el sentimiento.

"Fue muy difícil ver eso. Es un ser humano fenomenal. Uno de los mejores compañeros de equipo que podrías tener", dijo Foltynewicz. "Lo admiro como padre. En realidad tiene tres hijos. Hoy es el cumpleaños de su hijo, uno de ellos. Quiero ser como él como padre''.