La impredecible División Central de la Liga Nacional

play
Lo mejor del día en BBEN: Polémica propuesta de Rob Manfred, siete equipos en postemporada (0:55)

La oficina del comisionado de las Grandes Ligas tendría en la mesa una modificación para la postemporada 2021 que tendría a 14 equipos en octubre y a los mejores clasificados les da la opción de escoger a sus rivales. (0:55)

Una de las divisiones más impredecibles en todo el beisbol es la Central de la Liga Nacional, donde, al menos en el papel, todos, con excepción de los Pittsburgh Pirates, tienen posibilidades de avanzar a la Postemporada.

Sin embargo, a diferencia de la División Este en el Viejo Circuito, donde Philadelphia Phillies, Atlanta Braves, Washington Nationals y New York Mets lucen muy poderosos, los cuatro contendientes en la Central tienen notorias carencias que los emparejan.

Los St. Louis Cardinals ganaron la división en 2019, pero perdieron al dominicano Marcell Ozuna, uno de los puntales ofensivos del equipo, que ahora dependerá como nunca del primera base Paul Goldschmidt. También perdieron al venezolano José Martínez, ahora en los Tampa Bay Rays, mientras que varias de las principales figuras han comenzado a envejecer y parecen entrar en la inevitable curva de declive.

Así se vería la alineación de los Cardenales para 2020: Dexter Fowler (RF), Kolten Wong (2B), Goldschmidt (1B), Paul DeJong (SS), Matt Carpenter (3B), Yadier Molina (C), Tommy Edman (LF) y Harrison Bader (CF).

La rotación tendría como principales hombres a los jóvenes Jack Flaherty y Dakota Hudson, ambos de 24 años y quienes tuvieron en 2019 su campaña de despegue, pero también tienen a los veteranos Adam Wainwright, de 38 años, y a Miles Mikolas, de 31 y quien sufrió un retroceso el año pasado en comparación con 2018 y recientemente se sometió a un tratamiento de células madre y no podrá comenzar a lanzar hasta bien avanzados los entrenamientos primaverales.

Uno que podría reclamar un puesto como abridor tras jugar como cerrador en 2019 es el dominicano Carlos Martínez si el zurdo coreano Kwang-Hyun Kim, quien hará su debut en Grandes Ligas, no logra cubrir las expectativas.

Kim, de 31 años, pasó 12 campañas en el beisbol profesional de su país, donde archivó balance de 136-77 con 3.27 de efectividad. Si no da la talla y “El Tsunami” Martínez vuelve a la rotación, sería el mexicano Giovanny Gallegos el encargado de cerrar los partidos.

Brewers: pitcheo abridor mediocre
Los Milwaukee Brewers también arrancarán con huecos, con todo y el regreso de Christian Yelich, transformado en uno de los mejores bateadores de todas las Grandes Ligas desde que llegó en un canje desde Miami.

Los Cerveceros perdieron los 35 jonrones que bateó el año pasado Mike Moustakas y ahora tendrán a Eric Sogard en la antesala, un hombre que en nueve temporadas apenas se ha volado la barda 24 veces y remolcado 165 carreras.

También se les fueron los 28 bambinazos y 77 impulsadas del cubano Yasmani Grandal, quien será reemplazado en la receptoría por el venezolano Omar Narvaez.

Sogard será el primero en la tanda, seguido de Lorenzo Cain (CF), Yelich (RF), el joven Keston Hiura (2B), Ryan Braun, quien posiblemente juegue el último año de su carrera (1B), Narváez (C) y sus compatriotas Avisail García (LF) y Orlando Arcia (SS).

Con García, firmado como agente libre, Milwaukee recupera un poco de fuerza con un hombre que viene de su mejor temporada tras despachar 20 vuelacercas y empujar 72 anotaciones en 2019, mientras que también Justin Smoak puede aportar al hacer tándem en la inicial con Braun.

El pitcheo abridor de Milwaukee no es el mejor del mundo ni mucho menos con Brandon Woodruff como primero en la rotación, seguido de Adrian Houser, Brett Anderson y Eric Lauer con una quinta plaza por definirse entre Corbin Burnes, Jacob Faria y Josh Lindblon.

