Rob Manfred tiene una opción: censurar a los Astros del 2017

play
Judge sobre el título de los Astros: 'Hicieron trampa y no se lo ganaron' (1:35)

Aaron Judge habló sobre lo que siente sobre el escándalo de robo de señas de los Astros y cree que los Astros deben ser despojados del título obtenido en 2017. (1:35)

Ahora incluso LeBron James ha comentado sobre el tema del escándalo de los Astros, con el Rey pidiendo al comisionado Rob Manfred que escuche a los jugadores molestos y enojados como Mike Trout, Aaron Judge y Justin Turner y que haga algo más de lo que ha hecho.

Las opciones de Manfred están limitadas por la inmunidad otorgada a los jugadores durante la investigación de robo de señas, pero más debido a las limitaciones inherentes de operar bajo un acuerdo de negociación colectiva. Como algunos jugadores adversarios han notado, quitar el título de la Serie Mundial 2017 de los Astros no es práctico, quizás incluso un poco tonto; los juegos se jugaron, se ganaron y se perdieron, y no puedes retroceder en una máquina del tiempo y quitarle la ventaja competitiva a los Astros. Y es posible que si Manfred intentara despojarlos del título, se enfrentaría a la Asociación de Jugadores de la MLB, que podría desafiar legalmente la premisa de que tiene el poder de quitar un campeonato unilateralmente.

Pero hay otra opción a través de la cual la ira colectiva que hemos visto en los últimos tres meses podría fusionarse: Manfred podría dar el paso de ejercer una resolución de censura formal y final y sin precedentes de los Astros de Houston en 2017.

Podría pedirles a los propietarios su respaldo y luego enviar la resolución final a los miembros de la Asociación de Jugadores, dando a los frustrados hermanos de los Astros la oportunidad de votar su desaprobación. Una condena a nivel deportivo sería una mancha permanente de ignominia.

Manfred podría decir: Como he tenido más tiempo para procesar las consecuencias de lo que hicieron los Astros en 2017, y como he escuchado de los fanáticos y jugadores de todo el deporte, creo que se justifica más acción, más allá de las penalizaciones iniciales dictadas el 13 de enero. Por engañar repetidamente contra sus oponentes durante la temporada regular y la postemporada, según lo establecido en la investigación de las Grandes Ligas, se censura a los Houston Astros del 2017, una designación que se anotará para siempre en el registro oficial de récords del béisbol.

Si Manfred tomara estos pasos, encontraría apoyo dentro de la industria, dada la aparente furia por el manejo de las secuelas de los Astros, en gran parte sin remordimiento ni contrición, o incluso un reconocimiento de que su sistema de robo de signos era potencialmente diferenciador. "Nuestra opinión es que esto no impactó el juego", dijo el dueño de los Astros, Jim Crane, la semana pasada, palabras que rebotaron en todo el juego.

"Esto es realmente malo para el béisbol", dijo un alto funcionario. "Jim ha manejado esto atrozmente. No han aceptado la responsabilidad, y actuaron como 'Esto no es gran cosa, todos lo estaban haciendo', cuando es evidente que tenían una ventaja. Simplemente se niegan a asumir la responsabilidad, y ahora es el tiempo para que actúen los otros equipos ".

Una censura puede sentirse suave inicialmente, sin los dientes de una suspensión o la revocación de las riquezas. Pero prevalecería el peso de la historia. En el futuro, las referencias a los Astros del 2017 inevitablemente contendrían el calificador de que el grupo fue censurado por hacer trampa por sus compañeros.

Mira, incluso si Manfred no toma más medidas, el legado de los jugadores de ese equipo se ve disminuido para siempre. Ya es evidente que serán recordados como tramposos para la mayoría en la corte de la opinión pública, y a los ojos de muchos de sus pares, tramposos que ejercieron una ventaja competitiva ilícita. Pero a pesar de toda la majestad implicada en el título de comisionado, Manfred casi no tiene margen para disciplinar a los jugadores, incluso después de declarar en sus hallazgos que el esquema de los Astros fue impulsado por los jugadores. Judge, Trout, Cody Bellinger y otros pueden confirmarlo por sí mismos con jefe del sindicato Tony Clark, mientras la asociación de jugadores comienza sus reuniones anuales de entrenamiento de primavera.

Si Manfred se hubiera negado a otorgar inmunidad a los jugadores de Houston cuando la Major League Baseball se metió en su investigación, entonces el sindicato habría intercedido y protegido a los jugadores en peligro legal, y proteger a los miembros es exactamente lo que cualquier sindicato debería hacer. Muchos o todos los jugadores se habrían negado a responder preguntas, y luego Manfred se habría encontrado con el mismo tipo de problemas que George Mitchell hizo en su ridícula investigación sobre la era de los esteroides. Sin poder de citación, sin pruebas absolutas de que el Jugador X se haya beneficiado del robo de signos. Los investigadores de MLB probablemente habrían recibido un montón de "No recuerdo". O: "No escuché el golpe al bote de la basura". Manfred tiene razón en este sentido: al menos el núcleo de la verdad está expuesto.

Pero Manfred tiene el poder de ir un paso más allá y distinguir ese campeonato de Houston de todos los demás en la historia del béisbol.

Cuando Roger Maris y Mickey Mantle se acercaban al récord de jonrones de una temporada de Babe Ruth en 1961, el comisionado Ford Frick anunció que a menos que un jugador alcanzara al menos 60 jonrones en 154 juegos, los parámetros bajo los cuales Ruth jugó en 1927, se colocaría una designación especial en los libros de récords, para separar los logros. Frick nunca emitió formalmente un edicto, y finalmente esa sugerencia se desvaneció en la historia; Maris fue reconocido como el poseedor del récord hasta que Mark McGwire pasó esa marca en 1998. Pero la mera sugerencia de Frick sirvió para disminuir injustamente el logro de Maris en los años siguientes.

Entonces, no subestimes el impacto a largo plazo de una censura formal, porque no importa lo que Jim Crane o cualquier otra persona discuta sobre la legitimidad del campeonato del 2017, una censura introducida por Manfred y apoyada por los jugadores se mantendría como la palabra final.