El cuerpo de relevistas es el lado más fuerte de los Brewers, gracias a que no consiguieron cambiar al cerrador Josh Hader. Brent Suter, Freddy Peralta y el veterano David Phelps son otros brazos disponibles en el bullpen, en tanto que Corey Knebel, sometido a la operación Tommy John en 2019, estaría listo para regresar en mayo.

Cubs en desbandada
Los Chicago Cubs conservan más o menos el núcleo del equipo campeón de la Serie Mundial de 2016, sin embargo, lo que parecía estar llamado a convertirse en una dinastía que revirtiera 108 años de frustraciones no se materializó y aquél equipo ha comenzado a caerse en pedazos, en parte, por decisiones gerenciales que han fracturado las relaciones con íconos de la afición como Kris Bryant y Anthony Rizzo.

Por eso no le renovaron el contrato a Joe Maddon y le dieron la oportunidad a uno de los héroes de 2016, David Ross, quien hará su debut como manager para tratar de aglutinar a un grupo que conoce muy bien.

Al parecer, Ross aplicará las mismas estrategias disparatas de su predecesor y ya proyecta una alineación en la que Bryant (3B) será el hombre proa, seguido del primera base Rizzo.

El puertorriqueño Javier Báez (SS), el pelotero más divertido de ver en todas las Mayores, sería tercero, mientras que Kyle Schwarber (LF) bateará cuarto. El venezolano Willson Contreras (C), Jason Heyward (RF), Jason Kipnis (2B) y Albert Almora Jr. (CF) completarán el orden al bat.

De los campeones de hace cuatro años siguen en la rotación Jon Lester y Kyle Hendicks y el staff se completa con Yu Darvish, el colombiano Jose Quintana y Tyler Chatwood.

Lester y Darvish van en picada a sus 36 y 33 años, respectivamente, mientras que Craig Kimbrel, el mejor cerrador que ha tenido el beisbol desde el retiro de Mariano Rivera, debe recuperar su toque mágico en una campaña completa, luego de firmar como agente libre a mediados de la temporada pasada y dejar números espantosos.

Reds buscan dar el gran salto
Reza un refrán que a río revuelto, ganancia de pescadores y ante las carencias de Cardinals, Brewers y Cubs, los Cincinnati Reds podrían dar el gran salto en 2020 que los devuelva a la Postemporada por primera vez desde 2013.

La mala noticia es que el venezolano Eugenio Suarez sufre una lesión en el hombro derecho que lo tiene limitado en los entrenamientos primaverales y su presencia en la alineación el Día Inaugural está en duda, pero, con o sin Suárez, este equipo va a batear mucho, sobre todo después de adquirir en la agencia libre a Moustakas y a Nicholas Castellanos.

Moustakas tenía previsto desempeñarse en la intermedia, pero en ausencia del venezolano, podría encargarse de custodiar la esquina caliente, su posición natural, en tanto Derek Dietrich sería el segunda base.

En un mundo ideal, sin lesiones, este es el line up proyectado de Cincinnati: el japonés Shogo Akiyama, debutante en Grandes Ligas, como primero y jardinero central, seguido de Joey Votto (1B), Suárez (3B), Moustakas (2B), Castellanos (RF), el dominicano Aristides Aquino (LF), el campocorto venezolano Freddy Galvis y Tucker Barnhart en la receptoría.

De todas las rotaciones de la división, la de los Reds es la que se ve más sólida con el quisqueyano Luis Castillo, Sonny Gray, Trevor Bauer, Wade Miley y Anthony DeSclafani.

El bullpen, con el cubano Raisel Iglesias como cerrador y Michael Lorenzen como preparador en el octavo inning, se reforzó con el dominicano Pedro Strop y cuenta además con el zurdo Amir Garrett y Tyler Mahle.

Entre St. Louis, Milwaukee, Chicago y Cincinnati, el que consiga despegarse se llevará la única plaza disponible para Playoffs, al menos en el papel, ninguno de los que no logren ganar la división parece en condiciones de llevarse uno de los comodines de la Liga Nacional.

Mientras tanto, los Pirates, en plan de remodelación, mirarán los toros desde la barrera y se limitarán a completar su calendario regular de 162 partidos.